Qué ver en Río de Janeiro

Recientemente he pasado una semana en la Cidade maravilhosa y puedo asegurar que el apodo se queda corto. Gracias a su entorno natural único, es una ciudad que te deja con la boca abierta. Por eso en este post te cuento qué ver en Río de Janeiro.

La ciudad se sitúa entre el mar y la montaña, e incluso queda dividida en norte y sur por la Floresta de Tijuca, la mayor selva urbana del mundo, donde se encuentra el monte del Corcovado con el Cristo Redentor. Mires donde mires, siempre hay un paisaje bonito que contemplar. Además, pese a las altas temperaturas de Río, su entorno natural siempre es de un color verde intenso gracias a la humedad de la zona, lo que hace que los paisajes sean espectaculares.

Me alojé en Copacabana, el barrio más turístico de todo Río. Además de ser uno de los barrios más famosos y seguros, es un lugar muy bien conectado con el resto de la ciudad, por lo que es un buen punto de partida para visitar cualquiera de sus atracciones.

Qué ver en Río de Janeiro

1. Playa de Copacabana: es la playa más afamada de Brasil y una de las nombradas en todo el mundo. En su extremo izquierdo se puede ver el Pan de Azúcar, mientras que en el derecho se encuentra el Fuerte de Copacabana, un museo militar que puede visitarse. Ir a Río y no tomar el sol en Copacabana podría considerarse casi un delito.

La Playa de Copacabana
La Playa de Copacabana

2. Cristo Redentor: considerado una de las 7 maravillas del mundo moderno, esta estatua de 20 metros representa a Jesucristo con los brazos abiertos hacia Río de Janeiro. Se sitúa sobre el monte del Corcovado en la Floresta de Tijuca, y se puede subir hasta ella en furgoneta o en funicular. Las vistas desde allí arriba (más de 700 metros sobre el nivel del mar) son increíbles, pero ten en cuenta, si vas a subir, que el día debe estar despejado. Si no, las nubes pueden jugarte una mala pasada. Es, sin duda, uno de los imprescindibles que ver en Río de Janeiro.

El famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro, visto desde sus pies
El famoso Cristo Redentor de Río de Janeiro, visto desde sus pies

3. Pan de Azúcar: es uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. Se trata de un monte con unas vistas espectaculares de casi todo Río, especialmente al atardecer, al que puede subirse solamente de dos formas: en bondinho (teleférico) o escalando.

El Pan de Azúcar visto desde el Cristo Redentor, con algo de niebla
Atardecer sobre Río de Janeiro visto desde el Pan de Azúcar
Atardecer sobre Río de Janeiro visto desde el Pan de Azúcar

4. Ipanema: el barrio de Ipanema es mundialmente conocido por su playa, desde la que tomar el sol contemplando el morro Dois Irmãos y donde se da cita la comunidad gay de Río de Janeiro. Pero además, este lugar es famoso por la célebre canción “Garota de Ipanema, e incluso es posible tomarse un café en el local donde se escribió este himno de la bossa nova. Los domingos, no hay que perderse la Feria Hippie de Ipanema, un mercadillo muy colorido en el que encontrar bonitos souvenirs.

Atardecer Playa de Ipanema
Un atardecer con algunas nubes sobre la Playa de Ipanema

5. Maracaná: el estadio de fútbol más famoso de Brasil está abierto al público a través de tours guiados. Aquí se disputará la final del Mundial de Fútbol 2014, celebrado en Brasil.

6. Sambódromo: el Carnaval de Río no se celebra por sus calles, sino que el Sambódromo es su epicentro. Puede visitarse aunque no sea Carnaval, y allí hay una tienda en la que probarte uno de los disfraces carnavalescos y sentirte como un Rey o Reina de esta fiesta.

Sambódromo Río de Janeiro
El sambódromo de Río, aunque sin los desfiles de Carnaval no tiene ningún glamour…

7. Lapa: este barrio se sitúa en el centro de la ciudad y es bien conocido por su fiesta nocturna. Aquí se concentran numerosas discotecas y pubs de diferentes estilos musicales, pero además, en la calle se respira también un buen ambiente festivo, ya que hay grupos tocando en directo y muchos puestos.

8. Escadaria Selarón: el artista chileno Selarón dio vida a este lugar. Se trata de unas coloridas escaleras que él ha ido decorando con azulejos de todas las partes del mundo. Te reto a que encuentres el azulejo de tu ciudad (lamentablemente no encontré Segovia, pero sí Düsseldorf).

Escadaria Selarón de Río de Janeiro
El grupo en la Escadaria Selarón

9. Catedral Metropolitana: la Catedral de São Sebastião do Rio de Janeiro es una catedral un tanto peculiar. Tiene una forma cónica, inspirada en los templos mayas. En su interior, cabe destacar sus cuatro vidrieras, que le dan luz y color.

10. Jardín Botánico: en este jardín se pueden contemplar más de 40000 plantas y árboles, destacando su paseo de palmeras, su orquideario o sus nenúfares gigantes. Además, aquí se pueden ver diferentes animales, como monos, tortugas o libélulas.

Nenúfares en el Jardín Botánico de Río de Janeiro
Una vista del Jardín Botánico de Río

11. Lagoa Rodrigo de Freitas: este lago con forma de corazón es un buen lugar para pasear, hacer deporte y contemplar el atardecer. Su perímetro es de más de 7 kilómetros, siendo la zona más cara de Río de Janeiro, con lujosos edificios de viviendas rodeando al lago.

Lagoa Rodrigo Freitas de Río de Janeiro
La Lagoa Rodrigo de Freitas vista desde el Cristo Redentor

12. Aterro do Flamengo: también conocido como Parque Eduardo Gomes, es una zona construída sobre terreno ganado al mar. Aquí se puede disfrutar de las playas de Gloria y Flamengo y diferentes monumentos. En su zona sur se encuentra la ensenada de Botafogo, con la playa del mismo nombre, desde la que disfrutar de unas vistas privilegiadas al Pan de Azúcar.

Cómo moverte en Río de Janeiro

Puedes visitar los distintos lugares turísticos por tu cuenta o contratando un tour. Si decides hacerlo a tu ritmo, debes considerar que Río de Janeiro tiene muchísimo tráfico y que no es fácil moverse de una atracción turística a otra por las grandes distancias que hay entre ellas. Una buena opción sería hacerlo tomando taxis. No son muy caros en Río y son una forma segura y eficiente para viajar dentro de la ciudad.

Si quieres despreocuparte y dedicarte a disfrutar de la ciudad, lo que te recomiendo es contratar un tour. Hay muchas agencias en las zonas turísticas de la ciudad y hacen un buen precio. Con la mayoría de estos tours (como el que yo hice) visitarás los lugares más emblématicos: Cristo Rendentor, Maracaná, la Catedral, el Sambódromo y el Pan de Azúcar. El resto de atracciones las hice o bien a pie o bien en taxi.

¡Idea!

Aunque Río de Janeiro tiene mucho para ver y disfrutar, debes saber que en este estado existen otro lugares destacados. Dos excursiones que te recomiendo son Ilha Grande y Petrópolis.

Ilha Grande es una isla paradisiaca a unas 3 horas de Río. Para ir es necesario tomar un autobús hasta Angra dos Reis y allí tomar un barco que va parando en diferentes playas. Aquí te recomiendo que contrates un tour también, ya que lo que te gastarás en trasporte será más que con el tour. Suelen salir por unos 100-130 reales.

Ilha Grande
Llegando en barca a Ilha Grande, una isla casi paradisiaca

Por otra parte, Petrópolis no tiene playa, sino que se sitúa en plena montaña. Se trata de una ciudad imperial, siendo la residencia de verano de la realeza brasileña y de la alta sociedad. Aquí pueden visitarse varios palacios o la catedral, donde está enterrado Pedro II. Un aviso: los lunes (casi) todo está cerrado al público.

Catedral de Petrópolis
La Catedral de Petrópolis, una ciudad muy interesante

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *