Guía completa para visitar Zadar en unas horas

Visitar Zadar comienza a ser algo imprescindible en todos los itinerarios en un viaje por Croacia. Se encuentra en un lugar privilegiado, siendo un cruce de caminos y conservando un centro histórico amurallado que esconde algunos rincones muy interesantes.

Una pequeña introducción sobre Zadar

Zadar es una ciudad de la región de Dalmacia, en el centro de la costa del país. Es por ello que está muy bien comunicada con otras ciudades y regiones y posee una interesante historia. Ya los romanos vieron en Zadar un lugar estratégico donde asentarse. Después pasó a ser parte del Imperio Bizantino, aunque cuando se desarrolló y floreció fue cuando se convirtió en protectado veneciano, consagrando una larga tradición comercial con la República de Venecia, al otro lado del Adriático.

Fue capital de la Dalmacia veneciana y hasta ella llegó el Renacimiento italiano. En el siglo XX, en el periodo de entreguerras, llegó a ser ciudad italiana, integrándose después en Yugoslavia al finalizar la Segunda Guerra Mundial. En el transcurso de ésta fue bombardeada en numerosas ocasiones, destruyéndose gran parte del legado italiano en la ciudad. Hace poco más de 20 años llegó una nueva guerra, la de los Balcanes, y con ella, más destrucción.

Muchos edificios han sido reconstruidos, aunque aún es posible ver las huellas de la metralla en las paredes de algunas casas. Y es que así es Croacia: por una parte quiere pasar página cuanto antes; por otra, quiere recordar los horrores de la guerra para que no se vuelva a repetir.

Visitar Zadar, puerta de Zara
La Puerta de Zara es la antigua puerta de entrada a la Zadar veneciana

Visitar Zadar: qué ver en unas horas

La ciudad de hoy es una mezcla de culturas de su pasado. Por el centro histórico encontramos ruinas romanas, murallas y puertas venecianas, iglesias católicas y ortodoxas, huellas de la vida medieval y obras de vanguardia. En verano la ciudad vibra. Hay muchísima gente, tiendas muy monas y al caer la noche las terrazas se llenan. Si tienes unas horas para visitar Zadar, toma nota de lo que ver para intentar comprender pasado y presente.

El puente de acceso a la ciudad antigua

La principal forma de entrar a la parte histórica de Zadar es cruzando el puente que la une con el resto de la ciudad. Es un lugar muy pintoresco, con vistas a la muralla y a todos los barquitos de recreo que se encuentran amarrados en esta parte del mar. A veces hay algún artista callejero tocando música y siempre hay gente paseando por él.

La Puerta de Zara

Otro de los accesos históricos, la Puerta de Zara (antiguo nombre de la ciudad) es una de las reminiscencias que quedan en Zadar del periodo veneciano. Si has visitado Venecia, el León de San Marcos que decora el arco en su parte superior y que parece vigilar a quienes lo cruzan seguro te sonará, ya que es el símbolo de la República.

La plaza de los 5 Pozos

Cerca de la Puerta de Zara se encuentra esta plaza que se conoce popularmente por lo que hay en ella: 5 pozos que abastecían a la ciudad de agua en épocas antiguas. A uno de sus costados, la Torre del Capitán, que fue parte del sistema defensivo de la ciudad veneciana.

Visitar Zadar, plaza de los 5 pozos
Uno de los rincones más curiosos de Zadar

La plaza Narodni

En el eje entre dos de las principales calles de la ciudad, Jurja Barakovica y Kalelarga, se encuentra el centro de la vida de Zadar. El edificio rosado con su reloj es el más llamativo de esta plaza, aunque es muy bonita en su conjunto. Aquí también se encuentran la iglesia de San Lorenzo, que es el edificio más antiguo que se puede ver en Zadar, y la Logia, el edificio con tres ventanales en el que normalmente hay exposiciones.

La Kalelarga

Ésta es la calle principal de la ciudad histórica y está llena de tiendas de ropa, de souvenirs y restaurantes. Es imposible no pasar por ella al visitar Zadar, porque además conecta la plaza Narodni con la Catedral, el Foro Romano y la Iglesia de San Donato.

El Foro Romano

Los restos del antiguo foro de la época romana dan cuenta de la importancia de Zadar en el pasado. Pese a que solo quedan restos de pilares, cornisas y algo del suelo original, son los mayores restos de un foro romano de Croacia.

La Iglesia de San Donato

Justo al lado se encuentra uno de los pocos edificios “originales” (no destruidos) que podemos ver al visitar Zadar: la Iglesia de San Donato. Se trata de una iglesia de planta circular, siendo un perfecto ejemplo de construcción prerrománica del siglo IX.

La Catedral de Santa Anastasia y su campanario

Detrás de San Donato está la Catedral más grande de Dalmacia, aunque es evidente que ésta sí ha sido reconstruida. Especialmente visible es desde el interior, ya que tanto las paredes como el techo están pintados de blanco, algo que no suele suceder en otras iglesias, en las que acostumbramos a ver murales, frescos, decoraciones… Se puede visitar libremente, aunque debes tener cuidado de no llevar faldas y pantalones demasiado cortos ya que pueden prohibirte la entrada por no vestir de forma adecuada.

Ya fuera de la Catedral en sí se encuentra el campanario. Es muy bonito, con grandes ventanales y terminado en pico, al igual que otros campanarios tan típicos de Croacia. Se puede subir hasta arriba, donde hay un mirador desde el que se ve toda la ciudad. La entrada cuesta 15 kunas (2 euros) y hay que subir 300 escalones. Intenta no subir a la hora en punto, ¡o te pillarán las campanas!

Visitar Zadar, foro romano
La imagen del foro romano, San Donato y el campanario son una de las mejores postales que te llevarás al visitar Zadar

La Iglesia Ortodoxa de San Elías

También en esta zona, aunque algo escondida en un callejón, se sitúa esta pequeña iglesia ortodoxa. Es llamativo visitar primero la Catedral y después San Elías, ya que la primera es algo sobria tras las reconstrucciones y la segunda destaca por sus imágenes pintadas. Ésta es precisamente la principal diferencia entre las iglesias católicas y las ortodoxas, que en una las imágenes están talladas y, en la otra, pintadas.

El Órgano Marino

Ya al borde del mar, lo que parecen unas simples escaleras para sentarte a contemplar el paisaje esconden en realidad un complejo instrumento. Bajo la superficie, 35 tubos recogen las vibraciones de la marea y producen diferentes sonidos al salir al exterior. Cada ola sería como una nota musical, de ahí que sea un órgano un tanto particular.

El saludo al sol y el atardecer

El Saludo al Sol es una obra realizada con 300 paneles de vidrio que recogen la luz del sol durante el día y se iluminan cuando anochece, formando diferentes figuras coloridas. Es desde aquí, desde el extremo de la Riva o paseo marítimo, desde donde se ve el que, dicen, es el atardecer más bello del mundo. Llegué tarde y me lo perdí, pero por el entorno creo que debe ser bastante bonito.

Visitar Zadar, atardecer
Además de ver el atardecer, Zadar es otra ciudad cuando se ilumina de noche

Cómo llegar a Zadar

Como decía anteriormente, visitar Zadar es muy conveniente en una ruta por Croacia porque está en un cruce de caminos. Se sitúa a unos 160 kilómetros de Split, a unos 130 de Trogir, a 90 de Sibenik y unos 130 de los Lagos de Plitvice. Ya algo más alejados están Zagreb y Pula (300 y 400 kilómetros respectivamente).

Coche

Si vas a visitar Zadar en coche tengo una buena noticia para tí: desde todos estos destinos tienes acceso fácil a la autopista A1, que cruza el país conectando las principales ciudades. Tomarla es una buena idea, ya que, además de llegar más rápido, es bastante barata. Mucha gente de otros países europeos opta por llevarse su coche, pero está algo lejos de España así que lo mejor es alquilar uno allí. Para ello te recomiendo Skyscanner, ya que no solo compara vuelos, sino coches de alquiler también.

Avión

Zadar tiene aeropuerto, aunque desde España no existen vuelos directos. Por ello es más recomendable volar a Split, Dubrovnik o Zagreb y realizar una ruta por todo el país que incluya Zadar. Aún así, aquí te dejo el buscador de Skyscanner por si quieres echar un vistazo a los vuelos a Zadar.

Autobús

Más sencillo es llegar en autobús, ya que son muchas las empresas que conectan las principales ciudades de Croacia. Llegar de Split a Zadar, por ejemplo, te llevará entre dos y tres horas y cuesta alrededor de 13 euros. Desde Zagreb el trayecto estándar son 3 horas y media y cuesta unos 15 euros.

Dónde dormir y comer en Zadar

Si quieres ver el atardecer lo mejor es hacer noche en Zadar y marcharte al día siguiente. La ciudad está llena de apartamentos turísticos, así que no te será muy difícil encontrar un alojamiento. Yo me quedé en el Summertime Apartments (haz clic si quieres verlo y/o reservarlo), justo frente al puente que lleva a la ciudad amurallada. La situación y las vistas son inmejorables (se puede ver el atardecer también desde su balcón), es amplio, limpio, cómodo y los dueños son muy simpáticos. Nos dieron muchas recomendaciones, entre las que se encuentran los lugares que ahora te recomiendo yo para saborear Zadar.

Visitar Zadar, apartamento
Apartamento con balcón, vistas y sombrero = ¡foto postureo!

Uno de ellos es el restaurante 2Ribara (2 pescadores), algo escondido en la calle Blaza Jurjeva. Según nos contaron los dueños del apartamento, es un lugar con comida de calidad y a buen precio y pudimos comprobar que era verdad. En la carta tienen de todo, tienen terraza, todo estaba rico y los precios eran normales, nada inflados para lo que son el resto de lugares turísticos. Si quieres tomar postre, o refrescarte durante las horas de calor del día, entonces puedes ir a tomar un helado a Donat, frente a la Catedral de Santa Anastasia. También fue recomendación de los dueños del apartamento y ¡estaban muy ricos!

Espero que con estas recomendaciones visitar Zadar te sea muy agradable. Es una ciudad bonita para dedicarle unas horas y, como digo, está muy bien comunicada con el resto de destinos, así que es muy fácil llegar hasta ella. ¡Que disfrutes de tu viaje!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *