Preikestolen: el Púlpito de roca de Noruega

El Preikestolen (o Púlpito) es probablemente el mirador con más visitantes de Noruega. Se trata de una formación rocosa a unos 600 metros de altura sobre el fiordo de Lyse (Lysefjord) y es mundialmente conocido por sus impresionantes vistas.

El Lysefjord desde el Preikestolen
El Lysefjord desde el Preikestolen

Se encuentra cerca de la ciudad de Stavanger, por lo que el Preikestolen es frecuentado tanto por sus ciudadanos como por los turistas que la visitan. Las vistas desde el Preikestolen son muy bonitas, pero también hay lugares con encanto durante la subida.

Vistas en la subida al Preikestolen
Vistas en la subida al Preikestolen
Vistas a una cascada en la subida al Preikestolen
Vistas a una cascada
Lago en la subida al Preikestolen
Lago

Para llegar al Preikestolen se ha de recorrer un largo camino atravesando la montaña, escalando rocas y subiendo cuestas. Hay tramos fáciles, pero otros son más peligrosos, ya que hay partes de rocas que pueden moverse o ser resbaladizas. Estos son mis consejos para subir al Púlpito:

  1. Lleva ropa y calzado cómodos. Si es ropa de hacer deporte o adaptada a la montaña, mejor. Presta atención sobre todo al calzado, ya que, como decía antes, algunas partes del camino son peligrosas.
  2. Lleva agua. Como el camino es largo, hay que estar bien hidratado. También es recomendable llevar bebidas o alimentos con azúcar, por si hay un momento de bajón. Esto puede pasar en días de calor o cuando no se tiene una buena resistencia física. Durante el camino no hay quioscos, bares ni nada parecido, así que debes comprarlo con antelación.
  3. Olvida las prisas. Al Púlpito hay que ir sin prisas. Tardarás unas cuantas horas en subir y bajar, así que tómatelo con calma. Una vez hayas llegado arriba, siéntate en la roca y disfruta de las vistas. Descansa, refréscate y come algo, te vendrá bien para afrontar la bajada.
  4. Presta atención a las horas de luz. Sí, tómatelo con calma, pero recuerda que debes bajar antes de que se haga de noche.
  5. Ten cuidado al acercarte al borde del Preikestolen. En la roca no hay ninguna valla de protección, así que si te acercas mucho al borde puedes caerte (y son 600 metros de caída). Si decides acercarte, mejor hazlo de rodillas o reptando, ya que nunca se sabe cuándo puede haber una ráfaga de viento.
Momento de la subida al Preikestolen
Momento de la subida al Preikestolen
Caminando por el borde del precipicio, Preikestolen
Caminando por el borde del precipicio

Para llegar al Preikestolen desde Stavanger hay que tomar un ferry hasta el otro lado del fiordo y después un autobús hasta Preikestolhytta, donde comienza el camino. Aquí hay una tienda, donde puedes comprar bebidas y souvenirs. Para subir al Preikestolen no necesitas guía; el camino está señalizado por lo que no tendrás problema para llegar hasta arriba.

Cartel explicativo del recorrido hacia el Preikestolen
Cartel explicativo del recorrido hacia el Preikestolen

¡Idea!

Si no te apetece subir hasta el Púlpito, o simplemente prefieres verlo desde otra perspectiva, puedes realizar un crucero por el Lysefjord o hacer una excursión guiada en kayak por sus aguas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Preikestolen: el Púlpito de roca de Noruega”