Sierras de Córdoba, veraneo en las montañas

Cuando llega el verano los cordobeses ponen rumbo a las sierras de Córdoba, donde los pueblitos con encanto son la perfecta escapada para huir del calor de la ciudad.

Aunque son muchos los pueblos que se ubican en las sierras de Córdoba, algunos son más visitados que otros por tener ciertos atractivos que les hacen diferentes al resto. En mi caso decidí dedicar un par de días a recorrer esta parte del centro de Argentina y ¡no me arrepiento para nada! Aquí te dejo algunas pistas sobre lo que ver y hacer en los 4 lugares que visité.

Sierras de Córdoba: La Cumbrecita

Este pueblito es muy particular porque es un pueblo peatonal (solo algunos coches y autobuses llegan hasta la entrada del pueblo). Con sus casitas de madera, estilo alpinas, y rodeado por la sierra, es un lugar muy tranquilo. La Cumbrecita es muy conocido por sus atractivos naturales, como la Cascada Grande, a la que se puede acceder tras una corta caminata, o la Olla, de acceso algo más fácil. Desde la oficina de información turística te orientarán para hacer un recorrido de unas tres horas en el que descubrir los lugares más interesantes del pueblo. Es muy común que la gente se dé un chapuzón en cualquiera de ellas o incluso en el riachuelo que cruza el pueblo, así que, si vienes, no te olvides del traje de baño 🙂 .

La Cumbrecita, Sierras de Córdoba
Las casitas de madera le dan a la Cumbrecita un aire alpino

Para llegar, se puede ir en coche, aunque hay que aparcarlo antes de llegar al pueblo y de ahí tomar un autobús que llega hasta la estación a la entrada del pueblo. También se puede ir en autobús desde los pueblos cercanos, como Villa General Belgrano, y solamente a través de la empresa Pájaro Blanco.

Sierras de Córdoba: Villa General Belgrano

Villa General Belgrano se constituyó como pueblo en los años 30. Pese a no tener oficialmente ni 100 años, tiene bastante historia, sobre todo alemana. Gran parte de “la culpa” de que este pueblo tenga tanta influencia alemana viene del naufragio del Graf Spee, un barco alemán que se hundió en el Río de la Plata. Un grupo de sus tripulantes, unos 120, llegó hasta este pueblo, duplicando la población. Esto no solo trajo cambios en lo sociodemográfico, sino que comenzaron a dar ese toque alemán al pueblo construyendo casas y comercios con este estilo tan peculiar.

Toda la historia de Villa General Belgrano (que cambió varias veces de nombre) se condensa en el Museo de la Ciudad. Allí Norma me recibió con una sonrisa y me explicó cómo nació el museo y cómo los diferentes hechos como el del barco impactaron en el pueblo. Es un lugar muy chiquitito, pero gracias a ella y a todos los elementos que hay en él te llevas una buena idea de cómo ha ido evolucionando este pueblo.

Si es un pueblo alemán, entonces, ¿qué hay aquí aparte de casitas tipo tirolesas? ¡Cerveza! El pueblo cuenta con varias cervecerías artesanales y su propio Oktoberfest. En octubre la pequeña villa de 10000 habitantes se transforma en una locura, llegando a tener 120000 visitantes (que se bebieron el pasado año 185000 litros de cerveza). Casi nada.

Villa General Belgrano, Sierras de Córdoba
¿Un Oktoberfest en Argentina? ¡Pues sí!

Como buena amante de la cerveza, no me pude resistir a hacer una visita guiada a una cervecería típica de Villa General Belgrano. En el pueblo hay unas 10 cervecerías, aunque solamente unas pocas hacen visitas guiadas. La que yo visité fue la cervecería Brunnen, que se ubica en la calle principal. La visita cuesta 50 pesos (unos 3 euros) e incluye una cerveza para degustar a elegir entre sus variedades.

Sierras de Córdoba: Santa Rosa de Calamuchita

Santa Rosa puede que sea el lugar que menos tiene que ofrecer de los que visité en las Sierras de Córdoba, pero aun así tiene su encanto. Al igual que los anteriores lugares, tiene cierta influencia alemana, que se ve sobretodo en carteles y escaparates de tiendas. Santa Rosa es conocida por sus balnearios, que son las playas a lo largo del río, aunque también pueden hacerse algunos trekkings en los alrededores, como subir al Cerro Via Crucis o llegar hasta la Cascada. Ésta última se encuentra en una reserva natural y en verano se cobra una entrada de 20 pesos. El acceso se permite hasta las 5 de la tarde.

Santa Rosa de Calamuchita, Sierras de Córdoba
Los veraneantes disfrutan del río en Santa Rosa de Calamuchita

Sierras de Córdoba: Alta Gracia

No consideraría a Alta Gracia un pueblo, ya que es notablemente más grande que las demás localidades. Diría también que es el lugar más cultural de todos los que visité… me pasé el día de museo en museo 🙂 .

En primer lugar, el museo que probablemente haga famosa a Alta Gracia es el Museo del Che. Se ubica en la casa en la que viviese parte de su infancia Ernesto Guevara y repasa toda su vida con fotos y pertenencias del comandante. Por ejemplo, se exhibe “La Poderosa”, la moto con la que recorrería parte de Sudamérica junto a Alberto Granado. Por cierto, ¡obligatorio ver “Diarios de Motocicleta” antes o después de visitar el museo! 🙂

La Poderosa, Ruta del Che
“La Poderosa”, en el Museo del Che de Alta Gracia.

Para entrar al Museo del Che se puede comprar la entrada individual (75 pesos, 4,7 euros) o una entrada conjunta que da acceso también al Museo de Manuel de Falla y al Museo de Gabriel Dubois (85 pesos, 5,3 euros – por unos céntimos más, merece la pena). El primero se ubica en la casa en la que vivió sus últimos años el compositor español y muestra cómo era su vida en Alta Gracia. El segundo, se encuentra en la que fuera la casa del artista Dubois, de origen francés, que también decidió fijar su residencia en esta ciudad cordobesa.

Alta Gracia también tiene un gran legado religioso. Al igual que Córdoba, fue un importante centro Jesuita, y su Estancia Jesuítica es también Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Existe la opción de recorrerla con visita guiada y uede visitarse por 15 pesos, aunque los miércoles es gratis.

Algo alejado del centro se encuentra el Santuario de la Virgen de Lourdes. Se trata de una réplica del santuario francés y es un importante lugar de culto. Mucha gente viene aquí a rezar, darle las gracias a la virgen por su ayuda o llevar agua bendita de la fuente del santuario.

Si vas a Córdoba tienes que pasar por las sierras, especialmente por lugares como La Cumbrecita o Villa General Belgrano, ya que son lugares totalmente diferentes a la ciudad y a otros lugares cercanos. Merece la pena dedicar unos días para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad que se respiran aquí. ¡A nadie le viene mal un poco de relax! 🙂

Próximo destino: Salta.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *