Parque de Vigeland: un paseo por la vida

El Parque de Vigeland es el parque más famoso de Oslo. También se le conoce como Parque de las Esculturas, ya que aquí se encuentra la exposición al aire libre de las obras del escultor Gustav Vigeland.

En este parque se pueden contemplar más de 200 esculturas creadas por el artista en la primera mitad del siglo XX, dedicadas a los diferentes momentos de la vida: la niñez, la adolescencia, la madurez, la vejez, las relaciones personales, la familia…

Una de las esculturas del Parque de Vigeland que representa la relación entre un hombre y una mujer
Una de las esculturas del Parque de Vigeland que representa la relación entre un hombre y una mujer

Mención especial merece la representación de las emociones. Es fácil sentirse identificado con los sentimientos representados en muchas de las esculturas, ya que todos las hemos experimentado. Una de las esculturas más famosas del parque es “la rabieta” (Sinnataggen). Se trata de un niño enfadado, con gesto de rabia, y la expresión de la cara está tan lograda, que por ello es uno de los iconos del parque.

Niño enojado Parque de Vigeland Oslo
El famoso niño enojado del Parque de Vigeland

Otra de las referencias del Parque Vigeland es el “Monolito” (Monolitten), una columna de 14 metros de altura construida en granito, en la que están esculpidas más de 100 figuras humanas entrelazadas. Diría que el Monolito es el centro del parque, ya que se sitúa en lo alto de una pequeña colina y es visible desde todos los rincones del mismo.

Pero antes de llegar al Monolito, se encuentra “la Fuente“. Esta fuente, sostenida por las figuras de 6 hombres, está rodeada por varias esculturas de árboles, a los que se encaraman figuras humanas que representan las distintas etapas de la vida, comenzando con el árbol de los bebés y acabando en el árbol de la muerte (simbolizado por un esqueleto).

Una de las esculturas del Parque de Vigeland en Oslo
“La Fuente”, otra de las esculturas del Parque de Vigeland, uno de los más interesantes de Europa

Para concluir la visita, no podemos dejar de contemplar la Rueda de la Vida (Livshjulet). En esta escultura 7 figuras humanas se entrelazan formando un círculo o rueda, representando el ciclo vital.

Rueda de la vida Parque Vigeland Oslo
La Rueda de la Vida, una de las esculturas que resumen toda la esencia del parque

Si deseas conocer más sobre el artista y cómo llevó a cabo la creación de las esculturas del parque, puedes visitar el Museo Vigeland, que se encuentra en el mismo parque.

¡Idea!

Si hace un buen día, no dudes en quedarte en el parque haciendo un pic-nic o una barbacoa. Este parque es uno de los lugares preferidos por los ciudadanos de Oslo para pasear y disfrutar de los días soleados, así que si quieres sentirte noruego por un día, éste es un buen lugar para hacerlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *