Lugares que ver en Catamarca, la Argentina desconocida

En los dos y meses y medio que estuve en Argentina lo que más me gustó fue Catamarca. Esta región pobre del norte argentino es una total desconocida y, de verdad, no entiendo por qué. Es de lo más hermoso que he visto en mi vida, un placer para la vista escondido en mitad del desierto. Así que para que lo descubras, he preparado este post con las cosas que ver en Catamarca. ¡Anótalo todo!

Cuando planeé el viaje ni de lejos se me ocurrió pasar por Catamarca. Para mí, era un lugar que pasar por la ruta 40, pero no le presté ninguna atención. No fue hasta que Lis, la chica con la que me hospedé en Córdoba a través de Couchsurfing me dijo que los paisajes allí eran hermosos. Ella es de Catamarca y recuerdo que me habló del Paso de San Francisco (hacia Chile), aunque como aún me quedaba lejos, no pensé que fuese a ir. Después, cuando llegué a Amaicha del Valle (Tucumán) semanas después volví a escuchar sobre Catamarca. Allí, en la Cascada, una señora me habló de lo maravillosas que eran las Termas de Fiambalá, y Marcos, el chico del hostel donde me alojaba, me dijo que el Campo de Piedra Pómez era espectacular, y que había lugares donde los volcanes habían expulsado lava tan alto en la atmósfera que se había congelado y caído como flechas negras en el campo.

Con la duda ya de qué hacer, si hacer un alto en Catamarca o seguir para La Rioja, un chico totalmente desconocido me dijo en la terminal de autobús que era lo más bonito que había visto en la vida. Hualfín, Londres, Fiambalá, Antofagasta… todos los lugares tenían algo especial y unos paisajes de otro mundo. Y así, en el último momento antes de comprar el pasaje, me decidí a descubrir todo lo que ver en Catamarca. Lo que iba a ser unos pocos días se convirtió finalmente en unos 10 días, entre otras cosas, porque yo dependo de transporte público y eso, en esta región, no es que funcione demasiado bien.

Lugares que ver en Catamarca: Hualfín

Desde Amaicha fui para Santa María, primer pueblo en Catamarca yendo por la ruta 40 de norte a sur. Allí no me quedé; simplemente cambié de autobús para ir hacia Hualfín. Aun así, después me enteré de que hay cerros de colores y ruinas. Llegué a Hualfín en el único bus que pasa en todo el día (ruta Santa María – Belén) y me alojé en el único alojamiento que hay en el pueblo: la hostería municipal. Es un lugar tan pequeño y con tan poquito turismo, que ni alojamientos hay. Para que no te pase lo que me pasó a mí, te recomiendo que utilices Booking y veas qué alojamientos hay en tu ruta de lugares que ver en Catamarca para que no te quedes sin lugar donde dormir.

Hualfín, que ver en Catamarca
Hualfín es un pueblecito en el que normalmente no pararías

Los señores de la hostería fueron muy amables y me indicaron qué lugares visitar en el pueblo. Primero el Pozo Verde, que son unos ojos de agua en mitad de la quebrada. La verdad que el día amenazaba lluvia y no apetecía meterse, pero para un día de verano debe ser una pasada. Después, la iglesia histórica, un mirador y una bodega municipal pequeñita, Bodega Hualfín, que elabora sus vinos con la uva de los agricultores del pueblo. Un poco más retirado, en la quebrada, se encuentra la Terma de la Quebrada, un pozo de agua que emana a unos 36 grados y en la que es posible bañarse en cualquier momento. ¿Lo mejor de todo? ¡Todo es gratis!

Lugares que ver en Catamarca: Belén

Desde allí fui para Belén, una ciudad algo más grande, pero sin ningún atractivo. Ésta se convertiría en el “centro de operaciones” de mi visita a Catamarca, ya que para todo había que hacer conexión allí. Lo mejor de Belén es que tiene un cajero que funciona, cosa que parece bastante irrelevante en cualquier entorno civilizado, pero que es de vital importancia para sobrevivir en toda esta región. Por ejemplo, en Hualfin estaba fuera de servicio desde que cayó una tormenta de granizo, y en Antofagasta de la Sierra llevaba ¡dos meses! fuera de servicio (el banco más cercano es Belén, a 6 o 7 horas en autobús – 3 o 4 en coche). Además, solo hay cajeros de la red Link, por lo que si tu tarjeta no funciona con esa red, estás, literalmente – y perdón por la expresión-, jodido. Te digo por experiencia (llegué a Belén desde Hualfín con 17 pesos en el bolsillo) que cuando visites esta región, cada vez que veas un cajero que funcione, ¡saca todo el dinero que puedas!

Lugares que ver en Catamarca: Londres

Como ví que en Belén no había nada interesante qué hacer, decidí irme a Londres. Y no, no es que me cruzase el charco hasta Inglaterra, sino que me fui a un pueblito llamado así a unos 10 kilómetros de Belén. El pueblito en sí tampoco tiene mucho, aunque aquí se encuentran las ruinas de Shincal. Estas ruinas pertenecen a un pueblo precolombino que, con la llegada de los españoles, quedó despoblado. Pocos días antes había visitado las ruinas de Quilmes en Tucumán y he de decir que Shincal me gustó bastante más, ya que hay un recorrido y explicaciones sobre las ruinas, además de que el paisaje de los alrededores es espectacular.

Ruinas de Shincal, que ver en Catamarca
Las ruinas de Shincal son el mejor ejemplo de vida precolombina en Catamarca

Desde Londres quería ir para Fiambalá, pero no hay manera de ir directamente, así que volví a Belén para tomar un bus hasta Alpasinche, un puesto de control de la policía en el medio de la nada (literalmente, aparte de eso, no hay nada más), y esperar casi una hora hasta que pasase el bus para Fiambalá. En total, unas 4 o 5 horas de viaje para 180 kilómetros. Si hay un lugar para entrenar la paciencia, ese es Catamarca 🙂 .

Lugares que ver en Catamarca: Fiambalá

Llegué a Fiambalá tarde así que lo único que pude hacer ese día fue visitar el Museo del Hombre. Es un museo chiquitito, aunque muy interesante. Aquí se exhiben objetos encontrados en las montañas de los alrededores y dos momias incas, además de tener una sala dedicada a las expediciones a los “seismiles”, el conjunto de montañas que rodean Fiambalá y que superan esta altura (incluyendo el Nevado Ojos del Salado, que es uno de los picos más altos de toda la cordillera de los Andes).

Con estos gigantes en los alrededores, te puedes imaginar que el paisaje es increíble. Desde aquí se puede ir hasta el Paso de San Francisco, pero es necesario tener vehículo. Si no, se pueden contratar excursiones para ir ahí o al Monte Pissis, pero son bastante caras (3500 pesos, unos 200 euros, para 4 personas). En mi caso, me quedé con las ganas, ya que no encontré a nadie que quisiera hacer la excursión, porque aquí viene otro reto al viajar por Catamarca: en temporada baja, apenas hay gente viajando por aquí (y los pocos que hay en su mayoría viajan con sus 4×4 en grupo).

Lo que sí pude hacer fue ir a las famosas Termas de Fiambalá. Se encuentran a unos 15 kilómetros del pueblo, por lo que, una vez más, hace falta coche. En mi caso, fui con gente del hostel que andaba en su coche; si no, hubiera tenido que contratar un remis (especie de taxi).

Las Termas son muy recomendables. Se encuentran enclavadas en una quebrada en la montaña y son unas 15 piscinas de agua a cada cual más caliente. Cada piscina tiene un grado más que la anterior, llegando hasta los 45 grados de temperatura. La entrada cuesta 75 pesos y hay cabañas allí mismo, por lo que puedes alojarte ahí si quieres. Otra cosa curiosas es que abren hasta las 12 de la noche, y debe ser increíble estar en las termas y observar el cielo desde ahí. Desafortunadamente, solo fui de día.

Termas de Fiambalá, que ver en Catamarca
Las termas de Fiambalá están muy bien aunque algo alejadas

También a 15 kilómetros de Fiambalá se encuentra Saujil, otro pueblo famoso por su Duna Mágica, un buen lugar para practicar el sandboard (aunque en mi caso no se me dio muy bien XD). Desde aquí y a otros pocos kilómetros se encuentran los Medanitos, con muchas más dunas.

Y una cosa más para hacer en Fiambalá es… ¡beber vino! ¡Y qué vino! De los mejores vinos que he probado en mi vida, de verdad. Junto con Alex, una chica francesa que estaba en el hostel, nos acercamos hasta la Bodega Abaucán, una bodega orgánica pequeñísima que solo produce 5000 botellas de vino al año. Además de enseñarnos cómo producen el vino, esta pareja italo-argentina nos abrió las puertas de su humilde casa y comimos y bebimos vino con ellos durante todo el día. También existen otras bodegas algo más grandes, como Tizac, que también pueden visitarse de forma gratuita. Según comentaban los productores, éste lugar es muy idóneo para la uva, ya que es muy seco, y prevén que en unos años Fiambalá se convierta en un conocido lugar por sus vinos. ¡Ojalá! 🙂

Lugares que ver en Catamarca: Antofagasta de la Sierra

Antofagasta es un pequeño pueblo literalmente en mitad de la nada, pero es espectacular. Entre los lugares que ver en Catamarca, para mi este es el número 1. Volcanes, salares, naturaleza de otro mundo… este pueblo lo tiene todo para convertirse en el futuro en un gran reclamo turístico, pero aún hay muchos aspectos que mejorar, como por ejemplo, las conexiones por carretera.

¿Cómo llegar a Antofagasta?

Llegar no es nada fácil. Si te mueves en autobús (como es mi caso – año 2016), has de saber que solamente hay dos colectivos a la semana desde Belén: los miércoles y los viernes por la mañana. Si tienes suerte y puedes pillarlo, ármate de paciencia porque tarda, nada más y nada menos, 9 horas. En realidad no está tan lejos – unos 300 km-, pero la ruta se las trae. Es por eso que, aunque vayas con tu vehículo, te llevará más de lo previsto llegar hasta Antofagasta. Tramos de ripio, tramos con el asfalto a medias o ríos que cruzar son solo algunos ejemplos para que comprendas por qué se tarda tanto XD.

Para salir de Antofagasta, ¡estás de suerte! Hay un autobús más: el lunes por la mañana 🙂 . También puedes intentar hacer dedo por si alguna camioneta va hacia Belén, pero yo te digo que no le tengas demasiadas esperanzas (por experiencia).

Otras cosas a tener en cuenta al ir a Antofagasta

Otro factor a tener en cuenta aquí es que no hay internet por regla general, y solo encontrarás dos puntos con wifi: el de la gendarmería, libre, y el de la hostería, con clave. Si pasas por una calle en la que hay gente con su móvil, no lo dudes: ése es el punto wifi.

Como te decía antes, acuérdate de sacar dinero siempre que puedas en Catamarca, especialmente si vas a Antofagasta. Aquí el cajero lleva roto desde diciembre (2015) y parece que no hay perspectivas de que lo vayan a arreglar, ya que Banco Nación le pide al pueblo 40000 pesos para poder ir en avión a arreglarlo… Un escándalo, teniendo en cuenta que este pueblo vive del turismo y que la mayoría de los que vienen a vsitarlo cuentan con que el cajero funciona y no se llevan suficiente dinero en efectivo. Por supuesto, olvídate de casas de cambio, banco como tal o pago con tarjeta. Si te quedas sin dinero, te toca ir a Belén de vuelta para ir al cajero. (Éste fue el caso en 2016, puede que hoy día esto haya cambiado).

¿Y por qué es tan importante llevar mucho efectivo? Principalmente porque las excursiones solo pueden hacerse contratando servicios de 4×4 que son bastante caros. Además, no puedes hacer todos los puntos de interés de los alrededores en un solo día por las grandes distancias, así que sumando excursiones, al final te sale por un pico.

Campo de Piedra Pómez

Obviamente con los precios que tienen las excursiones puedes decidir no hacer todas, pero una que hay que hacer es la del Campo de Piedra Pómez. Ésta se hace en mediodía, aunque hay veces que se combina con la del Volcán Galán. Además, suele hacerse en la mañana, ya que en la tarde el fuerte viento es muy molesto aquí. El precio está en unos 2000 o 2500 pesos (120-150 euros) para 4 personas.

El Campo de Piedra Pómez es un mar de piedra marrón y blanco. Se extiende por muchísimos kilómetros llegando casi hasta Fiambalá aunque obviamente solo se visita una parte. El viento le ha dado unas formas muy particulares a las rocas, por lo que es posible hacerse fotos de cualquier tipo. ¡Rienda suelta a la imaginación!

Campo de Piedra Pómez, que ver en Catamarca
Este lugar es como un mar gigante, con olas de formas raras y tonalidades cálidas

Volcán Galán y Laguna Grande

El tour más completo es éste por la cantidad de lugares que se visitan. El tour comienza por el Campo de las Tobas, que es un lugar donde se pueden observar petroglifos, supuestamente de los incas. Después se sigue hasta una quebrada por la que la ruta va encajonada entre dos paredes de piedra. De ahí, se sigue ascendiendo hasta los 5000 metros de altura, al borde del cráter del Volcán Galán. Ésta es la altura máxima a la que se asciende, aunque el resto del recorrido va en su mayoría entre los 4000 y los 4700 metros de altitud.

El Volcán Galán cuenta con un cráter de 45 kilómetros de diámetro, siendo el más grande del mundo (o eso creo recordar). Dentro hay varias lagunas e incluso un cerro que lleva el mismo nombre. La primera laguna que se puede ver llegando desde esta dirección es la Laguna Diamante, un espectáculo para la vista. Ésta es la más conocida, aunque en el recorrido también se pueden observar otras tres, cada una de un color diferente: verde, roja y azul intenso. Lo curioso, es que ¡estas lagunas cambian de color cada cierto tiempo! Sin duda, un regalo que ver en Catamarca.

Antofagasta - flamencos
Los flamencos de la Laguna Grande

Ya saliendo del Volcán Galán se pone rumbo a la Laguna Grande, una reserva de flamencos donde se pueden avistar más de 10000 de estas aves, que acuden aquí en los meses de verano para tener a sus crías.

Esta excursión suele estar entre 3000 y 3500 pesos (180-210 euros) para 4 personas. Si se combina con la del Campo de Piedra Pómez sale por unos 4500 pesos (270 euros).

Salares y otros lugares

Otra excursión bastante famosa es la que va hasta el Salar de Antofalla. Yo me quedé sin dinero así que no pude ir, pero se cuenta que es muy bonito. Ésta sale por unos 2000 o 2500 pesos para 4 personas también y dura mediodía, ya que solo se va hasta el salar.

Además, existe otro salar, el del Hombre Muerto, y parece que hace poco arreglaron la ruta (de ripio) y se puede acceder con cualquier vehículo. Aun así, pregunta en información turística si en realidad es posible llegar, ya que allí te pueden decir cuál es el estado de los caminos, el clima, cosas a tener en cuenta por la altitud, etc.

Y para hacer algo más cerquita de Antofagasta de la Sierra (¡y sin gastar dinero!), puedes irte hasta alguno de los dos volcanes que están más próximos al pueblo: Antofagasta y Alumbrera. Cada uno de ellos tiene cerca una laguna con el mismo nombre, y es incluso posible subir hasta el cráter por un sendero (aunque tiene cierta complejidad porque es muy empinado y resbaladizo).

Antofagasta - volcan y llamas
Uno de los paisajes de Antofagasta: uno de sus volcanes de arena negra, una de sus lagunas con flamencos, algunas de las tropecientasmil llamas que hay por los alrededores…

Los problemas de Catamarca

Como ya te he ido contando en estos dos posts sobre Catamarca, no es fácil moverse por esta provincia. El mal estado de las rutas y el poco (y malo) transporte público, hacen que sea una odisea llegar de un lugar a otro. En esto influyen dos cosas: primero, que el dinero destinado por el gobierno no es mucho para esta provincia (poca población), y segundo, que hay poco turismo y por eso “no se necesita” más inversión. En el fondo, es la pescadilla que se muerde la cola. No hay inversión en rutas y transportes porque no hay turismo, y no hay turismo porque al ir a lugares como Antofagasta de la Sierra por tu cuenta te arriesgas a romper la suspensión del coche.

Otro problema es el de la accesibilidad al dinero. Como te decía, en Hualfín y en Antofagasta los cajeros no funcionaban. En el resto de lugares encontré que sí lo hacían, pero solo encontrarás cajeros del Banco Nación (red Link). Si tu tarjeta no funciona con Link, no puedes retirar dinero, y el único lugar donde hay red Banelco, es en la capital. El pago con tarjeta es casi inexistente, ya que la conexión a internet es casi inexistente también. Te las verás y desearás para encontrar un restaurante, café o incluso alojamiento con wifi en esta zona.

Además, encuentro que esta región no se promociona lo suficiente. De verdad que no lo entiendo, porque los paisajes que ver en Catamarca ¡son preciosos! En lugares como Antofagasta he llegado a pensar que en realidad no interesa que se conozcan estos lugares. Para el pueblo, la mayor actividad económica proveniente del turismo son las excursiones en 4×4. Mi teoría es que, si se da a conocer, se mejoran los accesos para las atracciones turísticas y se da entrada a la posibilidad de hacer otros tours, los que prestan estos servicios ahora mismo tendrían más competencia y tendrían que abaratar precios, entre otras cosas.

Esta región es muy árida y desértica, y aparte del turismo y la agricultura, no hay muchas otras actividades económicas. Hay una gran falta de oportunidades y eso ha llevado a que mucha gente se traslade a Catamarca capital o a otras regiones más prósperas en busca de trabajo, por lo que cada vez está más despoblada. Además, algo bastante preocupante que me contaron es que en Fiambalá, en los últimos años, había habido 15 suicidios de adolescentes, principalmente motivados por esta falta de oportunidades.

Catamarca necesita promoción. He de confesar que visitar estos lugares sin tener que pelearte con miles de turistas para hacerte una foto es fantástico, pero es un lugar muy lindo como para que pase desapercibido. Además, creo que el turismo puede ayudar enormemente al desarrollo de esta zona, mejorando transportes, creando puestos de trabajo e incrementando el nivel de vida de la gente que vive aquí. Así que si tienes oportunidad de visitar todo lo que hay que ver en Catamarca, ¡hazlo! 🙂

Próximo destino: Parque Nacional de Talampaya.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Lugares que ver en Catamarca, la Argentina desconocida”