Visitando el centro histórico de Colonia

Colonia ha sido y es una de las ciudades más importantes de Alemania. Mundialmente famosa por su carnaval (del que os hablaré en algún momento) y su enorme catedral, en el centro de la ciudad (o Altstadt) se mezclan historia, gastronomía, tiendas y cerveza.

Estación de Colonia, anuncio de Agua de Colonia

Al llegar a la Hauptbanhof, estación principal, un gran luminoso nos da la bienvenida. Se trata del anuncio del Agua de Colonia, la famosa fragancia que fue inventada en esta ciudad en el siglo XVIII.

Fachada de la Catedral de ColoniaCuando salgamos de ella nos encontraremos, de repente, con la Dom, la imponente catedral de Colonia. La primera impresión es increíble, ya que está ahí, tan cerca, que sorprende. La segunda impresión, normalmente, suele ser pensar “qué sucia está” y es que la piedra ha ido adquiriendo un color negro a través de los años que es difícil de limpiar. En sus alrededores siempre hay mucha vida. Nunca faltan los turistas haciendo fotos a la catedral y a los mimos que se concentran delante de ella. También hay muchos comercios, siendo imposible no ‘picar’ en alguno.

Orilla Rio Rin, ColoniaIglesia de San Martín, ColoniaOtro de los lugares por los que pasear es la orilla del río Rin. Aquí hay muchas terrazas, aunque si lo preferís también podéis comprar algo de beber y sentaros en el césped a descansar y contemplar las vistas. Desde aquí se pueden observar perfectamente tanto el puente Hohenzollern, un puente que se puede cruzar en tren o a pie y donde las parejas cuelgan sus candados para sellar su amor, como la Iglesia de San Martín, que os llamará la atención por su bonita torre.

Callejeando por las estrechas callejuelas de esta zona llegamos a Heumarkt, una de las plazas más importantes de la ciudad llena de restaurantes y bares en los que probar la Kölsch, la típica cerveza rubia de Colonia. Además, podéis probar varias de ellas, ya que prácticamente cada bar sirve una marca de Kölsch distinta. Es muy recomendable que comáis en alguna brauerei, ya que además de cerveza, podréis degustar típica comida alemana, como el codillo o el schniztel (escalope).

Bierbike por las calles de Colonia

Hasta hace unos meses, una forma divertida de conocer Colonia era la Bierbike. Se trataba de un vehículo con varios asientos en los que los participantes pedaleaban por las calles de la ciudad mientras que bebían cerveza. Y hablo en pasado ya que, lamentablemente, según tengo entendido, ahora mismo se encuentran prohibidas debido a problemas con el tráfico.

¡Idea!

¡Pásate por el museo del Agua de Colonia! Si te gustaría conocer la historia acerca de cómo se creó este perfume, no puedes perdértelo. Se sitúa en el mismo edificio que lo vió nacer, y aunque ya no se produce aquí, se pueden ver los utensilios que su creador, Farina, utilizaba en su fabricación, así como documentos originales de la época. La visita dura unos tres cuartos de hora y cuesta 5 euros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 ideas sobre “Visitando el centro histórico de Colonia”