Qué son y cómo visitar las Bardenas Reales de Navarra

En España existen algunos lugares que parecen de otro planeta y uno de ellos se encuentra en Navarra. Se trata de las Bardenas Reales, un desierto en el que el viento y la lluvia han ido erosionando la roca creando formas muy curiosas.

Qué son las Bardenas Reales

Como digo, las Bardenas Reales son un paraje desértico muy peculiar y por ello han sido nombradas Parque Natural y Reserva de la Biosfera. El territorio que ocupan es muy extenso y el Parque se divide en tres áreas: El Plano, la Bardena Blanca y La Negra. El lugar más interesante de los tres es la Bardena Blanca, la depresión central en la que se concentran las montañas con extrañas figuras.

Para recorrer las Bardenas Reales existen varios caminos que se pueden transitar en coche, en bicicleta o a pie. Debido a su extensión, lo más práctico es hacerlo en coche, ya que el itinerario principal tiene unos 32 kilómetros. Mucha gente alquila una bicicleta, pero esto puede ser muy cansado y en verano incluso peligroso (igual que ir andando), ya que es una zona sin sombra y en la que hace mucho calor.

Bardenas Reales
La zona que más me gustó fue la de El Rallón, que está más o menos a mitad del recorrido

Itinerario

El recorrido principal se realiza en un itinerario circular en la Bardena Blanca Baja. El Centro de Información es el punto de partida, desde el que se puede acceder por una pista pavimentada hasta el cuartel militar que se encuentra en esta zona. Desde ahí se puede seguir el camino tanto hacia la derecha como la izquierda (aunque aconsejan hacia la derecha para dejar lo mejor para el final).

Las zonas más interesantes, para mí, son la de El Rallón y la del Cabezo de Castildetierra. El Rallón es una zona en la que las montañas forman paredes como rayadas a causa de la erosión. Es la zona más pintoresca y en la que sentirte como en un mar desértico. El Cabezo de Castildetierra, por su parte, es el símbolo del Parque Natural de las Bardenas Reales. Muestra perfectamente cómo la erosión ha hecho su trabajo en esta zona, desgastando las partes más blandas de la tierra.

Bardenas Reales
El Cabezo de Castildetierra es el símbolo del Parque

Cómo llegar a las Bardenas Reales

Las Bardenas Reales se encuentran a unos 25 kilómetros de Tudela, a 50 de Olite y a unos 90 de Pamplona. Para llegar a ellas lo más lógico es hacerlo en coche y para acceder a la parte de la Bardena Blanca hay que dirigirse hacia el pueblo de Arguedas. Si se viene desde Tudela, un poco antes de llegar al pueblo sale el desvío hacia el Parque Natural (ve despacio o puedes pasártelo). Si vienes desde Pamplona, entonces debes pasar el pueblo hasta encontrar la indicación.

Para moverte por toda la zona, no solo por las Bardenas Reales, sino por los alrededores de Tudela u Olite, lo más práctico es tener un coche. Si necesitas alquilar uno te recomiendo visitar Skyscanner para comparar precios y ver cuál se adapta mejor a tu plan de viaje. El terreno de las Bardenas Reales es bastante plano, pero debes tener en cuenta que son caminos, así que no te olvides de contratar un seguro que cubra lo máximo posible.

Otra opción es tomar un autobús hasta Arguedas (desde Tudela hay varios al día y el trayecto son apenas 15 minutos). Allí puedes alquilar una bicicleta e ir hasta las Bardenas sobre dos ruedas. Lo único que debes tener en cuenta es que vas a hacer muchos kilómetros, por lo que es mejor estar un poco en forma 😉 .

Lugares cercanos

Si vas hasta las Bardenas Reales lo mejor es hacer noche en Tudela u Olite, que son las dos poblaciones cercanas más interesantes de la zona (o al menos esa es mi opinión). También puedes llegar a ellas desde Pamplona o Zaragoza, pero estas ciudades ya están más alejadas. En todo caso, sea cual sea el lugar que elijas como base para visitar las Bardenas, te recomiendo reservar a través de Booking que son quienes tienen más variedad de alojamientos, desde campings o apartamentos hasta hoteles de lujo.

Tudela

Si aprovechas el viaje para visitar Tudela, te encontrarás con una ciudad más que con un pueblo. Con unos 40.000 habitantes, Tudela tiene mucha vida y hay un montón de bares de tapeo. Entre los lugares a visitar están la Plaza de los Fueros, su Catedral y la zona de la Judería, con edificios muy antiguos y alguna que otra obra de arte urbano escondida entre sus callejuelas.

Olite

Un lugar muy diferente es Olite, que es un pueblo con mucho encanto. Por lo que es más conocido es por su castillo, el cual se encuentra en el centro del pueblo y puede visitarse. Es una visita muy entretenida, ya que hay muchas torres a las que subir y un montón de rincones para hacerse fotos muy bonitas. La entrada cuesta 3,5€ por persona.

Castillo de Olite
El castillo de Olite parece sacado de un cuento

Lugares similares a las Bardenas Reales

Por todo el mundo hay lugares que se parecen a las Bardenas Reales. Seguro que te suenan el Bryce Canyon en Estados Unidos o la Capadocia en Turquía, ¿verdad? Las Bardenas no son tan míticas como estos otros parajes, pero sí son un lugar curioso en el que entretenerse un rato.

En España existe un lugar en el que hay formaciones parecidas. Son las badlands de los Barrancos de Gebas, al lado de Sierra Espuña, en Murcia. No es posible acercarse mucho a ellas, pero existen varios miradores desde los que contemplar el paisaje que forman junto al agua del Embalse de Algeciras, que tiene un azul muy intenso.

Barrancos de Gebas, Sierra Espuña
Los áridos Barrancos de Gebas en contraste con el azul del Embalse de Algeciras

También cerca, pero al otro lado de los Pirineos, están los Orgues de Ille-sur-Têt. Estas formaciones se parecen a las de las Bardenas Reales aunque el territorio que ocupan es mucho más pequeño. Eso sí, ¡puedes incluso caminar entre ellas!

¿Merece la pena visitar las Bardenas Reales?

Yo me había hecho muchas expectativas de este lugar y la verdad es que me decepcionaron un poco. Tenía muy clara la imagen del Cabezo de Castildetierra y me esperaba encontrar un montón de formas como ésta por todas partes. Hay algunas zonas muy curiosas y que son muy bonitas, pero la mayoría del paraje de las Bardenas Reales me pareció un paisaje desértico sin más.

Quizá me hice demasiadas expectativas y por eso no me terminó de convencer. Ahora bien, hay muchas otras personas a las que les encantó. Supongo que todo depende de lo que llegue a sorprenderte el paisaje. Te animaría a que lo visites, pero que incluyas en tu ruta lugares como Tudela y Olite para aprovechar el viaje y tener un poco de todo: desierto, pequeña ciudad y pueblo con historia. Y, de todos modos, creo que es interesante visitarlas para poder decidir si te gusta y opinar de ello (como cualquier otro lugar).

Así son los viajes, unas veces nos encantan y otras nos descolocan. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejarlo para ayudar a otras personas a la hora de visitar las Bardenas Reales.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *