Qué ver en Girona: 5 lugares imperdibles

Este fin de semana lo he pasado en Girona, una zona que tenía muchas ganas de descubrir. La ciudad catalana se ha puesto de moda tras ser elegida escenario de Juego de Tronos, y es que, aunque pequeñita, tiene rincones muy bonitos.

Siempre había escuchado que la Costa Brava es muy bonita y que tiene algunos de los pueblos más bonitos de España, pero nunca había oído nada sobre la ciudad de Girona. Y, curiosamente, ahora no hago más que ver fotos y artículos de una ciudad que hasta hace poco ha pasado desapercibida. Es pequeñita, ideal para una escapada de fin de semana, y hoy te quiero contar qué lugares son los que no te puedes perder.

1. Las casas del Onyar. El río Onyar es uno de los 4 ríos de Girona, el segundo en importancia después del Ter. Separa la parte vieja de la ciudad de la nueva, conectadas a través de varios puentes desde los que tener una bonita foto. La vista es especialmente bonita desde el puente Eiffel (sí, lo diseñó el autor de la torre más famosa de París), ya que se ven las casas de colores del lado viejo del río y la Catedral y la Iglesia de Sant Feliu al fondo.

girona-rio-onyar
Las Casas del Onyar, con la Catedral y la Iglesia de Sant Feliu al fondo

2. Las calles de la Judería. El casco histórico de Girona es como el de todas las ciudades con historia: un laberinto. Las calles estrechas con edificios viejos, de piedra y algún que otro escaparate con solera son perfectas para perderse. Entre estas calles se encuentra el Call o Judería, donde se puede visitar el museo de la huella judía en la ciudad. No puedes perderte las calles Sant Llorenç y Cúndaro, muy estrechas y con muchos escalones, que reflejan cómo era el barrio antiguamente.

3. La Catedral y sus escaleras. Callejeando por algunas de estas calles se llega hasta la Catedral. O mejor dicho, hasta las escaleras de la Catedral. ¡Y la vista impresiona! Tanto, que no es difícil imaginarse este lugar como el Septo de Baelor de Juego de Tronos (aparece en la sexta temporada como tal). No dejes de subir esta inmensa escalinata y entrar a visitar el templo. Tampoco dejes de callejear por sus alrededores, ya que encontrarás muchos rincones bonitos (y que también sirvieron de localización para otras escenas de Juego de Tronos). Y por cierto, tanto hablar de Juego de Tronos, debes saber que existe una ruta para visitar todos esos lugares que aparecen en la serie. Si eres fan, ¡no te lo pierdas!

girona-catedral
La gran escalinata de la Catedral de Girona, el Septo de Baelor en Juego de Tronos

4. La Torre Gironella, murallas y el Jardin dels Alemanys. Un ejemplo de un precioso lugar al que llegar callejeando por detrás de la Catedral es éste. Pero antes de subir a los restos de la Torre Gironella y las murallas, no está de más echar un vistazo a las ruinas que se encuentran en el Jardin dels Alemanys. Ésta es una de las torres más altas de la muralla y desde arriba se tiene la vista de Girona desde arriba. La muralla continúa con una recta hasta otra torre y también es muy interesante hacer este tramo por la vista.

5. Monasterio Sant Pere de Galligans. Este monasterio es un ejemplo del arte románico de la zona de Girona. Hoy en día es un museo, pero la fachada y torre se conserva muy bien. En los alrededores del monasterio hay un paseo muy bonito y también se encuentran los Baños Árabes (que no merecen demasiado la pena), así como otras localizaciones de Juego de Tronos.

Bonus track de Girona: Ruta de Sant Miquel

Desde la zona del monasterio de Sant Pere de Galligans parten varias rutas para conocer a pie o en bici los alrededores de Girona y adentrarnos en la naturaleza. En mi caso hice la ruta que va hasta la fortaleza de Sant Miquel, unas ruinas en lo alto de un monte desde donde se divisa la propia ciudad de Girona, los bosques que la rodean, e incluso el prepirineo francés nevado.

El día que yo subí estaba algo nublado (más bien neblina) y no se alcanzaba a ver demasiado, pero la ruta es muy bonita. La dificultad es media y se tarda aproximadamente una hora por trayecto (unos 4 kilómetros, de los cuales más de la mitad son de subida). Si puedes, te animo a hacer esta o alguna otra ruta más facililla por los alrededores de la ciudad. ¡No hay nada como alejarse unos pasos de la ciudad y sentirse rodeado de bosques!

girona-sant-miquel
Parte de las vistas desde la fortaleza de Sant Miquel, a apenas 4 kilómetros de Girona

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *