Idea viajera: ruta del Che en el 50 aniversario de su muerte


El 9 de octubre de 2017 se cumplen 50 años de la muerte del Che Guevara. He viajado por muchos lugares que tuvieron una estrecha relación con su vida y, por eso, te propongo esta ruta del Che para que puedas seguir sus pasos por Latinoamérica.

Desde que hace 10 años viajase a Cuba de viaje de ecuador de la carrera de la Universidad, sin quererlo ni darme apenas cuenta he ido recorriendo muchos lugares relacionados de una manera u otra con el Che Guevara. Por aquel entonces no era muy consciente de quién era el Che, pero durante estos 10 años, en cada encuentro que he tenido con el recorrido de este gran personaje, he podido aprender siempre un poquito más acerca de él.

El año pasado viajé de mochilera por Sudamérica y fue entonces cuando pude descubrir al personaje más en detalle. Poco a poco hice un recorrido similar al que él y su amigo Alberto Granado hicieron en 1952, y no pude evitar acordarme de “Diarios de motocicleta” cuando me encontraba en alguno de los lugares por los que pasaron.

Conociendo al Che

Creo que hay dos lugares clave de ese acercamiento a la figura del Che, y ninguno de los dos está en la mencionada película en realidad. El primero de ellos fue cuando visité el Museo en su casa de la infancia en Alta Gracia, Argentina. Me pasé horas leyendo todo lo que se contaba de él. Detalles de su niñez, sus viajes, la revolución: objetos personales, mapas, fotografías, cartas…

El segundo de ellos fue en Bolivia. Estaba en Samaipata, muy cerca de La Higuera, donde murió, así que no podía irme sin visitarlo. El recorrido por Vallegrande y el pequeño pueblito donde fue capturado me acercaron a ese universo de la Bolivia más profunda que, sin saber siquiera quien era el Che, quedó tocada por su presencia.

La Higuera, Ruta del Che

El pueblo de La Higuera, en Bolivia, es donde murió el Che y se ha convertido en un pueblo museo.

Ese viaje que el Che hizo en su juventud le cambió para siempre. Vio de cerca las injusticias que se cometían en todos los países y se convenció de que las fronteras no tienen sentido entre hermanos. Durante mi viaje pude convencerme también de ello y, aunque no creo que mi viaje me haya cambiado tanto como a él, sí puedo afirmar que un viaje de estas características tiene un efecto en quien lo emprende: ve el mundo con otros ojos.

La ruta del Che que te propongo en este post está basada en esos lugares que visité y que coinciden con los del viaje del Che, así como otros lugares ligados a la vida del comandante. Verás que en rojo tienes los links a otros posts sobre estos lugares 🙂 .

Su infancia en Argentina: Rosario y Alta Gracia

El Che nació en Rosario, oficialmente un 14 de junio de 1928, aunque hay fuentes que dicen que pudo ser un mes antes. La casa donde nació se encuentra en el centro de la ciudad, pero no es un museo ni nada parecido porque es una casa y en ella vive gente. Hay todo un recorrido para conocer los lugares de Rosario ligados a él, desde esta casa hasta el Parque Independencia, donde se le ve en una foto con sus padres a los pocos meses de nacer.

Casa Natal del Che en Rosario, Ruta del Che

La Casa Natal del Che en realidad no puede visitarse. Solo está indicado con este cartel.

Debido a sus problemas de asma, sus padres decidieron mudarse a Alta Gracia, en las sierras de Córdoba, donde el ambiente fresco y húmedo le ayudaría a llevar mejor su enfermedad. La casa en la que vivió, Villa Nydia, es ahora un completo museo que repasa toda su vida. Como mencionaba antes, aquí se pueden ver muchas fotos y objetos relacionados con su vida, como la motocicleta “La Poderosa”, en la que recorrió parte de América junto a Alberto Granado. Su gran amigo falleció en 2011 y parte de sus cenizas residen aquí, junta a esa mítica moto. Sin duda, es un museo imprescindible para conocer al comandante.

La Poderosa, Ruta del Che

“La Poderosa”, en el Museo del Che de Alta Gracia.

El viaje por Latinoamérica con Alberto Granado

El Che realizó muchos viajes, pero probablemente éste sea el más famoso de todos ellos. No solo por el éxito de la ya citada película, sino porque escribió el libro “Diarios de motocicleta: notas de viaje por América Latina” en el que dio cuenta de cómo su visión del mundo cambió, y con ella, su yo interior:

“El personaje que escribió estas notas murió al pisar de nuevo tierra argentina. El que las ordena y pule, “yo”, no soy yo; por lo menos no soy el mismo yo interior. Ese vagar sin rumbo por nuestra “Mayúscula América” me ha cambiado más de lo que creí” . Ernesto Che Guevara.

Argentina: Buenos Aires y Patagonia

Su viaje comenzó un 4 de enero de 1952 en Buenos Aires, donde se despedía de su familia. Fue en la capital argentina donde cursó sus estudios de medicina, y a donde volvió después del viaje para completar las materias que le quedaban para graduarse.

Montados en “La Poderosa” pusieron rumbo al sur, llegando hasta la Patagonia. Pasaron por San Martín de los Andes y Bariloche, antes de cruzar a Chile por el Lago de Todos los Santos. Éste cruce se puede hacer aun hoy día, a bordo de barcos, y, por lo que se dice, es uno de los trayectos más bonitos de la Patagonia.

Chile: Santiago, Valparaíso y Calama (Chuquicamata)

Una vez en Chile, fueron recorriendo el estrecho país del sur hasta el centro, pasando por Santiago de Chile y Valparaíso. Allí se embarcaron en un carguero que los llevaría hasta el norte, donde conocerían el desierto de Atacama y la cruda realidad de la mina de Chuquicamata. Esta mina era de una compañía estadounidense y representaba todas las maldades del capitalismo que el Che comenzaba a observar. Es de hecho una de las escenas más famosas de la película “Diarios de motocicleta”, ya que constituye un punto de inflexión en sus pensamientos sobre el continente.

En mi caso no visité la mina, sino que al llegar a Calama me fui directamente a San Pedro de Atacama. Aun así, me parece relevante mencionarla, ya que puede visitarse hoy día muy cerca de la ciudad y sigue en funcionamiento, aunque ahora es del Estado.

Perú: Lago Titicaca, Cusco, Machu Picchu y Lima

Cuando Alberto y Ernesto llegaron a Perú ya veían la realidad con otros ojos. Pasaron por el Lago Titicaca antes de llegar a Cusco y el Machu Picchu. Personalmente la parte de la película que se refiere a su paso por Perú es la que más me gusta. En especial hay una escena que refleja muy bien la esencia de sus aprendizajes durante el viaje por Sudamérica. En la imagen se ve al personaje en Machu Picchu, y la voz en off dice: “¿Cómo es posible que sienta nostalgia por un mundo que no conocí? ¿Cómo se explica que una civilización capaz de construir esto sea arrasada para construir esto?”. En ese momento se ve Lima, la ciudad gigante. Y esa fue la misma sensación que tuve cuando conocí Machu Picchu y Lima.

Muerte en Bolivia

Bolivia es el país donde murió. Concretamente fue en el pequeño pueblo de La Higuera, el 9 de octubre de 1967. Hay toda una ruta del Che por el país que recorre los lugares por los que pasó la guerrilla antes de ser capturados aquí, pero sin duda lo más interesante está en Vallegrande y La Higuera.

La Escuelita, La Higuera, Ruta del Che

La pequeña escuela de La Higuera donde fue asesinado el Che. Hoy día es un museo.

La Higuera

El Che estaba convencido de que la revolución triunfaría en Latinoamérica si conseguía establecer una base en Bolivia, el centro del continente sudamericano. En eso andaba cuando el Gobierno boliviano, apoyado por la CIA estadounidense, anunció que se encontraba en Bolivia. Desde entonces los guerrilleros fueron escondiéndose por las montañas que rodean a La Higuera, hasta que un campesino los delató cuando una noche vio varias sombras por su campo de patatas y pensó que alguien quería robarle. Las autoridades supieron que se trataba de la guerrilla y al día siguiente 500 efectivos del ejército los rodearon en la Quebrada del Churo.

El Che fue llevado a La Higuera y matado a tiros al día siguiente en la escuelita. La gente del pueblo no sabía quién era el Che, pero desde aquel día su vida pasó a estar ligada a la figura del comandante, pues el pueblito se ha convertido en un lugar de peregrinaje para todos sus seguidores. Historias como la de Santos, que plantará patatas en su finca igual que hace 50 años hubiera hecho la persona que delató al Che, o la de Doña Irma, que limpió la sangre del Che en la escuelita y que cuento en este post, son las que me acercaron a conocer cómo fueron los últimos días de uno de los personajes más influyentes del siglo XX.

Vallegrande

A pocos kilómetros de La Higuera se encuentra Vallegrande, donde el cuerpo del Che ya muerto fue exhibido en la Lavandería. Aquí también fue donde se encontró 30 años después su cuerpo, que fue arrojado a una fosa común. Además, hay un museo sobre la muerte del Che, pero cuenta lo mismo que el museo de la escuelita de La Higuera donde murió.

Lavandería Vallegrande, Ruta del Che

La lavandería donde fue exhibido su cuerpo, en Vallegrande.

Cuba, Revolución y leyenda

La muerte del Che Guevara no hizo sino agrandar la dimensión del personaje. Sus restos descansan hoy día en Santa Clara, Cuba, pero toda la isla podría incluirse en esta ruta, ya que fue uno de los líderes guerrilleros que llevarían a la Revolución al triunfo. No hay que dejar de visitar la Plaza de la Revolución en La Habana, donde se encuentra el relieve con la imagen más famosa del Che y su frase más característica: “Hasta la victoria siempre”.

¿Te animarías a hacer esta ruta del Che por Latinoamérica? ¿Incluirías algún otro lugar? 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *