Qué ver en Riga en 48 horas 4


Mi viaje a Riga fue bastante cortito. No sé si llegué a estar en la ciudad letona 48 horas, pero la verdad es que dos días son más que suficientes para disfrutar de la capital báltica. Por eso, hoy te cuento todo aquello que tienes que ver en Riga.

Aunque Riga es una ciudad grande (casi 700.000 habitantes), lo cierto es que sus atracciones turísticas más destacadas se sitúan en el centro o cerca del centro, por lo que es fácil visitarlas a pie. Paseando por sus calles te darás cuenta de que es una ciudad de contrastes, tal y como os contaba en mis impresiones sobre Riga, haciendo que haya atracciones turísticas para todos los gustos.

Si vas a pasar 48 horas en la ciudad, éstos son los 15 lugares imprescindibles que ver en Riga:

1) La casa de las Cabezas Negras: construida en 1334, fue el lugar de reunión de la sociedad de las Cabezas Negras, a la que pertenecían comerciantes solteros locales y extranjeros. Estas reuniones servían a los integrantes para conocer el estado del comercio en la zona. El exterior es precioso y se ha convertido en uno de los iconos de Riga. Es una pena que actualmente no pueda visitarse por dentro.

Riga - casa cabezas negras

La Casa de las Cabezas Negras es uno de los edificios más llamativos de Riga

Os dejo también un vídeo para que podáis apreciar cómo es la plaza en la que se sitúa (frente al Ayuntamiento):

2) Los tres hermanos: son tres casas que deben su nombre a una leyenda que indica que fueron construidas por tres miembros de una misma familia. No sé cuánta verdad habrá en esa leyenda, porque las casas fueron construídas en diferentes siglos, siendo la blanca la más antigua (se construyó sobre 1490), y la verde la de construcción más reciente (siglo XVII).

Riga - Tres Hermanos

Las simpáticas casas de los Tres Hermanos

3) Iglesia de San Pedro: su inusual torre convierte a esta iglesia en la más alta de toda Riga. Comenzó a construirse en 1209 y algunas partes de su estructura original siguen presentes hoy día. Se puede subir a su torre (7€), desde donde contemplar la ciudad.

4) Catedral de Riga: si hay algo que llama la atención es su torre. Lamentablemente, la entrada al interior no es libre (a no ser que se acuda a alguna de las misas).

5) Torre de la pólvora: se trata de una de las torres que conformaban la defensa de la fortificación medieval de Riga (la única que queda en pie).

6) Puerta Sueca: es la única puerta de entrada a la antigua ciudad amurallada que se conserva en Riga.

7) Plaza Livu: esta bonita plaza es una buena muestra de los contrastes que podemos encontrar en la ciudad. Edificios construidos hace varios siglos se mezclan con otros de reciente construcción, debido a que este lugar fue muy dañado durante la Segunda Guerra Mundial y muchos de los antiguos edificios no se reconstruyeron.

8) La casa del gato: esta peculiar casa se encuentra en la plaza Livu. Su historia se remonta a principios del siglo XX, cuando su dueño, que no había sido admitido en el Gran Gremio de comerciantes, decidió mostrar su enfado a través de la figura del gato a punto de atacar. Parece que surtió efecto y el comerciante fue finalmente admitido. Según nos contaron en una tienda de souvenirs, este gato se ha convertido en el símbolo de la ciudad por recordar a sus habitantes que nunca hay que darse por vencido.

Riga - casa del gato

La Casa del Gato es todo un detalle que no puede pasar desapercibido para los amantes de los felinos

9) Arquitectura en Riga: Riga conserva muchos edificios erigidos en estilo Art Nouveau, que contrastan con otros de madera, y otros totalmente actuales, sobretodo en los barrios cercanos al centro histórico. Muchos de ellos no están muy bien conservados, lo que es una pena, pero aun así no dejan a nadie indiferente.

10) Academia de las Ciencias: el edificio es una muestra de la arquitectura rusa del siglo pasado. Fue construído tras la Segunda Guerra Mundial y se conoce localmente como “la tarta de cumpleaños de Stalin”, ya que en un principio su imagen iba a decorar la fachada.

Riga - academia ciencias

La Academia de las Ciencias no tiene nada que ver con el resto de edificios importanes de la ciudad

11) Monumento a la Libertad: este monumento se construyó en honor a los caídos en la Guerra de Independencia de Letonia, a principios del siglo XX. Está custodiado por dos guardias de manera simbólica (cuando las condiciones climatológicas son adversas, no están obligados a ocupar su puesto).

Riga - monumento libertad

El monumento a la Libertad, vigilando la ciudad

12) Parque Bastejkalns: este pequeño parque se sitúa al lado del Monumento a la Libertad. Se asienta sobre una colina y por él discurren pequeños canales. Como todo lugar romántico que se precie, uno de sus puentes está lleno de candados colocados por parejas de enamorados.

13) Mercado Central: se trata de un enorme mercado en el que encontrar todo tipo de comida. Sus cinco pabellones son en realidad hangares de zeppelin traídos desde su lugar original (a unos 400 kilómetros de Riga). Corre el rumor de que los zeppelines se guardaban aquí, pero lo cierto es que nunca estuvieron tan cerca de la ciudad (según nos contaba el guía del free tour que hicimos).

Riga - mercado central

Uno de los pasillos del animado Mercado Central

14) Catedral Ortodoxa de la Natividad: este templo ortodoxo llama mucho la atención por su ornamentación dorada. El interior era también muy bonito, aunque no puedo mostrároslo porque no se permite hacer fotografías.

Riga - catedral ortodoxa

La Catedral Ortodoxa, uno de los edificios que más me gustó de Riga

15) Biblioteca Nacional de Letonia: el edificio es uno de los más modernos de toda la ciudad, sin lugar a dudas. Situado junto al río, aunque en la orilla opuesta al centro histórico, se trata de un espacio cultural también llamado “Castillo de luz”.

¡Idea!

Riga cuenta con varios monumentos que ofrecen la posibilidad de disfrutar de bonitas vistas de la ciudad, pero a cambio del pago de una entrada. Si quieres tener buenas vistas sin pagar ni un euro, puedes subir a la planta 26 del hotel Radisson Blu situado junto al Monumento a la Libertad. Aquí encontrarás un café, desde el que se tiene una panorámica de toda la ciudad. Si quieres tomar algo, puedes hacerlo, pero si no quieres consumir, no pasa absolutamente nada. Eso sí, aprovecha a ir durante el día, ya que en la tarde-noche se convierte en club y probablemente haya que pagar entrada.

Riga - vista

Las mejores vistas de Riga las tendrás desde aquí

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Qué ver en Riga en 48 horas