Qué ver en un fin de semana en Ibiza fuera de temporada

Todo el mundo conoce Ibiza por ser la capital de la fiesta. Lo que pocos saben es que, cuando las discotecas echan el cierre, sale a la luz otra isla mucho más tranquila, pero igual de bonita. Te animo a que te compres un billete de avión y pases un fin de semana en Ibiza para descubrirlo.

Ibiza es una isla pequeñita, pero no por ello tiene poco que ofrecer. Ésta es una guía para disfrutarla fuera de temporada, con chaqueta y con calma, así que no te voy a hablar de dónde salir de fiesta. Lo que te voy a recomendar es lo que yo hice durante el fin de semana que pasé allí: mercadillos, pueblos blancos, playas… ¡Toma nota!

Mercadillos

¿Cómo pasar un fin de semana en Ibiza y no ir de mercadillo? Da igual que sea verano o invierno, siempre hay alguno al que acudir.

El mercado de Las Dalias es el más famoso. Tiene muchos puestos de ropa, joyería y cositas cuquis para decorar tu casa, así que es imposible ir y no picar. Yo me compré un vestido, y porque no me cabía nada más en la maleta, que si no… Abre todos los sábados del año y se encuentra en el municipio de Sant Carles de Peralta. Allí mismo tienes parking y es gratuito en la temporada baja (cosa de agradecer, ya que leí que en verano cobran). Y si no tienes hueco en la maleta, como me pasó a mí, puedes echar un ojo a lo que te gusta y después comprarlo por internet a través de su web 😉 .

Mercado de las Dalias, fin de semana en Ibiza
En el Mercado de las Dalias puedes encontrar cosas muy cuquis

El domingo es día de ir al norte de la isla. Los locales se montan en el coche y se dirigen hacia Sant Joan de Labritja, donde hay un mercadillo con música en vivo. En realidad esto (y que el pueblo es bonito) es lo que lo hace atractivo, ya que muchas de las tiendas son las mismas que están los sábados en Las Dalias. Aunque abre a las 10, es mejor ir sobre el mediodía ya que es cuando está más animado.

Ciudades

Ibiza y Dalt Vila

Si pasas un fin de semana en Ibiza es imprescindible que recorras el centro histórico de la capital de la isla. Gracias a la buena conservación de sus murallas y edificios históricos, Dalt Vila fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, así que ya solo por eso es obligatorio pasarse por aquí.

Para entrar a esta ciudad antigua puedes hacerlo a través del Portal de Ses Taules, un rincón que me pareció que podría ser perfectamente escenario de Juego de Tronos. Una vez dentro, lo mejor es perderse por ese laberinto de calles estrechas y fachadas blancas hasta llegar a la Catedral, que domina la ciudad desde lo alto del Puig de Vila.

También es muy recomendable pasear por las murallas, tanto por el Carrer del Calvari como por la Carretera Nargiso Puget. Desde esta última se llega al Baluarte de Santa Lucía, desde donde se tienen unas de las mejores vistas tanto de la Ibiza extramuros como de la pintoresca Dalt Vila.

Dalt Vila, fin de semana en Ibiza
Dalt Vila desde el Baluarte de Santa Lucía

Santa Eulària

Un poquito más hacia el norte se sitúa Santa Eulària des Riu, un famoso pueblo que posee un rincón a descubrir más allá de su playa. Se trata del Puig de Missa, un importante conjunto arquitectónico y patrimonial en la isla. Su nombre se debe a que en la cima hay una iglesia que llama la atención por tener ese color blanco que caracteriza a los edificios de Ibiza.

Bordeando la iglesia se llega hasta el Museo Etnográfico de Ibiza. Esta antigua casa payesa representa a la perfección la arquitectura ibicenca y conserva la distribución original. En ella se puede ver dónde se situaba la cocina, el dormitorio o la almazara. Me gustó mucho que se exponga también aquí una muestra de vestidos típicos de la isla tanto de mujer como de hombre. La entrada creo recordar que costaba 3€ y el horario de invierno es de martes a sábados de 10 a 14h y los domingos de 11 a 13:30h.

Santa Gertrudis de Fruitera

En cuanto a los pueblos de interior, merece la pena mencionar a Santa Gertrudis de Fuitera. Es un pueblo típico ibicenco y es conocido por tener buenos restaurantes, así que puedes intentar que tu ruta de fin de semana en Ibiza pase, casualmente, por aquí al mediodía 😛 .

Naturaleza

Los mercadillos y las ciudades y pueblitos con sus fachadas blancas están muy bien, pero si hay algo que a mí me gustó de Ibiza fue su naturaleza. No me imaginaba que fuese una isla tan verde, que tuviese tanta montaña y que sus playas tuvieran esas aguas tan cristalinas. ¡Toda una sorpresa!

Cala Comte

En la punta más occidental de la isla, frente al islote des Bosc, se sitúa una de las playas más bonitas que he visto en mucho tiempo: Cala Comte. Por su belleza imagino que en verano debe estar abarrotada, pero fuera de temporada es un remanso de paz. Los colores del agua son una pasada y desde el chiringuito Sunset Ashram se tienen unas vistas chulísimas de toda la zona de calas.

Cala Comte, fin de semana en Ibiza
En Cala Comte me enamoré de los colores del Mediterráneo

Sa Caleta

En el sur se encuentra Sa Caleta, que es un yacimiento fenicio con unas impresionantes vistas. En el yacimiento se pueden ver los restos del primer asentamiento humano en la isla, alrededor del año 650 a.C., con el Parque Natural Ses Salines de fondo. Junto a Sa Caleta se encuentra la playa de Es Bol Nou, que es muy peculiar por sus acantilados de piedra rojiza.

Parque Natural Ses Salines

Este parque se extiende por el sur de la isla de Ibiza y el norte de Formentera y en él se encuentra muy presente, entre otra fauna y flora, la posidonia. Esta alga, natural del Mediterráneo, es la encargada de proteger el fondo marino y las costas y oxigenar las aguas del mar, por lo que su presencia es indicadora de la buena calidad de las aguas. Las praderas de posidonia del Parque Natural Ses Salines comparten el título de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO con las mencionadas Dalt Vila y Sa Caleta.

El parque se llama de esta manera por sus salinas, pero sin duda, para mí, lo mejor de todo son sus playas. Tanto la playa llamada también Ses Salines, como la playa des Cavallet me parecieron una preciosidad. ¡Creo que no había visto nunca un agua tan cristalina!

Des Cavallet, fin de semana en Ibiza
La belleza del agua de la playa Des Cavallet es difícil de superar, ¿no crees?

Illa de Es Vedrá

Por último, no puedes pasar un fin de semana en Ibiza y no disfrutar de las vistas de Es Vedrá. Este peñón es fácilmente reconocible desde muchos puntos del sur de la isla. La vista es muy bonita a todas horas, aunque si quieres llevarte la mejor postal, no puedes perderte el atardecer desde el mirador o la Torre de Savinar. Hasta aquí solo puedes acceder caminando, pero podrás dejar tu coche en algunas áreas habilitadas como aparcamientos una vez te adentres en el camino.

Es Vedrá, fin de semana en Ibiza
El atardecer en Es Vedrá es memorable

Alojamiento y desplazamiento durante tu fin de semana en Ibiza

No deberías tener problema a la hora de encontrar un lugar para alojarte en Ibiza en temporada baja, ya que hay muy poco turismo. Eso sí, lo que hay disponible puede no ser para todos los bolsillos. Yo me decanté por alojarme en casa de locales con Guest to Guest, una plataforma que conecta a personas que quieren intercambiar su casa. Ya lo he probado en más ocasiones y es una muy buena forma de gastar poco dinero en alojamiento. Si no te gusta probar cosas nuevas y prefieres un hotel, siempre te quedará Booking.

En cuanto al desplazamiento, si vas a pasar un fin de semana en Ibiza fuera de temporada, lo mejor es que alquiles un coche. Yo soy defensora del transporte público a más no poder, pero la oferta es un tanto escasa y no llegarás a muchos de los lugares que te he comentado en este post sin un coche.

Te recomiendo que lo mires por internet mejor que una vez allí, pero ten mucho cuidado con los precios baratos y, en especial, con Goldcar. De hecho, te recomiendo que evites a toda costa reservar con ellos porque no son trigo limpio. Reservé un coche para los dos días por 9€ en total, pero cuando llegué al aeropuerto a recogerlo me empezaron a subir el precio por todos lados. Primero, que no tenía seguro contratado, y entonces, según ellos, ya solo “por cualquier mínimo rasguño te vamos a cobrar unos 350€”. ¿Cómo no pagar el seguro a todo riesgo si desde el momento 0 te vienen con estas sutiles amenazas? Después seguimos con la gasolina. Me bloquearon 61€ que era lo que costaba el depósito y me cobraron 19€ supuestamente porque me habían hecho el favor de dármelo lleno. Osea, que acabé pagando la gasolina de forma doble: los 19€ que no termino de entender a qué se deben, y lo que me cobraron finalmente del importe retenido (fueron unos 30€). En resumen, en lugar de pagar 9€ acabé pagando más de 100€. Una señora estafa.

En fin, ¡espero que tú puedas disfrutar de tu fin de semana en Ibiza sin contratiempos si te animas a visitarla! Y si ya la conoces, te animo a dejar tus consejos en los comentarios para ayudar a otros viajeros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *