Rothenburg ob der Tauber

En mi viaje a Núremberg hice una escapadita a Rothenburg ob der Tauber. Probablemente este nombre no te suene mucho, ya que es una ciudad pequeñita, pero es un lugar que no debería faltar en tu agenda si viajas a Baviera.

Su centro histórico es de carácter medieval y está muy bien conservado. Al cruzar las puertas de la muralla la ciudad se transforma por completo, y la sensación que uno tiene al caminar por sus estrechas y adoquinadas calles es la de estar en una película o cuento de hadas. ¡Es precioso!

Rothenburg ob der Tauber
¡La escapada a Rothenburg ob der Tauber te encantará!

De hecho, varias películas han elegido a Rothenburg ob der Tauber como lugar de rodaje por su belleza y su ambiente medieval. Es el caso de ‘El maravilloso mundo de los hermanos Grimm‘ (1962 -esta película tiene una placa en una de las partes de la muralla) o ‘Harry Potter y las Reliquias de la Muerte‘ (partes 1 y 2, 2010 y 2011), aunque la ciudad también sirvió de inspiración para la película de Walt Disney ‘Pinocho‘ (1940).

Un pueblo de cuento

El lugar más conocido de esta ciudad es el Plönlein, una pequeña plaza triangular desde la que se tiene la vista sobre dos de las torres de Rothenburg ob der Tauber: Siesbersturm y Kobolzeller Tor, ambas del siglo XIV. Posiblemente te resulte complicado hacerte una fotografía aquí y que no aparezca nadie más en la foto, ya que es uno de los lugares más fotografiados de Alemania.

Rothenburg ob der Tauber
¿No te parece como un lugar recién sacado de la imaginación?

Otro lugar que no puede faltar en tu visita es la Plaza del Mercado. Se trata de la plaza principal y está llena de cafés, restaurantes y tiendecitas. En ella se encuentra el antiguo Ayuntamiento con su torre, a la que es posible subir. La escalera de subida comienza con una escalera de piedra, fácil de subir, pero no creas que es pan comido. Llegado cierto punto, las escaleras comienzan a ser de madera, cada vez más estrechas y empinadas, y para salir al mirador, hay que hacerlo ¡de rodillas! Aún así, y los dos euros que cuesta subir, merece la pena porque las vistas son realmente bonitas.

Rothenburg ob der Tauber
Desde arriba de la torre del ayuntamiento verás todas esas casitas cuquis del pueblo

No puedes irte de Rothenburg ob der Tauber sin probar una ‘Schneeballen‘ (bola de nieve). No, no es nieve de verdad, sino un bollo que está muy rico y que es típico de la zona. Puedes encontrarlo de varios sabores, aunque el más típico es el blanco (de ahí su nombre).

Tómate tu visita a Rothenburg ob der Tauber con calma. Aquí no hay prisas. Disfruta de sus edificios, callejea, descubre todos sus rincones, pasea por su muralla y entretente observando cada detalle. Te encantará 🙂 .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 ideas sobre “Rothenburg ob der Tauber”