Qué ver en Lima, capital de Perú, en dos días

Al visitar la Amazonía peruana me había quedado algo aislada en mitad de la selva, así que tuve que tomar un vuelo a Lima, aunque mi plan no fuese ir allí hasta el final del viaje. Después de haber visitado 4 capitales sudamericanas con la Patagonia de por medio, llegaba a Lima con la sensación de que las grandes ciuades y yo no nos llevamos bien. Y no me equivocaba. Aquí te cuento qué ver en Lima, aunque de entrada te aviso que no es mi lugar favorito de Perú.

Ya solo me quedaban 10 días de viaje. ¡10 días nada más! Los 6 meses habían pasado volando y no me podía creer que mi aventura estuviese llegando a su fin. Mi vuelo a Madrid salía desde Lima, así que quería dejar Lima como último destino. Sin embargo, al estar perdida en mitad de la selva, lo más lógico era tomar un vuelo que me llevase hasta allí. Si no, hubiera tenido que tomar un autobús de más de 24 horas hasta Huaraz, un destino que quería visitar sí o sí antes de irme.

Así que finalmente visité Lima dos veces: antes y después de ir a la Cordillera Blanca. En la primera visita, que es la que te cuento hoy, llegué a Lima sin muchas expectativas. Durante todo mi viaje por Sudamérica había comenzado a “odiar” las grandes ciudades y amar los espacios naturales, así que meterme en una ciudad de 9 millones de habitantes no me hacía mucha gracia.

De lo que me dí cuenta cuando llegué a Lima fue de que había tres lugares bien diferenciados: los barrios de Miraflores y Barranco, que son los más ricos y donde se concentra la actividad turística; el centro, una burbuja histórica en mitad de la vasta ciudad; y todo lo demás. Y es que si hay un lugar en el que se pueden ver los contrastes de la sociedad peruana, es en Lima. Nada tienen que ver los grandes edificios, casinos y malls de Miraflores con las casitas humildes de los barrios más pobres y conflictivos como el del Callao.

Qué ver en Lima: Miraflores

Miraflores es una Lima aparte. Es aquí donde viven quienes tienen un mayor poder adquisitivo, donde reinan los edificios altos y parques impecables y donde se concentran la mayoría de hoteles y actividades para visitantes. Es también el barrio más seguro, quizá por eso sea el preferido de quienes se quedan varios días en la capital.

Qué ver en Lima
Lo mejorcito de Miraflores es esto: sus vistas sobre el Pacífico. ¿Qué te parece este atardecer?

Lo mejor de Miraflores es que es un balcón al Pacífico. La ciudad de Lima se asienta sobre acantilados que dan al mar, y todo Miraflores tiene un estupendo paseo con las mejores vistas de las playas y la costa. El día que llegué a la ciudad quedé con Eva, una compi de un curso de inglés que hice hace unos cuantos años que en ese momento vivía en Lima. Precisamente recorrimos todo este paseo y me mostró, entre otras cosas, el Parque del Amor, un pequeño parque emblemático del barrio.

Parque Kennedy

También llegamos hasta el Parque Kennedy, más comúnmente conocido como “el parque de los gatos”. ¿Por qué? Porque es una especie de hogar para decenas de gatitos que pueden ser incluso adoptados. Aquí tienen comida y cientos de visitantes que vienen a disfrutar de ellos por un ratito, ¡así que es un paraíso para ellos! Y cómo no, también para los y las amantes de los gatos (entre las que me encuentro 🙂 ). Además de gatos, en este parque hay actividades culturales y ese día había un grupo salsero actuando en vivo.

Alrededor de esta plaza es donde se encuentran la mayoría de tiendas y restaurantes del barrio de Miraflores. Se puede decir que es como el otro centro de la ciudad. De hecho, incluso los tours que recorren el centro de Lima salen desde este punto. También en los alrededores, pasando el óvalo de Miraflores (una rotonda llena de banderas peruanas), podrás encontrar muchísimas tiendas de souvenirs. Si no encuentras aquí un recuerdo de tu viaje, es que no existe.

Pero no todo son compras y parques en Miraflores. También hay sitio para la historia. Una de las cosas más curiosas de Lima es que hay ruinas pre-incas por toda la ciudad, y unas de las mejor conservadas están aquí. La Huaca Pucllana es un sitio arqueológico atribuido a la cultura Lima, uno de los muchos pueblos pre-incas que se asentaron en esta zona de Perú. En estas ruinas, rodeadas de edificios, se puede conocer más sobre cómo vivían los pobladores de esta cultura y visitar una gran pirámide que permaneció oculta bajo la tierra durante mucho tiempo.

Qué ver en Lima: Barranco

El barrio de Barranco está pegadito al de Miraflores, por lo que es sencillo llegar hasta él. Si bien no tiene demasiado que destacar, es el barrio bohemio de Lima y está lleno de cafés. No hay que perderse el Puente de los Suspiros. Se dice que para cruzarlo hay que pedir un deseo y contener la respiración hasta llegar al otro lado. Si consigues llegar sin respirar, se cumplirá.

Qué ver en Lima, Barranco
Antes de cruzar el puente, pide un deseo. Si llegas al otro lado sin respirar, ¡se cumplirá!

Qué ver en Lima: centro histórico

Para llegar al centro de Lima desde Miraflores o Barranco hay que tomar el transporte público. Existen unas líneas de autobús que funcionan simulando al metro (que no existe allí), y la que lleva al centro tarda unos 20 minutos.

El centro lo conocí con un free-tour. En muchas ocasiones opto por hacer este tipo de tours, ya que suelen enseñarte detalles y rincones que otros tours más turísticos no te enseñan y pagas lo que crees que merece el tour. En este caso la verdad es que no me gustó demasiado (no recuerdo la compañía, pero el guía tenía camiseta amarilla). El recorrido en sí estuvo bien, pero el guía era demasiado lento explicando. El tour duró unas 4 horas en total y, como os decía antes, salía desde la entrada del Parque Kennedy.

Desde allí tomamos el autobús-metro que nos llevó hasta el centro y caminamos hasta la Plaza de Armas. Como todas las ciudades coloniales, la Plaza de Armas sigue el patrón de Catedral-Palacio de Gobierno-fuente-edificios importantes, así que esto es lo que te encontrarás. En el momento en el que llegamos se estaba realizando el cambio de guardia en el Palacio de Gobierno (que fue la casa de Pizarro, el fundador, y ahora es la del Presidente de Perú), y hubo un desfile con caballos muy bonito.

Qué ver en Lima
El desfile del cambio de guardia pasando por delante de la Catedral de Lima

Después visitamos la Casa de la Literatura Peruana, que fue la primera estación de tren de Lima, y los Conventos de Santo Domingo y de San Francisco, de los cuales nos contó curiosidades como que había puertas que no se habían abierto en siglos por supersticiones de espíritus de la época de la colonia en las que se sigue creyendo hoy día. En el Convento de San Francisco se encuentran las Catacumbas de la ciudad y también pueden visitarse. Y cómo no, siendo un tour, el guía nos llevó a una tienda de recuerdos en la cual pudimos probar pisco de diferentes sabores y comprar alguna artesanía. Hay que reconocer que los piscos estaban bastante ricos, especialmente uno que era tipo crema Baileys, y es una pena que no comprase ese día porque después no lo encontré ni en supermercados ni en tiendas.

Qué ver en Lima: todo lo demás

Lima tiene 9 millones de habitantes y 43 distritos, así te podrás imaginar que la mayoría de la gente vive fuera de los barrios de Miraflores, Barranco y el centro. Uno de los lugares más conocidos de Lima es Callao que, si bien no pertenece a Lima en realidad, es donde se sitúa el aeropuerto. Además, se sitúa sobre una lengua de tierra que se adentra en el océano, que es una zona conocida por sus restaurantes. En mi caso decidí no ir, porque está bastante lejos de Miraflores, donde me alojaba.

Para ir al aeropuerto (que por cierto es un abuso, ya que el taxi cobra 60 soles por trayecto, unos 16 euros) se pasa por muchos distritos de Lima en los que se va viendo la progresión desde el “gran barrio” de Miraflores, con sus avenidas y grandes edificios, a los barrios más humildes con pequeñas casas, tráfico caótico y nada de lujos. Para ir de manera segura, ya que se han reportado robos en los taxis en ocasiones, puedes echar un vistazo a los traslados de Civitatis.

En general, Lima no me gustó especialmente. Hay que admitir que, para ser una ciudad tan grande, no llega a los niveles de caos de La Paz, en Bolivia, y creo que la calidad de vida en Miraflores es bastante buena. Pero para mi gusto, le falta encanto, alma. Ciudades como Arequipa o Cusco, también coloniales y con historia, tienen mucho más para ver y disfrutar que Lima en sí, y creo que si no fuese porque el de Lima es el único aeropuerto internacional de Perú, no habría apenas visitantes. Así que, antes de volar a España, salí de la ciudad por unos días y me fui para Huaraz para disfrutar de los Andes en todo su esplendor.

Próximo destino: Huaraz y la Cordillera Blanca.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Qué ver en Lima, capital de Perú, en dos días”