Qué ver en Estambul por zonas y con mapa

La antigua Constantinopla es una de esas ciudades que seguro has soñado alguna vez con visitar. Si finalmente vas a preparar tu viaje, hoy te traigo una guía sobre qué ver en Estambul, dividido por distritos y con un mapa para que puedas ubicar todo lo que te reseño y más.

Estambul es una ciudad inmensa, con muchísima historia y muchas peculiaridades. Se sitúa en dos continentes, Europa y Asia, separados por el estrecho del Bósforo, que a su vez conecta dos mares, el de Mármara y el Negro.

Ha sido capital del imperio Romano de Oriente y en aquella época se llamó Bizancio. Después fue capital del imperio Otomano, época en la que se bautizó como Constantinopla. Finalmente, a principios del siglo XX, cuando Turquía se proclamó República, perdió la capitalidad y volvió a cambiar de nombre, pasando a ser Estambul. Aunque perdiese esa capitalidad histórica, sigue siendo la ciudad más poblada de Turquía y también la más visitada, y es que hay mucho que ver en Estambul.

Recuerda viajar a Turquía con seguro de viajes. Yo te recomiendo Mondo porque todo con ellos es muy fácil, tienen una gran relación calidad-precio, una app desde la que gestionar cualquier incidencia, y además, por leer Viajes e ideas, te llevas un 5% de descuento.

Qué ver en Estambul: Fatih

Fatih es el distrito más importante a nivel turístico de Estambul y es que es allí donde se concentra gran parte de sus museos y grandes monumentos. La Plaza de Sultanahmet es el epicentro de todo, así que será un buen punto de partida para recorrer toda esta parte de la ciudad. Desde allí, por cierto, salen los free-tours, y te recomiendo hacerlo el primer día para conocer mejor la historia de la ciudad y así tener una perspectiva y datos históricos a la hora de visitarlo todo.

Santa Sofía

En los alrededores de Sultanahmet están las principales joyas de la corona de Estambul, entre las que se incluye Santa Sofía. Lleva en pie 1.500 años, siendo en primer lugar una iglesia allá en la época bizantina. Después fue mezquita (en la época otomana) y finalmente se convirtió en museo cuando se proclamó la República de Turquía, a principios del siglo XX.

Siempre fue la mezquita más importante de Estambul por sus gigantescas dimensiones. La cúpula tiene 30 metros de diámetro y 56 de altura, dando al edificio una gran amplitud en el interior. No dejes de subir a la segunda planta donde podrás ver los restos de los mosaicos bizantinos que se han podido conservar gracias a que en el periodo otomano se cubrieron tras una capa de yeso blanca.

Para acceder a Santa Sofía debes pagar una entrada (pues es un museo) de 60 liras (unos 10 euros), que puedes comprar online o de forma presencial. Ten en cuenta que se forman bastantes colas, ya que es uno de los lugares más visitados y hay controles de seguridad.

Viajar a Turquía, Estambul
Santa Sofía es uno de los mayores tesoros que ver en Estambul

Mezquita Azul

Frente a Santa Sofía, al otro lado de Sultanahmet, se encuentra la Mezquita Azul. Ésta fue construida a principios del siglo XVII con la intención de convertirla en la mezquita principal de la ciudad y parece que el sultán Ahmed I lo consiguió.

Conocemos comúnmente a esta mezquita como la Azul, debido al color de los 20.000 azulejos que decoran su impresionante interior, pero en realidad se llama Mezquita de Sultanahmet, en homenaje a quien dio la orden de construirla. Junto a ella, de hecho, se encuentra el mausoleo del sultán y su familia. Puedes visitar ambos siguiendo las reglas de la religión (descalzarse, cubrirse cabeza, hombros y piernas), pero ten en cuenta que a la Mezquita Azul solo podrás entrar en horario de visita turística (cuando hay rezo no se pude acceder). El acceso es gratuito.

Palacio de Topkapi

No muy lejos de la plaza de Sultanahmet (de hecho, detrás de Santa Sofía) está el Palacio de Topkapi. Fue residencia de los sultanes otomanos hasta finales del siglo XIX, cuando comenzaron a descubrir que otras realezas europeas tenían varios palacios y castillos muy suntuosos, llegando a la conclusión de que ellos se estaban quedando anticuados.

Anticuados o no, lo cierto es que hoy día a ninguno de nosotros nos importaría vivir en un lugar como ese. Ocupa una situación privilegiada, con vistas al Bósforo y al Cuerno de Oro, y está formado por un sinfín de edificios que en su día eran el harén (donde hacían vida privada el sultán y su familia), la biblioteca, las dependencias de gobierno, las cocinas…

La entrada general cuesta 60 liras (unos 10 euros) y si quieres visitar el harén deberás pagar otra entrada aparte de 35 liras (alrededor de 5 euros).

Hipódromo

Los monumentos más antiguos de Estambul los podrás encontrar en la zona del Hipódromo, frente a la Mezquita Azul. Se trata de las columnas que decoran hoy día la plaza (una egipcia traída por el emperador Teodosio y otra forjada con los escudos de soldados derrotados en las Guerras Médicas, en el siglo V) y son antiguos tesoros históricos.

El hipódromo debe su nombre a que aquí estaba el lugar donde en la época romana se celebraban las carreras de cuádrigas. Ocupaba toda la extensión de la plaza de Sultanahmet y más, ya que hubo que derribar parte de las gradas para construir la Mezquita Azul, entre otras cosas.

Cisternas

Debajo de Estambul existe otra ciudad paralela: la de las cisternas. Se trata de increíbles construcciones con las que los bizantinos dotaban de agua potable a la creciente población. La más conocida es la Basílica Cisterna, frente a Santa Sofía, que puede visitarse por 20 liras (unos 3 euros), pero no es la única.

Cerca de la Mezquita Azul existe una tienda de alfombras muy reputada llamada Nakkas que, al ir a hacer unas obras, descubrieron que bajo su edificio se encontraban los restos de un cisterna. Lo más curioso es que puedes entrar a la tienda para visitar la cisterna de forma gratuita y además existe una pequeña exposición dedicada al hipódromo.

Bazares

Además de por sus monumentos y lugares históricos, Estambul es conocida por ser uno de los mayores centros de comercio de la historia. En cierto modo sigue siendo así, y es que una de las principales atracciones de la ciudad (y de toda Turquía) son sus bazares.

El Gran Bazar se lleva la palma porque allí puedes encontrar de todo, pero también es cierto que es muy turístico y que hay que regatear mucho porque intentarán cobrarte de más. El Bazar de las Especias en principio vendía esto, especias, pero ahora se ha diversificado y vende un poco de todo también. Por último, hay otro bazar menos conocido, el de Arasta, que se encuentra detrás de la Mezquita Azul y que es algo más elegante, pues no son cientos de puestos donde se vende de todo, sino tiendas de alfombras, joyas y productos con una cierta calidad.

Qué ver en Estambul - Gran Bazar
Todos los puestos de los bazares de Estambul te encantarán. ¡Son muy coloridos!

Mezquita de Suleimán

La Mezquita Azul se construyó con la intención de ser la más grande de la ciudad, pero no solo no lo consiguió sino que hoy día este título lo ostenta la Mezquita de Suleimán. Soliman I El Magnífico fue quien ordenó su construcción y Mimar Sinan, el arquitecto más famoso del imperio Otomano, quien la diseñó. Fue devastada por incendios y terremotos varias veces, pero ha sido siempre reconstruida y gracias a ello hoy podemos ver uno de los edificios más imponentes de la ciudad.

Acueducto de Valente

Uno de los monumentos más desconocidos que ver en Estambul es el Acueducto de Valente. ¿Un acueducto en Estambul? ¡Pues sí! Se construyó en la época del emperador romano Valente (de ahí su nombre) y se utilizaba para traer agua hasta la ciudad desde un bosque cercano. Tenía 1 kilómetro de longitud y, aunque no se conserva entero, podemos apreciarlo en bastante buen estado en el parque Sarachane.

Iglesia de San Salvador de Cora

Algo más alejada del epicentro de Sultanahmet está San Salvador de Cora, una antigua iglesia que posee los mosaicos bizantinos mejor conservados de la ciudad. La iglesia hoy es un museo, y lo verás en todas las guías y mapas como Kariye Müzesi. La entrada cuesta 45 liras (unos 6 euros).

Ya que vas hasta San Salvador de Cora, aprovecha para dar una vuelta por el barrio. En las inmediaciones encontrarás la calle Kariye Bostani, donde hay unas coloridas casas de madera ideales para hacer fotos para Instagram. También en toda esta zona verás los restos (bastante bien conservados) de las murallas de Constantinopla.

Qué ver en Estambul: Eyüp

Eyüp no es un distrito muy conocido de Estambul, pero merece la pena adentrarse en sus calles y conocer algunos lugares. Allí no verás demasiados turistas, sino mucha gente local, así que te será más fácil comprender cómo es la vida en Turquía.

Mezquita de Eyüp

Un lugar que no te puedes perder es la Mezquita de Eyüp, cuyo interior es muy bonito y el exterior está muy animado, especialmente en fin de semana. Esta no es una mezquita frecuentada por turistas, así que, si eres mujer, recuerda llevar un pañuelo para cubrirte la cabeza. En las mezquitas más famosas, como la Azul, te dejan un pañuelo si no tienes, pero aquí no hay.

Mirador de Pierre Loti

En los alrededores de la Mezquita de Eyüp encontrarás el teleférico que te lleva hasta lo alto de una colina donde se encuentra el mirador de Pierre Loti, uno de los lugares con mejores vistas de toda la ciudad. Para subir al teleférico puedes acceder con la tarjeta de transportes y el viaje dura apenas unos minutos. Cuando estés arriba, además de las fotos de rigor, tómate algo en sus terrazas. Las vistas son muy buenas y los precios muy económicos.

Qué ver en Estambul, mirador de Pierre Loti
El Cuerno de Oro visto desde dentro con las mezquitas de fondo

Qué ver en Estambul: Beyoglu

Puede que Beyoglu no te suene de nada, pero si te digo Taksim y Gálata, seguro que sí, ¿verdad? Es el distrito en el que se encuentran estos dos famosos lugares que, por supuesto, tienes que visitar. También existe un free-tour por allí que sin duda te ayudará a entender mejor su pasado y su presente.

Puente de Gálata

Para llegar hasta esta parte de la ciudad desde Sultanahmet lo mejor es cruzar el Puente de Gálata, ya sea a pie o en transporte público. La peculiaridad de este puente es que tiene dos niveles; por arriba va el tráfico y por abajo hay restaurantes. Es uno de los mejores lugares para ver el atardecer en Estambul, y es que desde aquí se puede apreciar perfectamente cómo el dorado sol se refleja en las aguas de este entrante del Bósforo llamado Cuerno de Oro precisamente por este momento del día.

Torre de Gálata

Construida como torre de vigilancia en 1348, hoy en día es un museo y un gran mirador a la ciudad. La entrada son 25 liras (unos 4 euros), aunque si pretendes subir debes saber que tendrás que guardar cola. Si no te apetece subir a la torre, sino ver las vistas con la torre en la postal, entonces puedes subir a algunos de los bares que se encuentran en las azoteas del barrio a tomar algo y contemplar el paisaje.

Calle Istiklal

Las calles del barrio de Gálata están llenas de pequeñas tiendas y es que toda esta zona de la ciudad es muy comercial. Hay una calle, Istiklal, que conecta Gálata con la Plaza de Taksim y que es la principal calle de compras de Estambul. Además de muchas tiendas, artistas callejeros y gente de shopping, presta atención a las fachadas y al tranvía que la recorre.

Plaza Taksim

La Plaza Taksim es muy conocida en Estambul por ser el punto de encuentro entre amigos para ir de compras o salir de fiesta. Además, es el lugar donde la gente local acude a manifestarse ante acontecimientos políticos o sociales.

Qué ver en Estambul: Besiktas

En este caso puede que te suene el nombre de Besiktas porque hay un equipo de fútbol que lleva este nombre. Más allá de eso, hay dos lugares que me gustaría destacar del distrito porque considero que son imprescindibles en una visita a Estambul.

Palacio de Dolmabache

¿Recuerdas que hablando del Palacio de Topkapi mencionaba que los sultanes dejaron de usarlo porque no estaba a la moda europea? Pues Dolmabache es uno de los resultados de aquella decisión y es uno de los palacios que construyeron y que fueron el principio del fin de la dinastía.

Dolmabache es un palacio muy suntuoso, inspirado en otros grandes palacios como los de Versalles o San Petersburgo, y eso se deja notar en la decoración. Se sitúa a orillas del Bósforo y por supuesto las grandes salas tienen grandes ventanales y puertas con vistas al estrecho. Se conserva toda la decoración original y hay salones que son verdaderas preciosidades. Por ello, y porque el gobierno quiere conservarlo bien, no se pueden hacer fotos y hay que cubrirse los pies con unos plásticos para no ensuciar ni dañar los suelos. La entrada combinada de palacio y harén cuesta 90 liras (unos 15 euros) e incluye audioguía de manera gratuita.

Qué ver en Estambul, mezquita de Ortaköy
El interior de la Mezquita de Ortaköy es como un palacio. ¡Preciosa!

Mezquita de Ortaköy

También muy bonita me pareció la Mezquita de Ortaköy, a orillas del Bósforo y del puente del mismo nombre. Al contrario que otras mezquitas de la ciudad, Ortaköy es pequeñita. Aún así, no deja de ser una pequeña joya, y es que más allá de su emplazamiento, por dentro es como un pequeño palacio y muy luminosa. De las mezquitas más bonitas de Estambul.

Qué ver en Estambul: Üsküdar

Como te decía y bien sabrás, Estambul está asentada en dos continentes. Hasta ahora te he hablado de la parte europea, pero merece mucho la pena cruzar el Bósforo y plantarse en la asiática para ver los barrios donde no hay tantos turistas.

Mezquita Sakirin

Ya que terminaba de hablar de Besiktas con una mezquita, me gustaría mencionar otra que se encuentra, esta vez, en Üsküdar. Se trata de la Mezquita Sakirin, la primera mezquita diseñada por una mujer, Zeynep Fadıllıoğlu. Es muy moderna y nueva (2009), lo que le da un toque muy diferente a todas las demás.

Torre de la Doncella

Una de las imágenes más icónicas de Estambul es la de la Torre de la Doncella. Este edificio, situado en una pequeña isla, se construyó, según la leyenda, porque el sultán recibió la noticia de que su hija moriría al cumplir los 18 años. Decidió encerrarla en la torre para mantenerla a salvo y, cuando llegó el día de su 18 cumpleaños, al ver que había sobrevivido, le envió una cesta de frutas. La mala suerte quiso que dentro de la cesta hubiera una serpiente, que picó a la doncella y finalmente acabó con su vida ese día.

La torre en realidad poco tiene que ver con esa triste historia y hoy es un museo. Cuenta además con un restaurante donde desayunar, comer o cenar con una de las mejores vistas de Estambul. Para llegar, hay que tomar un ferry desde la misma parte asiática.

Qué ver en Estambul, Torre de la Doncella
Ver un atardecer en Estambul con la Torre de la Doncella en primer plano es la mejor forma de terminar tu visita a la ciudad

Atardecer en «Las Alfombras»

Y con tan buenas vistas como las que hay desde la Torre de la Doncella, ¿por qué no incluir la propia torre en la imagen y llevarte la postal perfecta de Estambul? Frente a la torre existe una zona conocida como «Las Alfombras», en la que puedes sentarte a tomar un té mientras ves el atardecer. Es realmente bonito ver el contraste del skyline de Estambul y cómo cambian los tonos del cielo. Sin duda, el mejor lugar para acabar un día en esta fantástica ciudad.

En este post he reseñado los lugares más interesantes que ver en Estambul, pero hay muchos más que seguro vas a descubrir caminando por sus calles. En el siguiente post te cuento cómo llegar a Estambul y cómo moverte por allí en transporte público.

Por último, si vas a viajar a Turquía en general, te dejo por aquí también el post con todo lo que ver en Turquía, desde Estambul hasta Kars, casi en la frontera con Armenia, pasando por Izmir, Pammukale, Antalya, la Capadocia y muchos otros lugares menos conocidos de este fascinante país. ¡Buen viaje!

Prepara tu viaje a Estambul

Transportes
Compara los precios de los vuelos a Estambul con Skyscanner

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Estambul a través de Booking o de Agoda

Actividades
Reserva tus tours y excursiones en Estambul con Civitatis

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viajes a Turquía con Mondo y llévate un 5% de descuento

Tarjetas sin comisiones
Paga y saca dinero sin comisiones con la tarjeta de BNext (y llévate 10€)

Equipamiento viajero
Compra lo que necesites para viajar a Turquía en Amazon

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *