Vacaciones sin fin

Era mi último día de vacaciones en Lanzarote y estaba tomando el sol en la piscina del hotel, pensando en que no quería volver ni a la rutina ni a Düsseldorf. Se acababa lo bueno. De pronto, y sin quererlo, me encontré imaginando una vida en la que todo fuesen vacaciones sin fin, sin prisas, sin despertadores. ¡Una maravilla! Pero una ráfaga de viento fresco me devolvió a la realidad. Abrí los ojos y había algunas nubes ocultando un sol que comenzaba a acercarse al horizonte. “¿Qué podría hacer para estar siempre de vacaciones?”, pensé. Y entonces, tuve una idea.

La Graciosa, que ver en Lanzarote

Esa idea es este blog: un lugar en el que hablar de los sitios por los que he viajado. ¿Y en qué se parece un blog a estar siempre de vacaciones? Puede que en poco, pero para mí es una forma de mantener vivos los recuerdos de mis viajes y de volver, de alguna forma, a visitar esos lugares.

En estos momentos se me vienen a la cabeza multitud de anécdotas, momentos divertidos, lugares preciosos… Me gustaría compartir con vosotros tantas cosas que no sé por donde empezar… Pero no os preocupéis, ya que poco a poco, en mi tiempo libre, iré llenando este espacio contándoos mis aventuras e intentando daros ideas para que, si visitáis esos lugares, le saquéis el máximo partido.

¡Bienvenidos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Vacaciones sin fin”