El Monasterio de Piedra de cascada en cascada

Seguro que has oído hablar del Monasterio de Piedra. Tiene un nombre robusto, con cuerpo, de esos que perduran en la cabeza de quien lo escucha. Ahora bien, ¿qué sabes de este lugar? Yo soy de las que había escuchado cientos de veces su nombre, pero lo visité sin saber qué me iba a encontrar. ¡Y menuda sorpresa!

¿Qué tiene de especial el Monasterio de Piedra?

Por el nombre podría parecer que es un simple monasterio, hecho de piedra, como tantos otros. En parte es así, ya que evidentemente hay un monasterio construido en piedra, pero hay mucho más. En primer lugar, este lugar cuenta con muchísima historia. El monasterio se fundó en 1194, y en él convivieron diferentes generaciones de monjes hasta que se abandonó en la época de la desamortización de Mendizábal, en 1835. Unos años más tarde se subastó y Pablo Muntadas lo compró, convirtiéndose en propietario y ‘conservador’ de este espacio. Su hijo se encargó de transformar la huerta del monasterio en un precioso jardín paisajista y destinar el edificio a la hostelería, convirtiéndolo así en un reclamo turístico para la zona desde entonces y hasta hoy.

Cascada Trinidad, Monasterio de Piedra
Uno de los tesoros que esconde el Monasterio de Piedra son sus sorprendentes cascadas, como la de la Trinidad

En segundo lugar, precisamente ese jardín es lo que hoy en día atrae a más visitantes al Monasterio de Piedra. El parque en sí es una joya para los sentidos, ya que el agua fluye por todas partes, apareciendo por los lugares más insospechados. Hay muchísimas cascadas y todas pueden visitarse siguiendo un sendero de unos 5 kilómetros de recorrido. De esto no tenía ni idea cuando fui de visita, así que la sorpresa fue mayúscula.

Te tengo que confesar que, después de pasar alrededor de dos horas visitando el parque, se nos hizo algo tarde (iba con amigos) y decidimos no ver el monasterio. Por eso en este post no te voy a hablar del edificio y voy a centrarme más en el parque. (Y sí, debería volver a ver el monasterio).

Las cascadas del Monasterio de Piedra

En la taquilla del parque te darán un mapa orientativo para que puedas realizar el recorrido. Todo está muy bien señalizado y los puntos de interés indicados tanto en el mapa como en el lugar en sí. Para mí, los lugares más bonitos son las cascadas que te detallo a continuación 🙂 .

El Baño de Diana

El primer contacto que se tiene con el agua en el parque del Monasterio de Piedra es en esta zona. Dos pequeñas cascadas te dan la bienvenida y te hacen intuir lo que va a venir después, ya que puedes entrever, oir y percibir las gotas del agua que cae en la cascada La Caprichosa, unos metros más arriba.

Baños de Diana, Monasterio de Piedra
La bruma del agua de la cascada La Caprichosa, escondida por ahí arriba, forma una imagen de cuento

Cascada Trinidad

Continuando la ruta, y dejando el Lago de los Patos a la izquierda, se llega hasta la cascada Trinidad. Es una de las más curiosas del parque, ya que el agua cae por una pared de piedra recubierta de musgo como por tres zonas, de ahí que se llame la Trinidad.

Cascada La Caprichosa

Siguiendo el recorrido hay varias pequeñas grutas en la montaña, que son la antesala de uno de los puntos más interesantes (e instagrameables) del parque: la cascada La Caprichosa. El agua cae como una cortina desde más de 50 metros de altura y forma una postal espectacular.

La Caprichosa, Monasterio de Piedra
La cascada La Caprichosa es de los lugares más instagrameables de todo el parque

En su parte alta también existe un mirador para ver cómo el agua cae desde esa altura. ¡No es apto para quienes tienen vértigo!

Antes de llegar al siguiente punto fuerte del recorrido, el sendero transcurre por pequeños puentes y a orillas del río, que forma pequeñas cascadas. Algunas de ellas son los Fresnos Altos y Bajos y la cascada Iris. Es en este punto, cerca de la cascada Iris, donde comienza la parte que más me gustó del parque del Monasterio de Piedra: la Gruta Iris.

Gruta Iris y Cascada Cola de Caballo

Con un poco de misterio y sin saber muy bien dónde te estás metiendo, una pequeña puerta en la roca te invita a adentrarte en la montaña. El recorrido ha dejado de ser un sendero de tierra para convertirse en escaleras modeladas en la roca, que bajan y bajan y bajan. En algunos puntos se abren ventanas naturales y se divisa un pequeño valle con el sonido intenso de un gran chorro de agua cayendo en alguna parte. En otros, las escaleras siguen bajando en un túnel tenuemente iluminado.

Después de un rato bajando escaleras, se desvela el misterio. ¡Hay una gruta debajo de una enorme cascada! Siguiendo un pequeño camino puedes adentrarte en la Gruta Iris y ver las formaciones que el agua ha ido creando en las entrañas de la montaña. Aunque no pare de caer agua, es muy recomendable llegar hasta el fondo (no son ni 5 minutos).

Otro túnel te lleva a la calle de nuevo y, desde allí, tendrás una bonita vista del salto de 90 metros de la cascada que acabas de ver ‘desde dentro’: la Cola de Caballo. 

Cola de Caballo, Monasterio de Piedra
Con razón se escucha el sonido del agua al estar bajando por esas escaleras…

Ya para terminar, después de todas las sorpresas de tanta cascada, queda el camino de vuelta hacia la salida. Pero antes, se puede ver otra cascada muy bonita llamada cascada de los Chorreaderos. Cae pegada a la piedra, cubierta de musgo, parecida a la cascada Trinidad, pero en diferentes niveles.

Cómo llegar al Monasterio de Piedra, horarios de apertura y precios

El Monasterio de Piedra se encuentra en Nuévalos, en la provincia de Zaragoza. Para llegar, lo más sencillo es ir en coche. Si viajas desde Madrid, tendrás que seguir la autovía A2 y tomar la salida 204 en Alhama de Aragón. Si lo haces desde Barcelona o Zaragoza, debes tomar la salida 231 de la A2 (Nuévalos – Monasterio de Piedra).

Si no dispones de coche, tienes una alternativa que es combinar tren y autobús. Puedes tomar el AVE desde Madrid o Barcelona hasta Zaragoza o Calatayud, y en cualquiera de las dos ciudades enlazar con un autobús de línea que te lleva al Monasterio de Piedra. Ahora bien, este autobús solo circula los martes, jueves, sábados, domingos y festivos, y en un solo horario. Sale a las 9 de la mañana de la estación de autobuses de Zaragoza y pasa por la estación de autobuses de Calatayud a las 10:30. Después continúa hasta el Monasterio de Piedra. Para volver, sale del Monasterio de Piedra a las 17:00 y vuelve a Calatayud y Zaragoza.

Por los horarios no debes preocuparte si vas en transporte público, ya que el Monasterio de Piedra abre a las 9 de la mañana y cierra a las 6 o 7 de la tarde, dependiendo de si es temporada baja o alta.

En cuanto a las entradas, cuestan 16€ para los adultos y 11€ para niños y mayores. Da acceso tanto al monasterio como al parque. A mi parecer los precios son caros, pero también hay que entender que este lugar lleva mucho mantenimiento.

¿Dónde dormir en el Monasterio de Piedra?

El propio Monasterio es un hotel con spa, aunque existe una gran oferta de alojamientos, tanto hoteles como casas rurales, en la zona. Como sabes, siempre recomiendo booking.com porque tiene muchas opciones. ¡Echa un ojo a tu próximo alojamiento!

¿A qué esperas para preparar tu escapada al Monasterio de Piedra?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *