Qué ver en Portugal en una ruta de norte a sur

Pese a que está ahí al lado, Portugal es para los españoles un país desconocido. Más allá de Lisboa y Oporto hay pueblos preciosos, paisajes verdísimos y muchos secretos e historia por conocer. Por eso he preparado este post con todo lo que ver en Portugal, en el que te propongo hacer una ruta de norte a sur. ¿Descubrimos juntos el país vecino?

En mis viajes a Portugal he descubierto tres cosas. La primera es que tiene muchísima historia, algo que se deja ver en todos sus pueblos y ciudades. Su patrimonio está muy bien conservado y eso es de agradecer, porque visitar cada destino es muy agradable. La segunda, que es muy verde. Cuando te alejas de las grandes ciudades, las más conocidas, su paisaje es de colinas verdes arboladas. Y la tercera, ¡que se come muy bien! Más allá del bacalao en todas sus variedades, Portugal tiene una gastronomía muy rica y unos vinos blancos perfectos para acompañarla.

Esta guía aún no está completa, y probablemente nunca llegue a estarlo porque conocer cada rincón de un país es una tarea complicada. Aún así, es el fruto de mis viajes y espero ir ampliando y actualizando poco a poco toda la información, realizando nuevos viajes que me ayuden a completar ese puzzle de paisajes y pueblos que ver en Portugal.

Guimaraes, que ver en Portugal
“Aquí nació Portugal”, concretamente, en Guimaraes

Qué ver en Portugal: Porto y Norte

El río Minho limita el territorio por el norte y el Douro por el sur. Solo con esto ya se puede intuir que esta zona es una de las que posee los paisajes naturales más impresionantes de Portugal. Aquí, de hecho, se encuentran el Parque Nacional de Peneda – Gerés, el único parque nacional del país, o la zona protegida por la UNESCO de la región vitivinícola del Alto Douro.

El vino es gran protagonista en esta zona, tanto por los alvarinhos como por el vino de Oporto. La ciudad es conocida mundialmente por sus vinos, pero también por ser Patrimonio de la Humanidad. Y no es la única, ya que otras ciudades más pequeñas también se han ganado a pulso este título, como por ejemplo Guimaraes, el lugar donde nació Portugal.

Minho, la región más septentrional que ver en Portugal

El norte del norte se sitúa en el distrito de Viana do Castelo, concretamente en Cevide. Esta pequeña aldea es el punto más septentrional de Portugal, justo en la desembocadura del río Troncoso en el Minho. Este río no solo sirve para marcar la frontera de Portugal y España por Galicia, sino también para hacer rafting, una de las actividades favoritas de los que visitan esta zona en busca de aventura.

Melgaço

La vecina Melgaço es la capital del turismo activo en Portugal, y no es de extrañar. Además de contar con el Minho, parte de su término municipal se adentra en el Parque Nacional de Peneda – Gerés. Allí se puede llevar a cabo senderismo, barranquismo, puenting y muchas más actividades con las que ‘desafiar’ a la naturaleza, soltar adrenalina y pasarlo bien.

Rafting Melgaço Whitewater
¡Remar, remar y remar! Así es como se superan los rápidos del río Minho

Los núcleos de la Villa de Melgaço y Castro Laboreiro tienen mucha historia y cuentan con restos de sendas fortalezas construidas en el siglo XII para defender la frontera del recién creado reino de Portugal. Además de haber conservado muy bien la arquitectura y tradiciones de la zona, cuentan con una gran producción de vino blanco de la variedad alvarinho que acompaña a sus típicos fumeiros (embutidos ahumados).

Si quieres conocer más en profundidad esta zona, te recomiendo echar un vistazo al post en el que te cuento qué ver y hacer en Melgaço.

Braga

Unos kilómetros más al sur se encuentra el distrito de Braga, donde está precisamente esta ciudad. Es la tercera urbe más poblada del país y una de las que más historia posee. En su centro histórico se pueden visitar restos romanos, su catedral, muchas iglesias o incluso la torre del Homenaje de su antiguo castillo.

No hay que perderse la visita a Bom Jesus do Monte para tener unas fantásticas vistas de la ciudad, así como comer el bacalhau al estilo de Braga. Te lo cuento todo con mucho más detalle en mi post sobre lo que ver en Braga.

Plaça da Republica, que ver en Braga
La Plaça da Republica es de los rincones más animados de Braga

Guimaraes

Si en Braga hay historia, ni te cuento en Guimaraes. Esta pequeña ciudad perteneciente al distrito de Braga y situada a unos 20 kilómetros de la misma es, ni más ni menos, el lugar donde nació Portugal. Te cuento la historia y mucho más en mi post sobre Guimaraes, pero para darte un aperitivo, te diré que es una ciudad muy bien conservada en la que no guardarás la cámara de fotos porque tiene rincones muy bonitos.

Porto

En esta subregión se encuentra la ciudad que le da nombre, Oporto, y que merece un viaje por sí sola. Es, junto con Lisboa, el destino portugués estrella para la mayoría de turistas extranjeros, y eso se nota al pasear por sus calles, mucho más llenas que las de otras ciudades y pueblos más pequeños y menos visitados.

Oporto es la ciudad donde desemboca el Duero, Douro en portugués, y en ella se han hecho famosos los puentes que la cruzan. Entre otras cosas, porque estos puentes comunican la ciudad con Vila Nova de Gaia, la localidad al otro lado del río que alberga las famosas bodegas de vino de Oporto.

Más allá del vino, Oporto es famosa por ser Patrimonio de la Humanidad, por sus miradores, por sus iglesias decoradas con azulejos o por su reciente transformación que la ha llevado a ser una de las ciudades más bohemias del sur de Europa. Merece una visita, así que te doy más información en mi post de viaje a Oporto.

Atardecer viaje a Oporto
El atardecer en Oporto es una preciosidad…

Si necesitas reservar un vuelo a Oporto, te recomiendo echar un vistazo a Skyscanner, mi comparador de precios de referencia:

Qué ver en Portugal: Región de Lisboa

Claro está que el destino estrella de esta región es la capital de Portugal, Lisboa. Aún así, no está de más explorar más allá de los límites de la ciudad y conocer todo lo que tiene por ofrecer: la palaciega Sintra, la veraniega Cascais, algunas de las playas más famosas del país o el punto más occidental de la Europa continental.

Gran Lisboa

Se denomina así a toda la subregión que engloba a la capital portuguesa y su área metropolitana. Más allá de ser una gran sucesión de ciudades y asfalto, en esta zona cuentan con el Parque Natural de Sintra-Cascais, ubicado en los términos de estos dos municipios y que se abre al Atlántico como un enorme pulmón verde para la gran ciudad.

Lisboa

Tras las expediciones a las Indias que tantos beneficios, relevancia política y prestigio le otorgaron, Lisboa nunca llegó a sobreponerse al gran terremoto que la asoló en 1755. La ciudad quedó destruida, y se tuvo que reconstruir prácticamente todo. Así nacieron barrios como la Baixa, centro turístico hoy en día de la capital, con la Plaza del Comercio y sus calles rectas repletas de tiendas y cafés.

Sus callejones y muchos de sus edificos recuerdan la gloria pasada con un aire de melancolía, pero nadie duda que hoy es una ciudad con un valor histórico y cultural muy importante, de ahí que muchos hagan una escapada a Lisboa como primer destino que ver en Portugal. No hay que perderse las ruinas del Castelo de São Jorge, que protegía el antiguo barrio árabe y que posee unas vistas privilegiadas de la ciudad, ni recorrer sus cuestas con el tranvía de la línea 28. Tampoco pasear por el barrio de Belém, para visitar su torre, el Monasterio de los Jerónimos o catar los famosos pastéis de nata en su lugar de origen.

Castelo de Sao Jorge, escapada a Lisboa
El Castelo de São Jorge tiene una posición privilegiada para contemplar toda la ciudad a vista de pájaro

Sintra y Cascais

Como decía anteriormente, más allá de la ciudad se extiende un inmenso Parque Natural que esconde auténticas joyas. Un ejemplo es el pueblo de Sintra, que alberga uno de los palacios más famosos del mundo: el Palacio da Pena. No es el único, sino que hay más palacios para visitar y la antigua fortaleza del Castelo dos Mouros.

Es muy recomendable tener coche de alquiler y hacer una ruta de Sintra a Cascais por la costa. En este recorrido se puede visitar el Cabo da Roca, el punto más occidental de la Europa continental, la Praia do Guincho, muy famosa para hacer surf y por encontrarse en un entorno natural, o la Boca do Inferno, una formación natural que produce un espectáculo al chocar el agua del mar contra las rocas. Este último punto se encuentra en Cascais, muy conocido por ser un destino tradicionalmente vacacional y su vecina y lujosa Estoril.

Si no tienes coche pero no quieres perderte nada de esto, existe una excursión de Civitatis por Sintra, Cascais y Estoril que realiza todo el recorrido.

Península de Setúbal

Cruzando los puentes más famosos de Lisboa, el 25 de abril y el kilométrico Vasco da Gama, se llega hasta la Península de Setúbal, la otra subregión de Lisboa. Aquí se encuentra otro de los destinos “de escape” de los lisboetas en verano: la Costa da Caparica. Es la zona de playa más grande de Europa, con nada más y nada menos que 30 kilómetros ininterrumpidos de arena. Es muy popular también para realizar surf.

Qué ver en Portugal: Alentejo

Esta región es la más extensa de Portugal y también una de las más despobladas y desconocidas. Eso es lo que hace que sea una zona muy atractiva que ver en Portugal. En medio de la dehesa, con sus montes y alcornoques, aparecen pequeños pueblos amurallados, que conservan muy bien su patrimonio. Sus castillos son sus señas de identidad, formando una antigua red de defensa a lo largo de la frontera con España digna de alabar.

Alto Alentejo

La región se divide en tres, aunque la que mejor conozco y te reseño en estas líneas es la del Alto Alentejo. Sin haber llegado a visitar Évora, la ciudad más grande de la zona, puedo asegurarte que el Alto Alentejo te robará el corazón.

Marvão

Con sus casitas blancas inmaculadas es, sin lugar a dudas, uno de los pueblos más bonitos del Alentejo. Sus callejuelas dejan rincones de postal y conducen hasta su castillo, desde el que se tienen unas vistas espectaculares de la Sierra de San Mamede. Y es que Marvão se encuentra en pleno Parque Natural, lo que hace que los atardeceres sean una maravilla.

Castillo de Marvão, Alentejo
El castillo de Marvão es uno de los monumentos más importantes de todo el Alentejo

Elvas

Algo más grande y monumental es la pequeña ciudad de Elvas. Además de conservar sus murallas, su castillo y numerosas iglesias, Elvas posee un acueducto de 8 kilómetros de longitud y varias fortificaciones en sus alrededores que dan cuenta de la importancia estratégica y militar que tuvo en el pasado, como Nuestra Señora de Graça. Por si fuera poco es Patrimonio de la Humanidad desde 2012 y en el Hotel Santa Luzia, que fue la primera posada de Portugal, se inventó el bacalhau dorau (bacalao desmenuzado y mezclado con huevo y patata, a modo de revuelto).

Estremoz

La parte alta de este pueblo se caracteriza por los blancos mármoles de la torre de su castillo y el Paço da Audicencia. La industria del mármol ha sido uno de los recursos económicos tradicionales de Estremoz, que ahora intenta atraer al turismo mostrando la mejor cara de su patrimonio.

Monsaraz

Otro pueblo pequeño con una belleza inusual. Además de sus edificios blancos y conservar parte de su castillo y murallas, el entorno natural es extraordinario. Se sitúa frente a la presa de Alqueva, en el Guadalquivir, que marca la frontera con España y deja un paisaje muy bonito.

Si quieres descubrir más sobre toda esta región, en mi post Qué ver y hacer en una ruta por el Alentejo portugués te cuento más detalles.

Monsaraz, Alentejo
Las vistas desde el castillo de Monsaraz son impresionantes

Y como te decía, esta guía no está completa. Aún me falta por visitar la zona centro, el Algarve, las islas y muchos otros lugares del Norte, el Alentejo y la región de Lisboa, pero espero ir añadiendo nuevos destinos para presentarte todo lo que ver en Portugal y ayudarte a que prepares tu ruta. ¡Que disfrutes del viaje!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *