Preparativos para viajar a Canadá


Viajar a Canadá y ver el Lake Moraine es un gran sueño que tengo desde siempre y ¡estoy a punto de cumplirlo! Me quedan 3 días para tomar el avión que me llevará a Alberta y British Columbia, así que, ahora que estoy ultimando los preparativos, quiero contarte qué 10 cosas necesitas tener en cuenta si alguna vez tú también quieres visitar este bonito país. ¿O vas a decirme que Canadá no está en tu lista de viajes soñados?

viajar a Canadá

¿Necesito visado? ¿Abrigo y bufanda o bikini y chanclas? ¿Spray anti-osos? Te cuento qué necesitas para viajar a Canadá.

1. Pasaporte y autorización eTA

Lo primero que hay que tener a mano antes de viajar a Canadá es el pasaporte. Además, debe estar en vigor y tener una validez de al menos 6 meses desde la fecha de tu viaje. Llévate unas fotocopias del pasaporte también, por si acaso.

El pasaporte te servirá, entre otras cosas, para sacarte la eTA (electronic Travel Authorization). Para viajar a Canadá siendo español no hace falta visado, pero sí es obligatorio sacarse esta autorización antes de entrar al país. Se hace online y cuesta 7C$ (no llega a 5€). Se recomienda sacarla antes de comprar los pasajes de avión por si te la deniegan, aunque no suele ser lo habitual. En mi caso, me aprobaron la eTA a los 10 minutos de pedirla.

La eTA va asociada al número de pasaporte que introduzcas en el momento de pedirla, por lo que si renuevas tu pasaporte después de pedir la eTA no te servirá (el número de pasaporte cambia al renovarlo, ya que es el número de libreta, no un número personal como puede ser el DNI).

Aquí te dejo el link al proceso de solicitud de la eTA. Antes de empezar, ten en cuenta que está en inglés, por lo que si no lo hablas, es recomendable hacerlo con alguien que sepa el idioma o descargarte la guía de ayuda que encontrarás en la propia página.

2. Dinero canadiense

La moneda de Canadá es el Dólar Canadiense (CAD, C$), y el cambio hoy día es aproximadamente 1€ = 1,5C$. Puedes pedir dólares canadienses a tu banco para llevar dinero en efectivo desde España, o puedes cambiar en el aeropuerto, aunque es algo más caro.

Para pagos y retiradas de efectivo durante el viaje por Canadá, y en el extranjero en general, te recomiendo hacerte una cuenta en un banco que no te cobre comisiones, o que si las cobran sean pequeñas. Por ejemplo, el banco que yo tengo y que está muy bien es Number26Entre otras ventajas, puedes sacar dinero en cualquier cajero de la Unión Europea sin comisiones, y en el resto del mundo, en divisa extranjera, con una comisión del 1,7% (¡mucho más baja que otros bancos!).

3. Conexión a internet

Lo reconozco: estoy enganchada al móvil y al ordenador. Pero siendo blogger de viajes, ¿cómo no estarlo? 😛 Sé que muchos vais a estar pendientes de mis redes sociales durante mi viaje, así que no quiero depender solamente del wifi (y tú tampoco deberías). Por eso me voy con una tarjeta SIM de AOW (Always Online Wireless) con la que podré compartir mi experiencia en tiempo real. 

Se trata de una tarjeta válida internacionalmente con la que puedes conectarte a cualquier red 4G en más de 90 países del mundo (incluyendo por supuesto Canadá). Cuesta 14,95$ (USD) y no requiere permanencia. Una vez la compras, puedes usarla en tantos países como quieras, ya que cada vez puedes contratar el plan de datos que mejor te convenga desde 1 hora hasta 1 mes, o incluso por megas.

4. Itinerario

¡Canadá es gigante! Hay mil lugares por visitar, pero la opción de la mayoría de viajeros europeos es volar a la costa este y recorrer ciudades como Toronto, Ottawa, Montreal y Quebec. En mi caso, voy a visitar la costa oeste.

Vuelo desde Barcelona hasta Edmonton con Air Canada (con escala en Toronto). Me quedaré en Edmonton unos días antes de poner rumbo a las Montañas Rocosas. Jasper, Lake Louise, Banff y Canmore son los lugares elegidos para descubrir toda esta zona de Parques Nacionales y paisajes de ensueño.

Entonces dejaré Alberta para cruzar a British Columbia, comenzando con una parada en Kelowna, en la región vinícola del Valle Okanagan. Desde ahí iré a Squamish y Whistler y, finalmente, Vancouver.

5. Alojamiento

Lo más caro que me estoy encontrando al preparar este viaje son los alojamientos. Viajo en temporada alta, e incluso me coincide algún puente con festivos, y ahí los precios se disparan. Para que te hagas una idea, el 4 de septiembre es festivo en Canadá y ese fin de semana me cuesta unos 40€ la noche una cama en habitación compartida en un hostel de Banff. ¡No te cuento a cómo estaban los hoteles!

Como son la opción más barata, y por ser mi opción preferida al viajar sola, he reservado hostels para todo el viaje a través de Booking.com y Hostelworld. Personalmente prefiero Booking porque entre otras cosas, he reservado todo con opción a cancelar de manera gratuita hasta un día o dos antes de mi llegada al hostel. Además, de vez en cuando puedes beneficiarte de ofertas, como este descuento de 15€ para tu próxima reserva 🙂 .

Reservar con esta opción de cancelación gratuita te da mucha flexibilidad, ya que si encuentras otra cosa más barata, puedes cancelarlo sin preocupaciones. En mi caso, estoy intentando encontrar hosts en Couchsurfing o una casa en Guest to Guest. Si no conoces estas opciones, te recomiendo que les eches un vistazo porque descubrirás todo un mundo de alojamiento gratuito.

6. Método de transporte

Como todo país desarrollado, Canadá cuenta con buenas infraestructuras y hay bastantes opciones para ir de un lugar a otro. Tanto si decides alquilar un coche, como si optas por el transporte colectivo, hay buenas conexiones. Aún así, como los precios de los transportes son elevados, te recomiendo mirar este punto en paralelo con el alojamiento

Para ir de Edmonton a Jasper, he decidido tomar un tren de Via Rail. El horario es conveniente y es una buena oportunidad de probar los trenes canadienses. Desde Jasper hasta Lake Louise he contratado un tour con Sundog que hace las veces de transporte. Por una parte, visitaré los lugares más significativos de la Icefields Parkway, la que dicen es la carretera más bonita del mundo, incluyendo un paseo por el Glaciar de Athabasca 😀 . Por otra, no vuelvo a Jasper, sino que me dejan en mi hostel de Lake Louise. ¡2 servicios en 1!

Entre Lake Louise y Banff hay un shuttle gratuito. ¡G r a t u i t o! Después, entre Banff, Canmore, Kelowna, Vancouver, Squamish y Whistler hay autobuses de la empresa Greyhound que conectan todas las ciudades y pueblos a los que iré, y que están muy bien de precio comprando los billetes online y con algo de antelación.

Y finalmente, para volver desde Vancouver hasta Edmonton a tomar mi avión de vuelta a Barcelona, he comprado un billete de avión con Air Canada.

Como ves, hay muchas opciones para moverte por Canadá sin necesidad de alquilar un coche. Aún así, si no lo ves claro, siempre puedes echar un vistazo a las empresas de rent a car.

7. Ropa para viajar a Canadá

Los meses de agosto y septiembre (en los que voy yo) se supone que hace buen tiempo. Unos 20-25 grados por el día y algo más fresquito por la noche. Pero como la zona oeste de Canadá es montañosa, el tiempo puede cambiar en cualquier momento. Por eso, y por lo que he leído, lo mejor es vestirse “modo cebolla”. Osea, por capas.

Cortavientos, polar, camiseta, pantalones convertibles, gorro en la mochila por si acaso, el bikini para bañarme  meter los pies en algún lago, las gafas de sol, las chanclas, las botas de trekking, el pijama… En definitiva, voy a meter un poquito de cada. Solo espero que quepa todo en la mochila. ¡Ah! Y la toalla de microfibra, ¡imprescindible! Se seca rápido y ocupa  y pesa poco.

8. Botiquín

No está de más llevar un pequeño botiquín para pequeñas heridas y momentos de malestar. Por ejemplo, llevar ibuprofenos para el dolor de cabeza o tiritas para las rozaduras de los zapatos o pequeños cortes.

Al viajar a Canadá hay que añadir un spray antimosquitos que contenga DEET, ya que en verano los Parques Nacionales se convierten en zonas muy húmedas y se llenan de mosquitos. Éstos pueden transmitir la enfermedad del Nilo Occidental, que puede afectar al sistema nervioso, así que no hay que tomárselo a broma. También he leído en algunos lugares que se recomienda llevar un spray anti-osos por si te cruzas con alguno… pero esto ya me parece un poco extremo.

9. Viaja seguro

Nunca he tenido que ir a urgencias en un viaje, pero por si acaso, siempre viajo con seguro. En Canadá la sanidad para no residentes no es gratuita, así que mejor ir asegurado/a (y te recomiendo que lo hagas con iati, porque los viajes son su especialidad).

Pincha en la imagen y llévate un 5% de descuento en tu seguro de viajes con iati.

Además de contratar tu seguro de viajes, no está de más echar un ojo a las recomendaciones de viaje del Gobierno, pues ofrece de un vistazo informaciones muy importantes en materia de sanidad o seguridad a tener en cuenta antes de viajar a Canadá (y a cualquier país).

Además, el Ministerio de Asuntos Exteriores ofrece un registro de viajeros, en el que puedes informar al Gobierno de tu itinerario de viaje. Así, en el caso de un acontecimiento importante (como un atentado o un desastre natural) podrán localizarte o, al menos, saber dónde buscarte.

10. Gadgets y esas cosas que hacen tus viajes más molones

A la hora de viajar a Canadá no puede faltar en tu equipaje la cámara de fotos. ¿O es que acaso no vas a querer fotografiar algunos de los paisajes más bonitos del mundo? No te olvides de las tarjetas de memoria, el móvil, los cargadores, las baterías externas, el palo selfie…

No puedes olvidarte tampoco del adaptador de corriente. En América del Norte la corriente eléctrica es diferente a la europea. El voltaje es de 120V, la frecuencia de 60Hz y la clavija de tipo A/B, por lo que necesitas uno . En mi caso pedí por Amazon un cubito azul muy chulo que trae clavijas para Europa, Norteamérica, Reino Unido y Australia. Además, tiene dos puertos USB, con lo puedo cargar más de un aparato a la vez.

viajar a canadá, adaptador

Éste es el adaptador que me he comprado

Para ir más cómoda en los aviones, trenes y autobuses, me he comprado una almohada hinchable para el cuello (¡primera vez que la uso!). También llevaré una guía de Alberta y British Columbia, una libreta y boli para escribir todo lo que pase por mi mente, y espero no olvidarme (y que tú tampoco lo hagas) de llevar impresas confirmaciones y billetes de alojamientos, transportes y tours, así como las ya mencionadas fotocopias del pasaporte.

Y no pueden faltar una mochila pequeña para excursiones y algunas apps que hagan el viaje más sencillo. Por ejemplo, la app de xe.com para convertir dólares canadienses a euros, Google Maps o la app del banco para controlar los gastos.

¡Espero no dejarme nada! ¿Añadirías algún preparativo más a esta lista de preparativos para viajar a Canadá? 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *