De Lugdunum a Lyon

Lyon tiene mucha historia y uno puede retroceder en el tiempo mientras camina por sus calles. Desde la fundación de Lugdunum hasta hoy día han pasado cientos de años, todos ellos perfectamente conservados en una ciudad con mucho encanto.

Normalmente antes de viajar a cualquier lugar investigo qué lugares ver y, me sorprende (y mucho) que en muchas guías y posts no se mencione nada del pasado romano de la ciudad. De acuerdo, no son los restos romanos mejor conservados del mundo (en España tenemos extraordinarias muestras de arquitectura romana, como el acueducto de Segovia o el teatro de Mérida), pero no por ello es menos importante para entender la historia de la ciudad.

Teatro Romano de Lyon
Teatro Romano de Lyon

Lyon se fundó en el año 43 a.C., y por entonces su nombre era Lugdunum. El emplazamiento elegido para la fundación de esta ciudad fue la colina de Fourvière, a orillas del río Saona. Fue capital de las Galias, provincias romanas que conocemos, entre otras cosas, por los cómics, dibujos animados y películas de Astérix y Obélix. La aldea en la que habitan estos personajes es ficticia, pero Lugdunum fue la capital más importante de lo que hoy es Europa occidental por mucho tiempo.

Muestra de su prosperidad son sus teatros romanos, que pueden visitarse en la colina de Fourvière. Aunque hoy en día siguen celebrándose espectáculos durante el verano, la capacidad del teatro es, obviamente, mucho más reducida que en la época romana, donde se estima que cabían unas 11000 personas.

Aunque la ciudad no mantuvo siempre la misma importancia, su situación a orillas del río Saona probablemente hizo que se convirtiese de nuevo en una ciudad próspera en la Edad Media. El Viejo Lyon, la zona medieval de la ciudad, es una de las mejor conservadas de Europa, por lo menos que yo haya visto hasta ahora. Me sorprendió mucho que tantos edificios aun conserven la estructura y fachada de aquella época.

Calle Juiverie
Calle Juiverie

En esta zona se asentaron los comerciantes más ricos, atraidos por la prosperidad de la ciudad y el comercio de la seda. De hecho, los famosos traboules (callejones entre edificios) jugaron un importante papel en el desarrollo de esta industria, ya que permitían transportar los materiales entre edificios sin necesidad de salir a la calle (evitando la lluvia, por ejemplo).

La ciudad fue extendiéndose poco a poco por otras áreas, como la Presqu’ile, donde comenzaron a edificarse edificios burgueses con la llegada del Renacimiento, como el actual Ayuntamiento, hospitales y plazas. Desde entonces, este barrio sigue siendo el lugar más comercial y central de la ciudad, en la confluencia entre los ríos Saona y Ródano.

Place des Terreaux
Place des Terreaux

En los últimos siglos la ciudad sigue su expansión hacia el este, cruzando el río Ródano y con la edificación de barrios como Monplaisir, donde los Lumière tenían su fábrica y donde se inventó el cine en 1895, o Part-Dieu, donde hoy día se encuentra la estación de tren principal de Lyon, rodeada por zonas comerciales y de oficinas.

¡Idea!

Para conocer más sobre la historia de la ciudad, existen diversos museos sobre sus diferentes etapas. Por ejemplo el Museo de la Civilización Galo-Romana, junto a los teatros romanos de Fourvière, el Museo de la Seda, para entender más sobre esta industria, o el Museo Lumière, lugar donde nació el cine.

Museo Lumiere, Lyon
Museo Lumiere, Lyon

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *