Todo lo que ver en Marsella en 3 días

De Marsella había escuchado de todo antes de ir, y la mayoría de comentarios eran negativos. Que si es sucia, que si es peligrosa… ¿Y qué me encontré? Me llevé una sorpresa porque me pareció una ciudad muy agradable, que vive de cara al mar y que esconde muchos secretos por descubrir. Hoy te cuento todo lo que ver en Marsella en 3 días, que son los que estuve y los que creo que son apropiados para conocer toda la ciudad.

Marsella
El Puerto Viejo de Marsella y Notre Dame de la Garde vigilando desde las alturas. Foto: Turismo de Marsella

Antes de seguir leyendo, quizá también te interese mi post sobre cómo llegar a Marsella, cómo moverse y dónde dormir.

Día 1: qué ver en la Marsella histórica

El primer día que se visita una ciudad lo mejor es tomar conciencia del lugar en el que se está y situarse, tanto histórica como físicamente. Saber dónde está cada cosa que queremos visitar, cuál es el centro, cómo moverse… Por ello, creo que lo mejor para un primer día en Marsella es pasear por el centro histórico.

El Vieux Port de Marsella

El Puerto Viejo de Marsella es el corazón de la ciudad. Se trata de un pequeño entrante del mar en la ciudad que antiguamente era el puerto principal y ahora es un puerto deportivo. Se puede recorrer caminando por un paseo marítimo en forma de U, repleto de restaurantes y tiendas de souvenirs.

Desde aquí salen además las excursiones en barco por la costa de Marsella y los trenes turísticos, y todas las mañanas, en el Quai de la Fraternité, hay un mercado de pescado. Los pescadores traen el pescado fresco del día desde el mar y lo venden allí mismo.

El barrio de Le Panier

Del lado norte del Vieux Port se sitúa el barrio de Le Panier. Es el barrio más antiguo de la ciudad, situado sobre una colina, y hasta hace poco también de los más abandonados. Ahora se está haciendo un trabajo de remodelación y se están arreglando calles, plazas y edificios.

Pese a la mala fama que ha podido tener hace unos años, en este barrio se encuentran algunos de los lugares imprescindibles que ver en Marsella, como la Catedral o el MUCEM. Justo en el paseo marítimo se puede ver el ayuntamiento y perdiéndote por las calles verás arte callejero y algunos rincones con encanto fruto de esa modernización del barrio.

La Catedral de la Nueva Mayor

Si tuvieses solo unas horas y me preguntaras qué hay que ver en Marsella sí o sí, te diría que fueses a la Catedral. ¡Es impresionante! Ya desde fuera llama mucho la atención por su embergadura y su decoración tan armoniosa en estilo bizantino. La puerta principal es una maravilla y ya al entrar al interior es cuando te deja sin palabras.

Catedral, que ver en Marsella
EL interior de la Catedral de la Nueva Mayor, toda una sorpresa

Toda la decoración está realizada en mármol y con muchísimos mosaicos. Creo recordar que todo el suelo era mosaico, o al menos, gran parte de él. No hay un rincón de la Catedral que no haya quedado sin decorar. Llama mucho la atención su colorido, lo bien conservado que está todo y las banderas de todas las regiones de Francia.

MUCEM – Fuerte de San Juan

El MUCEM es uno de los museos más característicos de Marsella. Está instalado en dos edificios. Por una parte, el Fuerte de San Juan, una antigua fortaleza del siglo XVII utilizada para vigilar el mar. Por otra, el J4, un edificio muy moderno en forma de cubo al que se accede por una pasarela desde el Fuerte.

Está dedicado a las culturas del Mediterráneo y en su programa no faltan los eventos, performances o exposiciones de renombre. Acceder a las instalaciones es gratuito, por lo que no hay que dejar de pasar la ocasión de caminar por el Fuerte y disfrutar de las vistas del Puerto Viejo, Notre Dame de la Garde o la Catedral. Eso sí, si quieres visitar las exposiciones, debes pagar 9,5€ por la entrada.

MUCEM, que ver en Marsella
Los dos edificios del MUCEM, lo antiguo y lo más nuevo, y la Catedral de fondo

El Museo de Historia de Marsella

Completamente renovado en 2013, este museo es muy interesante porque, además de ser muy didáctico, recorre todas las fases de la historia de Marsella. Aquí descubrí, por ejemplo, que la ciudad fue fundada por los griegos hace 26 siglos, siendo la ciudad más antigua de Francia.

Antes de entrar, párate a contemplar los restos del antiguo puerto. Éste es más antiguo si cabe que el Puerto Viejo, ya que fue aquí donde se empezó a desarrollar la ciudad en la época griega. Esta parte es gratuita y la entrada al museo tiene un precio de 6€.

Día 2: ver Marsella desde otra perspectiva

Ahora que ya te has situado y que conoces un poco mejor la ciudad, es hora de descubrir más lugares y tomar un poco de perspectiva para ver Marsella con otros ojos.

El barrio de Saint-Victor y el sur del Puerto Viejo

Éste es el barrio que se extiende en la parte sur del Puerto Viejo. Comenzó a desarrollarse en el siglo XVII y para proteger el puerto se construyó otra fortaleza más, el Fuerte de San Nicolás. Unos años más tarde, Napoleón III quiso tener un palacio al mismo lado del mar y se construyó el Palacio del Pharo, que ahora se utiliza para eventos y cuenta con un jardín con espléndidas vistas al Puerto Viejo y el mar.

En toda esta zona sur del Puerto Viejo existen numerosos restaurantes, tiendas con su pequeña fábrica de jabón de Marsella y es el barrio de nacimiento de una pasta típica de la ciudad, las navettes.

La Abadía de Saint-Victor

Con una historia que dice que ya en el siglo III se encontraba aquí la tumba del mártir San Victor, este lugar se convirtió en un importante centro religioso en la Edad Media. Tiene un cierto aspecto de fortaleza y el interior sorprende porque no tiene nada que ver con, por ejemplo, la Catedral.

El Four des Navettes

Muy cerca de la Abadía se encuentra la panadería más antigua de Marsella. Lleva en funcionamiento desde 1781 y su producto estrella son las navettes, una pasta con forma de barquito (estamos en una ciudad marinera) y aroma de naranja. ¡Están muy ricas!

Four des Navettes, que ver en Marsella
No te vayas de Marsella sin probar su pasta típica

Las tiendas de Jabón de Marsella

En el barrio de Saint-Victor hay varias tiendas que se dedican a la producción y venta del jabón de Marsella. Entrar en ellas es una delicia, porque además de ser muy visual y tener un montón de productos diferentes, hay unos aromas buenísimos. La estrella es la lavanda, ya que Marsella está en la Provenza, pero también los hay de aceite de oliva o aloe vera. Dos tiendas con un gran surtido de jabones son Les savons de Saint-Victor, justo debajo del Four des Navettes, y el Museo del Jabón de Marsella, frente al Puerto Viejo.

El Château d’If

Frente a Marsella hay varias islas y una de ellas es la que alberga el Château d’If, uno de los edificios incluidos en la red de Monumentos Nacionales de Francia. Este castillo vigila los alrededores de Marsella desde 1531 y se convirtió en toda una estrella cuando Alejandro Dumas se inspiró en él para escribir El Conde de Monte CristoEl castillo es un museo abierto al público desde 1880 y, además de tener buenas vistas sobre Marsella y las islas Frioul, archipiélago al que pertenece la isla de If, en él se puede visitar la celda del famoso Conde.

Para llegar hay que tomar un barco de Frioul If Express en el Puerto Viejo (6€) y una vez allí la entrada al castillo son 5€. Por cierto, si hay mala mar o mucho viento, el barco no sale, así que no te olvides de mirar el tiempo durante tu visita.

Château d'If, que ver en Mallorca
Al Château d’If solo es posible acceder en barco, si el tiempo lo permite

La Basílica de Notre Dame de la Garde

Toca cambiar de medio de transporte y tomar el autobús o el tren turístico para subir hasta la Basílica de Notre Dame de la Garde. Vigilando Marsella desde las alturas, este templo posee una decoración muy similar a la de la Catedral y posee unas vistas increíbles de toda la ciudad y las islas frente a la costa.

Para llegar a ella hay varias posibilidades. Por una parte se puede subir en transporte público, con el autobús 60, y por otra, en el tren turístico. Ambos salen del Puerto Viejo. Además, hay una tercera opción que es caminando. Cada trayecto de autobús tiene un coste de 2 euros y el tren turístico cuesta 8 euros ida y vuelta, aunque si tienes la City Pass en ambos casos te saldría gratis (te cuento más abajo sobre este pase).

Notre Dame de la Garde, que ver en Marsella
El interior de la Basílica es espectacular

Un atardecer en Marsella

El atardecer en Marsella es muy bonito, al esconderse el sol en el mar cuando llega la noche. Entre los mejores lugares para contemplarlo están la propia Basílica de Notre Dame de la Garde y cualquier punto del Corniche (la calle que va junto a la costa). Por ejemplo, la playa de los Catalanes, la Puerta de Oriente o las playas de Prado.

Atardecer en Marsella
Así se ve un atardecer desde la playa de los Catalanes, la más próxima al centro de Marsella

Día 3: la Marsella de playa y naturaleza

Mucha gente no lo sabe, pero en la propia Marsella hay un espacio protegido en la costa que esconde paisajes preciosos de acantilados de roca blanca y calas perdidas. De entre todos los lugares que ver en Marsella, al que más ganas le tenía era a éste: visitar el Parque Nacional de Calanques.

El Parque Nacional de Calanques

Este precioso paraje a apenas 15 kilómetros del Puerto Viejo de Marsella se convirtió en Parque Nacional en 2012 y sus 20 kilómetros de costa atraen a más de 2 millones de visitantes por año. El acceso es gratuito, aunque en verano, debido al peligro de incendios, puede estar cerrado según el riesgo que haya. Por ello es importante informarse antes de ir y, en caso de no poder acceder por tierra, siempre puedes tomar un tour en barco para verlo desde el mar.

El Parque Nacional no puede recorrerse entero en un día, porque no hay muchos accesos con vehículo y ha de recorrerse a pie. Hay muchos senderos y es relativamente fácil llegar hasta las calas caminando. Dependiendo de la cala a la que se quiera ir, habrá que tomar un transporte u otro.

Por ejemplo, para llegar a la Calanque de Marseilleveyre desde el Puerto Viejo hay que tomar el autobús 83 hasta la zona de la playas del Prado, después tomar el autobús 19 hasta el Port de la Madrague y ahí tomar el autobús 20 hasta Callelongue. Callelongue es el puertecito desde donde sale el sendero para llegar, tras 45 minutos caminando a la Calanque de Marseilleveyre. Por contra, si se quiere ir a la Calanque de Sormiou, hay que tomar el metro hasta la Rotonda del Prado, de ahí tomar el bus número 23 y finalmente caminar alrededor de una hora hasta la cala. Hay más calas y posibilidades, por lo que te lo explicaré en otro post con más detalle 🙂 .

Parque Nacional de Calanques
Para acceder a las calas del Parque Nacional de Calanques hay que andar, ¡pero la recompensa merece la pena!

El Corniche del Presidente Kennedy

En caso de ir por la costa, antes de llegar al Parque Nacional, se puede disfrutar de toda la fachada marítima de la parte sur de la ciudad. Se puede recorrer con el autobús 83 desde el Puerto Viejo o caminando en un agradable paseo con unas vistas muy buenas al mar.

Entre los puntos de interés se encuentran la playa de los Catalanes, la más cercana al centro, la Puerta de Oriente (monumento para recordar a quienes murieron por la patria en el norte de África), el Vallon des Auffes (un pequeño puerto con casitas de colores) o la playa del Anse du Vallon de l’Oriol.

Las playas del Prado y Borély

Un poco más adelante, hacia el sur, se encuentran las playas del Prado y Borély, que son una serie de playas ganadas al mar muy bien equipadas y con varios restaurantes donde comer o tomar una copa. Hay incluso una noria para disfrutar de otra vista diferente de esta parte de la ciudad.

Es una zona con mayor poder adquisitivo y eso se nota en que frente a las playas se encuentran, por ejemplo, el hipódromo, el Museo de Artes Decorativas, una réplica del David de Miguel Ángel o la avenida del Prado, donde tienen su sede los principales bancos y empresas.

Playas del Prado, que ver en Marsella
La mayor zona de playas de Marsella se encuentra hacia el sur de la ciudad

Lugares que ver en Marsella con la City Pass

Muchos de los lugares que ver en Marsella que te he sugerido en este post son accesibles de forma gratuita con la City Pass de la ciudad. Se trata de una tarjeta válida por 24, 48 o 72 horas que te da acceso a los principales museos, a los transportes y a descuentos o muestras de regalo en tiendas seleccionadas.

¿Merece la pena? Depende de lo que vayas a visitar, está claro. Pero echando cuentas, yo te diría que sí. Estos son los precios:

  • City Pass 24 horas: 26 euros (17 euros para niños)
  • City Pass 48 horas: 33 euros (20 euros para niños)
  • City Pass 72 horas: 41 euros (23 euros para niños)

¿Qué incluye la City Pass de Marsella?

Con la City Pass se puede acceder a 14 museos, entre los que se encuentran las exposiciones del MUCEM, el Museo de Historia, el Museo de Artes Decorativas o el Museo Cantini, que no lo he mencionado anteriormente porque justo los días de mi visita estaba cerrado, pero cuenta con exposiciones de artistas muy relevantes.

También incluye la visita del Château d’If y el barco hasta la isla o si lo prefieres el bus panorámico (una de las dos cosas), así como un recorrido del tren turístico (ida y vuelta). Incluye, asimismo, todos los transportes que necesites tomar en el periodo de validez (autobuses, metro, los pequeños ferries del puerto).

En cuanto a los descuentos y muestras, puedes probar un poquito del dulce típico en el Four des Navettes y tienes un pequeño jabón de Marsella de regalo si te pasas por la tienda de Les Savons de Saint-Victor. Hay descuentos en actividades como excursiones a la Provenza o visitas guiadas por Marsella, en espectáculos culturales como un 10% en la Ópera de Marsella, varios museos más o el Teatro Nacional de la Criée, y también en tiendas como Galerías Lafayette o L’Occitane.

Si quieres adquirila, puedes comprar la City Pass online o pasarte por la Oficina de Turismo de Marsella, situada muy cerca del Puerto Viejo, donde puedes hacerte con un mapa y obtener más información de otros lugares que ver en Marsella que te puedan interesar. Si tienes más de 3 días para ver Marsella, recuerda que estás en la Provenza y puedes completar tu viaje visitando los campos de lavanda y los pueblos con encanto de esta zona.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *