Visita exprés a Pompeya

¿Quién no conoce la trágica historia de Pompeya? Esta próspera ciudad del Imperio Romano quedó sepultada bajo cenizas en el siglo I tras la violenta erupción del volcán Vesubio. Gracias a los trabajos de recuperación, hoy es posible imaginarse cómo era la vida para un romano de la época visitando este importante yacimiento.

Casas, templos, termas e incluso cuerpos sobrevivieron al paso de los siglos en este lugar, sepultados bajo toneladas de cenizas. Aunque mi visita fue bastante corta, debido a la falta de más tiempo y a que la lluvia estropeó bastante el día, el yacimiento de Pompeya es enorme y conviene dedicarle varias horas para conocer bien cómo era esta ciudad.

Una de las cosas que más llama la atención de Pompeya son sus calles. Perfectamente conservadas, podemos imaginar cómo era la ciudad gracias a ellas. En ellas se conservan los pasos elevados que los habitantes de la ciudad utilizaban para cruzar la calle cuando llovía (para evitar mojarse). En algunos lugares también se pueden observar huellas de carros y señales de penes indicando la dirección al lupanar más cercano.

Caminando por las calles de Pompeya
Caminando por las calles de Pompeya

Un lupanar era un prostíbulo. A las prostitutas se les conocían como lobas (lupa = loba), ya que para atraer a sus clientes aullaban. En el lupanar mejor conservado de Pompeya se puede conocer cómo eran estos lugares: frescos con representaciones de posturas sexuales y habitaciones con camas de piedra.

Frescos en el lupanar
Frescos en el lupanar
Una de las camas del lupanar
Una de las camas del lupanar

En mi visita también entré a las Termas Estabianas. Son las más antiguas de la ciudad y tenían zonas divididas para hombres y mujeres. Lo más interesante es la decoración de los techos y paredes, así como el sistema de calefacción que tenían que repartía aire caliente bajo el suelo y a través de las paredes.

Termas Estabianas
Termas Estabianas
Detalle del techo de las termas
Detalle del techo de las termas

Para culminar la visita, pude pasear por el Foro, con restos de diferentes templos y vistas al Vesubio. El templo más importante situado en el foro es el templo de Júpiter y, a su lado, se conserva el granero de la ciudad, donde hoy día se almacenan cientos de ánforas y tesoros encontrados en Pompeya. Lo más impactante que se conserva en el granero son los moldes de los cuerpos de un perro y un niño que murieron axfisiados durante la erupción del Vesubio.

Foro de Pompeya
Foro de Pompeya
Templo de Júpiter
Templo de Júpiter

¡Idea!

Pompeya no fue el único lugar destruido con la erupción del Vesubio. Otras ciudades, como Herculano u Oplontis (hoy día Torre Annunziata), también quedaron sepultadas y, al igual que Pompeya, se han transformado en importantes yacimientos arqueológicos que pueden visitarse. Si estáis varios días en la zona y queréis conocer más sobre estas ciudades romanas, ¡no dudéis en hacer una visita!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *