Descubriendo Pilsen con la excusa de una cerveza

Hace unos años viajé a Praga, y durante mi visita decidí dedicar un día a hacer una excursión a Pilsen. Ambas ciudades no están a mucha distancia una de otra (unos 90 km.) y el trayecto se puede hacer fácilmente en tren, así que allí me planté.

Nota: antes de que sigas leyendo, te pido perdón por la calidad de las fotos. Mi cámara en aquel entonces era muy mala 🙁 . 

El motivo principal de mi excursión a Pilsen era visitar la fábrica de la cerveza Pilsner Urquell, pero ya que estaba allí, ¿por qué no visitar también la ciudad? Es la cuarta ciudad más importante de República Checa y, aunque es pequeñita y no muy turística, pasear por ella también tiene su encanto. En sus calles se mezclan edificios totalmente nuevos, con edificios de los siglos XIX y XX y con otros que han estado ahí durante siglos, siendo testigos del paso del tiempo y de importantes acontecimientos históricos.

Primeros lugares que llaman la atención

Al llegar en tren, lo primero que llama la atención de la ciudad es la propia estación, un bonito edificio neorenacentista que parece más propio de un museo. Me hizo pensar que, probablemente, esta ciudad algún día tuvo más importancia de la que tiene ahora.

Tras dejar atrás la estación, mi primer destino fue la fábrica de la cerveza Pilsner Urquell. No es un lugar que te deje indiferente, ya que reconocerás el arco de entrada inmediatamente. Entre otras cosas, porque aparece en sus botellines 🙂 . Allí pude ver sus instalaciones, conocer su historia y probar la deliciosa cerveza antes de filtrar directamente desde los barriles de las bodegas. En este post puedes leer más sobre ello.

Entrada Pilsner Urquell, Pilsen
El arco de la entrada de la fábrica de cerveza es inconfundible

El centro de Pilsen

Una vez en el centro de la ciudad, lo más destacable es la Plaza de la República, en la que se encuentran la Catedral de San Bartolomé, de la que destaca su torre de más de 100 metros de alto, y el Ayuntamiento, un bonito edificio renacentista del siglo XVI.

Plaza de la República, Pilsen
La Plaza de la República es un lugar muy agradable para pasear

Aunque paseando por Pilsen encontré muchos otros edificios muy bonitos, el que mayor importancia tiene probablemente sea la Gran Sinagoga. Es la segunda más grande de Europa y la tercera del mundo, de ahí su relevancia, y, aunque en el pasado fue símbolo de la riqueza de la gran comunidad judía que vivía en la ciudad, hoy día suele ser escenario de conciertos y exposiciones.

Sinagoga de Pilsen
La sinagoga de Pilsen es un edificio que no hay que perderse

Otros sitios de interés en Pilsen

Si vas con algo más de tiempo (yo fui solamente un día) y con niños, puedes realizar muchas más actividades, como visitar el Dinopark, el zoo, o el Museo de los Fantasmas. Y por supuesto, pasear y perderte por sus calles y avenidas. ¡Es una ciudad muy agradable!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 ideas sobre “Descubriendo Pilsen con la excusa de una cerveza”