Todo lo que ver en Perpiñán y alrededores

En el sur de Francia, a pocos kilómetros de la frontera con España, existe una comarca muy ligada a nuestra historia: el Rosellón. Territorio en constante disputa, hoy vive siendo francesa con una cultura catalana bastante arraigada. En este post te cuento todo lo que ver en Perpiñán y alrededores en tres días para que puedas montarte una escapada por tu cuenta en esta zona.

Lugares que ver en Perpiñán

Esta ciudad es la más importante del actual departamento de los Pirineos Orientales, que históricamente era el Rosellón. El territorio estuvo siempre en disputa y fue parte de la Corona de Aragón hasta que Jaime I el Conquistador fundó el Reino de Mallorca, del que se haría cargo su hijo, Jaime II. Tanto Perpiñán como toda la zona están muy ligados a este momento, ya que fue el de su mayor esplendor. Más tarde volvió a formar parte de la Corona de Aragón y pasó a manos francesas finalmente en 1659 por el Tratado de los Pirineos.

Perpiñán es una ciudad pequeñita y el centro histórico está muy unido a esa historia. Puede recorrerse en medio día y te recomiendo pasar por la Oficina de Turismo, situada en la Place de la Loge, para hacerte con un mapa y conocer los horarios de los lugares turísticos, ya que a veces cambian dependiendo de la temporada que sea.

Castillet, que ver en Perpiñán
El pequeño castillo del Castillet de noche

Castillet

Este edificio tan singular es un pequeño castillo en mitad de la ciudad. Primero fue la puerta de entrada a la Perpiñán medieval, después prisión y ahora es un museo. La entrada cuesta 2 euros y en su interior hay un museo con la historia de la ciudad y la zona. Lo mejor es subir a la torre desde donde se divisa toda la ciudad.

Azotea de las Galerías Lafayette

Puede parecer curioso que incluya un centro comercial en esta lista, pero lo interesante no es la tienda, sino subir a la azotea para ver las vistas. Hay una cafetería, así que también puedes tomarte algo mientras ves la ciudad desde arriba. Está justo frente al Castillet, cruzando el canal.

Catedral de San Juan

Construida en el siglo XIV, la Catedral posee elementos muy interesantes, como su órgano, que conserva partes de principios del siglo XVI. Frente a ella hay una plaza muy agradable donde tomar algo con vistas a la fachada.

Hôtel Pams

Que el nombre no te engañe, no es un hotel :). Hôtel es la palabra francesa para mansión, y la utilizan por ejemplo para el ayuntamiento (Hôtel de Ville). El Hôtel Pams es una mansión burguesa del siglo XIX que se puede visitar de forma gratuita y que es una auténtica maravilla. Iba a saltármelo, pero pasé por la puerta de casualidad y me llevé una gran sorpresa. ¡Es de lo mejor que ver en Perpiñán!

Su propietario era Pierre Bardou, hijo del fundador de la empresa de papel de fumar Job. El negocio les fue muy bien y se pudieron construir esta casa, llena de pinturas y detalles Art-Nouveau (modernistas).

Hotel Pams, que ver en Perpiñán
El Hôtel Pams me dejó con la boca abierta, ¡uno de los lugares más impresionantes que ver en Perpiñán!

Casa Xanxo

En este caso, este lugar es una mansión gótica del siglo XVI. No es tan suntuosa como la anterior, pero también merece una visita. En ella, hay una exposición sobre la historia de Perpiñán.

Palacio de los Reyes de Mallorca

Construido a finales del 1200, este palacio albergó la corte de Jaume II, Rey de Mallorca. Los Reyes de Mallorca eran itinerantes; cada vez tenían su corte en un lugar de su reino. Así, la etapa en la que vivieron en Perpiñán, se convirtió en la época dorada de la ciudad.

Es otro de los imprescindibles que ver en Perpiñán y la entrada cuesta 4 euros. Aunque hay poco de ver en el interior, merece la pena subir hasta la torre del Homenaje para ver las vistas, no solo de la ciudad, sino de los Pirineos con el Canigó dominando la cordillera.

Palacio de los Reyes de Mallorca, que ver en Perpiñán
El Palacio de los Reyes de Mallorca es uno de los monumentos mejor conservados de la ciudad

Cómo llegar a Perpiñán y dónde quedarte

La mejor forma de llegar a Perpiñán desde España es a bordo de los trenes de Renfe-SNCF. Se trata de la combinación entre los AVE españoles y los TGV franceses, conecta ambos países y se puede tomar en Madrid, Zaragoza, Tarragona, Barcelona, Girona o Figueras. Lo mejor de viajar en tren es la comodidad: tienen mucho espacio, puedes moverte por el tren durante el trayecto y vas de centro a centro, es decir, parten y llegan al centro de las ciudades (en la mayoría de casos). Además, ¡es el medio de transporte que menos contamina!

Renfe-SNCF Perpiñán
El trayecto se hace en los AVE de Renfe o los TGV de SNCF

Una vez allí, puedes utilizar la ciudad como base de operaciones para explorar todo lo que ver en Perpiñán y los alrededores. Es lo que yo hice y para ello utilicé Guest to Guest, que es una herramienta para intercambiar casas. Así, puedes alojarte en casa de una persona local y conocer más de cerca el destino. Puedes o no intercambiar tu casa, así que si no te sientes cómoda dejando tu casa, siempre puedes alojarte con GuestPoints, que es como la ‘moneda’ de la plataforma. Si quieres saber cómo funciona, te animo a leer mi post sobre Guest to Guest.

Guest to Guest Perpiñán
La casa de Guest to Guest en la que me quedé en Perpiñán

Qué ver en los alrededores de Perpiñán

Como Perpiñán es una ciudad pequeñita y se ve rápido, puedes completar tu viaje haciendo excursiones a sitios cercanos.

Collioure

A unos 20 minutos en el TER (tren regional) se encuentra Collioure, un pequeño pueblo costero que es una preciosidad. Conserva muy bien su Castillo Real, situado en el centro, junto a las playas y la iglesia, que conforman esa postal típica del pueblo.

Destino elegido por pintores, las callejuelas del centro están llenas de ateliers y galerías de arte que se mezclan con las tiendas de souvenirs y productos de la región. No hay que perderse tampoco una visita al Fuerte de San Telmo, en una colina cercana, para ver el pueblo desde otra perspectiva.

Te recomiendo echar un vistazo a mi post “Un día en Collioure” para ver más información sobre todo lo que puedes visitar en el pueblo y ver cómo llegar.

Un día en Collioure
Una de las vistas típicas de Collioure, con el castillo, la playa y la iglesia

Ille-sur-Têt

Este pequeño pueblo conserva muy bien su trazado y arquitectura medievales. Pero no es por ello por lo que debes visitar Ille-sur-Têt, sino por sus Orgues. Aproximadamente un kilómetro al otro lado del río Têt se encuentra el Site des Orgues d’Ille-sur-Têt, un monumento natural en el que el viento y el agua han erosionado la montaña hasta crear formas muy curiosas.

La entrada cuesta 5 euros y para llegar hasta el pueblo se puede tomar un bus por 1 euro desde Perpiñán y después caminar o tomar un taxi hasta los Orgues. Otra posibilidad es llegar en coche, y en este caso puedes llegar hasta la misma puerta del Site des Orgues, donde hay un aparcamiento. Si necesitas alquilar uno, no te olvides de echar un vistazo a Skyscanner para comparar precios.

Villefranche de Conflent

Un poco más allá de Ille-sur-Têt se encuentra Villefranche de Conflent. Este pueblo es Patrimonio de la Humanidad y se encuentra a los pies del Canigó. El centro del pueblo conserva las antiguas casas de piedra y está amurallado. En una de las colinas que lo rodean, se encuentra el Fuerte Liberia, desde el que se tienen unas increíbles vistas del pueblo encajonado entre montañas.

También se puede llegar en el bus a 1 euro desde Perpiñán y desde aquí parte el Train Jaune (el Tren Amarillo), un tren turístico que recorre los Pirineos hasta casi la frontera con Andorra. Si deseas tomarlo, debes plantearte hacer noche aquí o allí donde pares con el tren, ya que tarda varias horas en hacer el recorrido y los horarios no son muy convenientes si te mueves en transporte público.

Narbona, Carcassonne y Toulouse

Ya un poco más retiradas se encuentran las ciudades de Narbona, Carcassonne y Toulouse. Forman parte de la misma región, por lo que quizá te apetezca ampliar el viaje y hacer una ruta por Occitania. También son ciudades históricas y son muy agradables. Para llegar hasta ellas, puedes utilizar el tren de alta velocidad de Renfe-SNCF o los TER (trenes regionales), que son algo más baratos, pero tardan más.

Murallas de Carcassonne
Parte de las murallas de Carcassonne, una de las ciudades medievales mejor conservadas de Francia

Espero haberte convencido para que visites todo lo que ver en Perpiñán y alrededores. Es una zona muy bonita, con mezcla entre el mar Mediterráneo y las montañas de los Pirineos y hay muchas cosas por descubrir.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *