Resumen viajero del 2016

Toca echar la vista atrás y repasar lo que ha dado de sí el año. Y para mí, 2016 ha sido un gran año viajero, especialmente la primera mitad, cuando realicé mi viaje de 6 meses por Sudamérica. Pero es que, además de eso, me he dado un buen tour por España.

Todo comenzó el año pasado, cuando decidí que mi vida en Alemania no me satisfacía y necesitaba hacer algo más con ella que sentarme entre las 4 paredes de una oficina y ver un cielo permanentemente gris por la ventana. Estaba algo cansada del clima, de la forma de vida en Alemania en sí y mi trabajo no tenía mucho más para ofrecerme que lo que había hecho en los casi 5 años que estuve allí.

Todas las opciones que contemplaba pasaban por algo parecido, hasta que un día me llegó la inspiración, por así decirlo, y supe que quería hacer algo totalmente distinto: viajar por una larga temporada. Así llegué a cumplir aquello que dice “año nuevo, vida nueva”, y no ha habido un solo momento en este 2016 que me hiciese arrepentirme de ello.

Resumen fotográfico 2016
Éste ha sido mi 2016

Viaje por Sudamérica

Dejé mi vida en Alemania, pasé las Navidades en casa y el 9 de enero me embarcaba en un avión rumbo a Montevideo sin billete de vuelta. Pasé 10 días en Uruguay, disfrutando de sus playas en verano. Punta del Este, Valizas y Cabo Polonio, Punta del Diablo, La Paloma, Montevideo y Colonia del Sacramento estuvieron en mi recorrido, en el que descubrí mucho sobre este pequeño país. Te lo cuento en el post ‘Qué saber antes de viajar a Uruguay‘.

Playa de la Viuda, Punta del Diablo
Ver el atardecer en la Playa de la Viuda es para sentirse privileagiado

Desde Colonia tomé un barco hasta Buenos Aires, navegando por el Río de la Plata. Allí pasé una semana en la que me enamoré de la ciudad, para después visitar Rosario y Córdoba (con sus sierras). De ahí tiré para el norte de Argentina, a disfrutar del Carnaval humahuaqueño típico de Jujuy y Salta (ciudad y alrededores), así como sus increíbles paisajes y diferente cultura.

Poco a poco comencé a recorrer la ruta 40, la espina dorsal del país que conecta norte y sur siguiendo la cordillera de los Andes. Así pasé por Tucumán, descubrí la desconocida belleza de Catamarca (te lo cuento en dos posts: primera parte y segunda parte) y Talampaya. Llegué a Mendoza a probar sus vinos, pero también a contemplar de cerca el Aconcagua, la montaña más alta de América.

Mirador del Aconcagua

Enamorada de la inmensidad de la Patagonia

Viajé 20 horas en autobús para llegar hasta la Patagonia, donde iría cambiando de país constantemente entre Argentina y Chile. Primero, la zona argentina de los 7 lagos y Bariloche. Después, una gran parte del sur chileno: Puerto Varas y alrededores del Volcán Osorno, la mística Chiloé y la Carretera Austral, desde Chaitén hasta Villa O’Higgins.

Desde allí pasé de nuevo a Argentina, llegando hasta El Calafate para ver el glaciar Perito Moreno y hasta El Chaltén para hacer los treks del Fitz Roy y el Cerro Torre. Tras 5 horas de bus, llegaba nuevamente a Chile, a Puerto Natales, desde donde accedería a la joya de la naturaleza del país: el Parque Nacional de las Torres del Paine. Una visita a Punta Arenas y con otro bus de 12 horas me plantaría en el fin del mundo: Ushuaia, en Argentina.

Torres del Paine
A los pies de las Torres del Paine. ¡Caminando se llega a cualquier lugar!

Rumbo al norte

Volví a Puerto Natales a tomar un avión que me llevaría a Santiago de Chile y Valparaíso, donde pasé mi cumpleaños, y después tomé otro que me transportaría al desierto de Atacama.

Me despedía así de Chile, pasando a territorio boliviano haciendo un tour por el Salar de Uyuni. En Bolivia, que no estaba en el plan inicial, pasaría unas 3 semanas, que me llevaron por las ciudades coloniales de Potosí y Sucre, las zonas rurales de Samaipata y la ruta del Che, Cochabamba, La Paz y Copacabana y la Isla del Sol, en pleno Lago Titicaca.

Atardecer en la Isla del Sol, donde es frecuente cruzarse con todo tipo de animales, como por ejemplo estas simpáticas ovejas

Y casi sin darme cuenta me plantaba en Perú. Conocí Puno y las Islas de los Uros, y vi Arequipa y muchos cóndores en el Valle del Colca. Fui hasta Cusco y Machu Picchu, pasando también por el Valle Sagrado de los Incas. Decidí espontáneamente ir a la selva del Amazonas, para después volar a Lima,  descubrir lo antiguo de las civilizaciones que vivieron por allí y visitar Huaraz y su Cordillera Blanca, que tanto me recordó a la Patagonia.

Visitar Machu Picchu
Machu Picchu sobre las 4 de la tarde, cuando la gran mayoría de gente ya se había ido. ¡Todo un gustazo!

Se acababa el mejor viaje de mi vida. Un sueño de 6 meses en el que conocí gente maravillosa y en el que me enamoré de paisajes imposibles.

Vuelta a España

Todo el mundo me auguraba una dura vuelta a casa, pero creo que al ser verano, para mi no fue ningún drama. Pronto llegaría una escapadita a Düsseldorf, una boda, las vacaciones familiares en la playa, la despedida de soltera de una amiga, su boda, una escapada a los pueblos del sur de Salamancaun viaje ganado en Twitter gracias a Campofrio que me llevaría a recorrer en una semana Granada, Mallorca, Asturias y Valladolid… (puedes ver aquí cómo comí fue).

ruta-gastronomica-por-espana
Mi ruta gastronómica por España: fabada, tapas, croquetas…

Al final esta segunda mitad del año ha transcurrido muy rápido, gracias a todos esos eventos y el hecho de buscar trabajo, encontrarlo en Barcelona ¡y mudarme allí! Y como Cataluña es casi una desconocida para mi, he aprovechado los fines de semana para ir descubriendo algunos de los rincones de Barcelona (Búnkers del Carmel, Collserola…) y sus alrededores, como la vecina Girona.

Las vistas de Barcelona desde los búnkers del Carmel
Las vistas de Barcelona desde los búnkers del Carmel

Novedades y estadísticas del blog

2016 también ha sido año de cambios en el blog, ya que me he unido a Castilla y León Travel Bloggers, la Asociación de bloggers de viaje de la comunidad (como buena castellana que soy 😀 ). ¡Espero que oigas mucho sobre nosotros!

El blog ha seguido sumando seguidores en las redes sociales y ha batido nuevos récords de visitas, llegando hasta las 10000 páginas vistas al mes. Estarás pensando que no es gran cosa, pero para un blog pequeñito como el mío ¡es una locura! ¡Así que muchas gracias a los que me leéis desde el otro lado de la pantalla!

Los 5 posts más vistos durante este 2016 han sido:

  1. Qué ver en Núremberg
  2. Qué saber antes de viajar a Uruguay
  3. Un día en Koblenz
  4. Copacabana e Ipanema, las playas más famosas de Río de Janeiro
  5. Mi viaje a Islandia (mapa incluído)

Y el top 5 de países desde los que me habéis leído es: España, Alemania, Argentina, Chile y México.

¡Gracias a todos! 

Y en 2017, ¿a dónde me iré?

Pues aunque suene raro, ¡no tengo planes! Seguiré explorando Barcelona y Cataluña. Me gustaría volver a Cuba, que aunque no veas nada por el blog, hará 10 años que estuve de viaje de Ecuador de la carrera. También me gustaría ir a La India si gano una plaza en el Kerala Blog Express. Pero para eso, voy a necesitar tu voto. Si quieres ayudarme, aquí te explico cómo hacerlo.

Y tu 2016, ¿cómo ha sido? ¿Dónde irás en 2017? Hagas lo que hagas, ¡espero que sea un gran año y puedas viajar mucho! ¡Feliz Año Nuevo! 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Resumen viajero del 2016”