El Valle Sagrado de los Incas, entre Cusco y Machu Picchu

Si visitas Cusco no puedes perderte el Valle Sagrado. Al igual que Machu Picchu, este valle está plagado de ruinas incas que te ayudarán a conocer más sobre la forma de vida del gran imperio.

Nombres como Ollantaytambo y Pisaq deberían estar en tu agenda de lugares que ver en Perú. Si no te suenan de nada te diré que son dos de los sitios arqueológicos mejor conservados y con más historia en los alrededores de Cusco. En mi caso había escuchado sobre Ollantaytambo, pero no tenía mucha idea sobre qué era el Valle Sagrado hasta que llegué a Cusco. Decidí hacer una excursión para conocerlo y me quedé encantada con Ollantaytambo, pero más aun con Pisaq, mucho menos conocida y, a mi parecer, mucho mejor conservada.

Cómo visitar el Valle Sagrado

Si tienes tiempo, lo mejor es recorrer el Valle Sagrado poco a poco. Una ruta muy bonita sería salir desde Cusco hacia Pisaq, pasando después por Ollantaytambo y llegar a Machu Picchu. A la vuelta, puedes regresar a Cusco por las minas de Maras, Moray y Chincheros. Si tu tiempo es limitado, puedes recorrer el valle en uno o dos días con un tour organizado.

Normalmente las agencias recomiendan hacer un tour de un día a Pisaq, Ollantaytambo y Chincheros y otro de una mañana a las minas de Maras y a Moray (te dejo los enlaces por si quieres echarles un vistazo). El tour de un día, en cambio, combina los 5 lugares en un solo día, siendo bastante intenso y recorriendo los sitios arqueológicos bastante deprisa. En mi caso opté por éste último y fue agotador. Me quedé con ganas de dedicarle más tiempo a los lugares, especialmente a Pisaq que fue el último que visitamos y del cual nos teníamos que ir porque cerraban a las 5 de la tarde. ¡Una lástima!

Qué ver en el Valle Sagrado

Pisaq

Como te decía, el sitio arqueológico de Pisaq es uno de los mejor conservados y más desconocidos de la zona de Cusco. Se encuentra a unos 30 kilómetros de la ciudad, por lo que se cree que era un puesto defensivo de la capital inca y de control sobre el valle. Se ubica en lo alto de una montaña, la cual sirvió para la construcción de terrazas dedicadas a la agricultura, un sistema muy utilizado en el imperio.

Pisaq, Valle Sagrado
La ciudadela de Pisaq y sus terrazas

Además, contaba con barrios diferenciados. Por ejemplo, un lugar destinado a las casas, otro a los templos religiosos, etc. Incluso en la montaña que se ve al frente de la ciudadela de Pisaq se encontraba el cementerio, que es muy curioso, ya que parece una montaña agujereada. Pues bien, esos agujeros, eran las tumbas. Lo mejor de Pisaq es que se conserva muy bien y es posible imaginarse el aspecto de la ciudad perfectamente, ya que la mayor parte de sus muros y construcciones siguen en pie. Es algo así como un Machu Picchu en pequeñito (aunque el entorno en el que se encuentra no es tan espectacular).

Ollantaytambo

Ollantaytambo es la localidad más conocida del Valle Sagrado por su cercanía a Machu Picchu. Mucha gente llega hasta aquí para tomar el tren hasta la ciudadela, ya que sale algo más barato que desde Cusco. Fue un importante enclave en la época inca y aun hoy se pueden observar vestigios de la antigua ciudad en varios lugares. Por ejemplo, los alrededores de la ciudad están repletos de terrazas agrícolas incas, y la montaña frente a las ruinas principales aun conserva algunos edificios que se usaban como graneros.

Lo más destacado del sitio arqueológico de Ollantaytambo es su altura. La ciudad se construyó en la ladera de la montaña, y se componía de casas y templos, siendo los religiosos y militares los que se encontraban en la parte más alta. Para llegar hasta allí arriba hay que subir muchos escalones, lo cual a veces no es fácil por la altura (Ollantaytambo se encuentra a casi 3.000 metros sobre el nivel del mar). El Templo del Sol es uno de los más enigmáticos por el tipo de construcción que se utilizó y que no era común en la época inca, por lo que se cree que estas ruinas puedan ser incluso anteriores a ellos.

Ollantaytambo, Valle Sagrado
Escalera para arriba, escalera para abajo. Así te pasarás el día cuando visites Ollantaytambo

Chincheros

El sitio arqueológico de Chincheros no conserva demasiado sobre la época inca, aparte de las terrazas y algunos muros. Lo más destacado del pueblo es una iglesia construída con base de edificio inca por los españoles. Se trata de una iglesia pequeñita pero con un encanto inusual, ya que todo su interior está pintado a mano y se conserva muy bien. Es una lástima que no se puedan tomar fotografías, aunque es comprensible a la vez para poder preservar este trabajo antiguo.

Maras

Maras es el único lugar donde no se visitan ruinas incas, sino algo que sigue en funcionamiento desde entonces: las minas de sal. Estas minas son pequeñas parcelas que componen una especie de mosaico en la ladera de la montaña y adoptan diferentes colores, dependiendo del grado de salinización del agua.

Maras, Valle Sagrado
La salinas crean un montón de colores que se mimetizan perfectamente con el paisaje

Moray

Por último, Moray, la gran incógnita del Valle Sagrado. Aquí no hay ruinas de una antigua ciudad, sino que el legado inca son varios campos de terrazas circulares. Aun hoy día se debate sobre la finalidad que tendrían estos campos circulares. Muchos dicen que era un anfiteatro, ya que por su forma acogería a muchos espectadores y tendría una acústica muy buena. Otros sostienen la teoría de que eran terrazas de aclimatación agrícola, donde plantarían nuevas especies vegetales hasta lograr aclimatarlas al duro clima de los Andes. Y por supuesto, también está la teoría de que esto no fue hecho por los incas, sino por los extraterrestres, al igual que muchas otras cosas de las que no hay una explicación concreta aun hoy día de esa época. Yo me quedo con la idea de que eran terrazas agrícolas, aunque pensándolo bien, creo recordar que no hay restos de ninguna ciudad cercana… ¿será que de verdad lo construyeron los extraterrestres? 😀

Próximo destino: Amazonía peruana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *