Una visita a la fábrica de cerveza Pilsner Urquell

La cerveza Pilsner Urquell es una de las cervezas tipo pilsener más conocidas del mundo, y no es de extrañar puesto que es la original. Proviene de la ciudad checa de Pilsen, de ahí su nombre, que significa ‘originaria de Pilsen’, donde se instaló en 1842 la fábrica en la que, desde entonces, se produce esta cerveza, y que en su día inspiró a muchos otros productores para crear sus cervezas tipo pilsener. Y como a mi me gusta muchísimo la cerveza, no pude evitar hacer una excursión el pasado año durante mi visita a Praga al lugar en el que nació la cerveza rubia.

Entrada Pilsner Urquell, Pilsen
El arco de la entrada de la fábrica de cerveza es inconfundible

Realizando un tour por la fábrica de cerveza Pilsner Urquell

La historia se siente desde el momento en el que te plantas a las puertas de la fábrica, ya que la entrada es el famoso arco que decora las botellas de Pilsner Urquell. Fue construido con motivo del 50 aniversario de la creación de la cerveza. En el paseo desde la entrada hasta el edificio desde el que dan comienzo los tours por la fábrica comenzarás a darte cuenta de las dimensiones que tiene el recinto. Es enorme. De hecho, en la visita utilizan un autobús para llevar al grupo de un punto del recorrido a otro.

Los tours son con un guía y tienen unas horas fijas y unos idiomas determinados (checo, inglés y alemán). Creo que siendo un grupo de más de 10 personas se pueden hacer en español (previa reserva, claro). Te recomiendo que, si vas en un grupo pequeñito o solo, lo lleves mirado con antelación. Si quieres, puedes incluso reservar la entrada unos días antes; si no, allí mismo la puedes comprar.

En el tour se visitan los lugares más importantes de la fábrica. Comienza con la visita a la planta de embotellado, en la que se llenan las botellas, latas y barriles que irán a parar a bares y tiendas. En esta planta se limpian las botellas previamente usadas, se escanean para detectar si están en buen estado, se llenan de esta deliciosa cerveza y se etiquetan y cierran como es debido. Y todo ello a un ritmo vertiginoso.

Fábrica de cerveza Pilsner Urquell
Uno de los edificios de la fábrica Pilsner Urquell

Los secretos de la Pilsner Urquell

Más tarde se visita una pequeña exposición con los materiales empleados para hacer la cerveza, para visitar después la sala de cocción con las calderas de cobre. Para terminar, se visitan las bodegas, un laberinto en el que la cerveza reposa a muy baja temperatura en los barriles adquiriendo sus aromas y sabores antes de ser embotellada. En esta parte del tour, podrás probar la Pilsner Urquell directamente del barril, algo único teniendo en cuenta que la cerveza está aun sin filtrar. Y desde ya te digo que está ¡deliciosa!

En la página web de Pilsner Urquell tienes más información para realizar la visita, y en el siguiente vídeo (en inglés) puedes conocer más detalles sobre la fábrica:

¿Algo más?

Si te quedas con ganas de más, debes saber que en la ciudad se encuentra el Museo de la Cerveza, donde descubrirás la larga historia de esta bebida, y los túneles de Pilsen, un laberinto subterráneo ligado a la ciudad desde la Edad Media y que explica la historia de la misma y la forma de vida de sus ciudadanos. Al final de éste te darán una ficha que podéis cambiar por un souvenir o por una cerveza en los bares concertados. 

Y si no te sientes cómodo/a realizando esta excursión por tu cuenta, puedes echar un vistazo a este tour de Civitatis en el que además se visita una fábrica de cristal de Bohemia. ¡Na zdrowie!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Una visita a la fábrica de cerveza Pilsner Urquell”