Qué ver en Lyon

Esta Semana Santa la he pasado en Lyon y me ha sorprendido muy positivamente. La ciudad en sí es muy bonita y cuenta con mucho ambiente por sus calles, tanto de día como de noche. Muy recomendable para pasar un fin de semana largo.

Lo mejor: perderse por sus calles, tanto del Viejo Lyon como de la Presqu’île. En ambos barrios sorprenden sus edificios (de marcado carácter medieval en el primero, burgués en el segundo), y no faltan lugares que visitar o admirar.

Viejo Lyon y Fourviere
Viejo Lyon y Fourviere

Lo peor: la comida. Sí, ya sé que Lyon es capital gastronómica, pero en sus famosos bouchons reina la comida de casquería, que a mi particularmente no me gusta. Además, la mayoría de restaurantes no ofrece servicio contínuo, y sobre las 2 y media de la tarde muchos interrumpen el servicio. Así que si te descuidas, solo te queda la opción de la comida rápida. Y un último dato: es algo caro. Los platos principales rondan los 15-20€ (aunque obviamente depende de lo que pidas y del restaurante), y en cuanto a la bebida, una botella de medio litro de agua cuesta unos 4€, y una cerveza entre 4€ y 6€.

Viejo Lyon
Viejo Lyon

Si vas a pasar unos días en la tercera ciudad de Francia, éstos son los lugares imprescindibles que ver en Lyon (dividido por barrios):

Fourvière

Teatros romanos. Fue en esta colina donde se fundó la antigua Lugdunum, capital de la Galia. Aquí podemos ver el legado romano de la ciudad, con sus teatros romanos y el Museo Galo-Romano.

Teatro Romano de Lyon
Teatro Romano de Lyon

Basílica de Notre Dame de Fourvière. Esta maravillosa Basílica, de estilo bizantino, fue una de las cosas que más me sorprendió del viaje a Lyon. Es visible desde prácticamente todo Lyon, y sus mosaicos, columnas y techos del interior son dignos de admirar. Esta Basílica alberga en realidad dos iglesias, una encima de otra, además de una capilla dedicada a la Virgen María, coronada por una estatua de la misma en oro.

Interior de la Basílica
Interior de la Basílica

Viejo Lyon

Traboules. El Viejo Lyon es el lugar perfecto para callejear y disfrutar con el legado medieval de Lyon (de los mejores conservados del mundo). Aquí se encuentran muchos traboules, pasadizos entre los viejos edificios de la época medieval. Muchos de ellos cuentan con bonitas sorpresas, como el de la Torre Rosa.

Traboule de la Torre Rosa
Traboule de la Torre Rosa

Catedral de Lyon. La Catedral de San Juan (Saint-Jean en francés) se encuentra a los pies de la colina de Fourvière. Está situada en pleno corazón del barrio del Vieux Lyon, rodeada de bouchons, los restaurantes típicos lyoneses.

Catedral de Lyon
Catedral de Lyon

Calle Juiverie. En esta calle encontramos numerosos edificios de la época medieval con los respectivos escudos de sus propietarios colgando de sus fachadas.

Calle Juiverie
Calle Juiverie

Casa del Guiñol. El personaje de títeres Guignol ha dado nombre a este género de teatro en Francia desde finales del siglo XIX.

Teatro de Guiñol
Teatro de Guiñol

Presqu’île

Place des Terreaux. Es una de las plazas más bonitas que podemos ver en este barrio, denominado Presqu’île por la península formada por los ríos Saona y Ródano antes de su confluencia. Aquí se encuentran el Hôtel de Ville de Lyon, que es uno de los ayuntamientos más bonitos que podamos encontrar en Europa, y la fuente Bartholdi, llamada así por su autor, Frederic Auguste Bartholdi, quien diseñó esta fuente en representación de Francia (la mujer) y sus cuatro ríos más importantes (los caballos).

Place des Terreaux
Place des Terreaux

Place Bellecour. La plaza peatonal más grande de Europa es uno de los lugares más populares de Lyon. La estatua de Luis XIV a caballo domina la plaza, desde la que parten las calles comerciales más importantes de la ciudad.

Place Bellecour
Place Bellecour

Palacio de la Bolsa. Este bonito edificio alberga la Cámara de Comercio e Industria de Lyon.

Palacio de la Bolsa
Palacio de la Bolsa

Monplaisir

Museo Lumière. El cine nació en Lyon gracias a los hermanos Lumière. El museo se sitúa en la que fue la casa de los padres de los Lumière, frente a lo que en su día fue la fábrica de Lumière, y donde se rodó la primera película de la historia: La salida de los obreros de la fábrica Lumière. En el museo se puede ver el cinematógrafo, así como otros objetos inventados por esta familia.

Museo Lumiere, Lyon
Museo Lumiere, Lyon

¡Idea!

Si cuentas con el tiempo suficiente, puedes realizar una escapada a Perouges o Annecy, dos localidades situadas cerca de Lyon de estilo medieval (la primera a unos 30 kilómetros de Lyon, y la segunda a unas dos horas en tren). En mi caso no llegamos a ir. Aunque teníamos previsto hacer una excursión a alguno de los dos lugares, finalmente preferimos invertir el tiempo en disfrutar bien de Lyon. Me quedé un poco con las ganas, pero, en el fondo, así tengo una excusa para volver a esta región :).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Qué ver en Lyon”