Qué ver en Canadá de la costa oeste a la este

Canadá es uno de mis países favoritos y un lugar al que volvería una y mil veces. Su naturaleza es tan espectacular e inabarcable que harían falta muchas vidas para poder recorrer el país al completo. Tuve la suerte de viajar a Canadá durante 24 días descubriendo varias de sus regiones, así que he preparado esta guía con esos lugares imprescindibles que ver en Canadá basándome en mi ruta. ¡Espero volver pronto y seguir completándola!

Qué ver en Canadá: Columbia Británica

Al oeste del país, es una de las provincias más conocidas. Vancouver aparece siempre en los rankings de las mejores ciudades donde vivir en el mundo y muchísima gente sueña con viajar hasta aquí. Pero más allá de la ciudad, la Columbia Británica es un paraíso para los senderistas, los esquiadores y los aventureros en general. Algunos de los parques nacionales más espectaculares de Canadá están allí, hay cientos de islas que recorrer, es uno de los mejores lugares para ver orcas en libertad y tienen hasta su región vinícola.

Que hacer en Vancouver - lookout
Así es la vista desde el mirador Vancouver Lookout

Vancouver

Vancouver es la ciudad más poblada de la Columbia Británica, pero no es su capital, sino Victoria, en Vancouver Island. Es una ciudad muy cosmopolita y vibrante y por eso todo el mundo quiere visitarla. A mí la verdad es que me decepcionó un poco, pero es que me gustan más las ciudades con historia que los rascacielos. Aún así, por supuesto hay muchas cosas que hacer en Vancouver, como recorrer el Stanley Park, subir a la torre Vancouver Lookout para ver la ciudad desde las alturas, visitar el mercado de Granville Island o explorar la Grouse Mountain o el puente de Capilano, más en las afueras.

Squamish y Whistler

Como decía, más allá de la ciudad hay mucho por explorar, ¡y no a muchos kilómetros! La Sea to Sky Highway es una carretera que une Vancouver con Whistler, la capital del esquí en invierno en la Columbia Británica. En menos de 400 kilómetros puedes llegar hasta esta ciudad en la que, si no te gusta esquiar, siempre puedes realizar increíbles rutas de senderismo (en verano, claro).

Por el camino no te olvides de realizar una parada en el pueblo de Squamish. Con una tradición aún bastante arraigada de los indios nativos, en esta zona se intenta proteger la ‘Nación Squamish’ y mantener un equilibrio entre las antiguas costumbres y la nueva vida que surgió después de la colonización europea. Pero además de ser interesante culturalmente, el pueblo se sitúa a orillas del Howe Sound, un fiordo que viene desde la Bahía de Vancouver creando increíbles paisajes a lo largo de la ruta. No te olvides de mirar hacia arriba, porque las montañas de esta zona son una maravilla.

Nación Squamish, que ver en Canadá
Squamish, con el Stawamus Chief de fondo, el fiordo Howe Sound y la cultura de esta nación representada en totems

Kelowna

Algo más alejado de Vancouver se encuentra Kelowna, la capital del vino de la Columbia Británica. Es la ciudad más importante del valle del Okanagan, un inmenso lago que tiene hasta su propio monstruo de leyenda: la serpiente Ogopogo. El lago, junto a los viñedos, forma un paisaje muy bonito, aunque en esta zona no es tan accidentado como en el resto de la región.

Qué ver en Canadá: Alberta

Para mí, Alberta es el corazón de Canadá. Los paisajes que pintan las Montañas Rocosas parecen sacados de un sueño, ¡pero son reales! El Lake Moraine, el Lake Louise, el Glaciar Athabasca, la Icefields Parkway, los rincones de Jasper y Banff… ¡Hay tantos lugares increíbles en Alberta! Sin duda, de lo mejor que ver en Canadá está aquí, así que toma nota de los siguientes destinos (te lo amplío todo en esta ruta de 9 días por las Montañas Rocosas).

Jasper

Este pequeño pueblo que no llega a 5.000 habitantes es uno de los puntos de partida para explorar las Montañas Rocosas. Da nombre al Parque Nacional de Jasper, el mayor en las Rockies, y en él se pueden hacer decenas de caminatas y excursiones. Una de las más conocidas es la que recorre el Maligne Valley, un valle de varios kilómetros que comienza con el cañón natural Maligne y termina en el lago del mismo nombre. También es muy popular el sendero del Mount Edith Cavell para ver sus praderas y glaciares (en claro retroceso), y cerca del pueblo hay numerosos lagos que merecen un visita para darse un baño en verano o simplemente caminar. Muy recomendable es, igualmente, subir hasta Old Fort Point para tener una panorámica de Jasper y sus alrededores con la Pyramid Mountain al fondo.

Jasper, Montañas Rocosas de Canadá
Jasper y la Pyramid Mountain desde el Old Fort Point

Icefields Parkway

Desde Jasper parte la Icefields Parkway, que probablemente sean los 200 kilómetros de carretera más bonitos del mundo. Esta ruta conecta el pueblo con Lake Louise y Banff, recorriendo un precioso valle a orillas del río y Glaciar Athabasca. Si no tienes coche para recorrerla, siempre puedes recurrir a los tours, como hice yo, en los que ver las principales atracciones turísticas. Eso sí, no olvides detenerte un par de días en la pequeña Lake Louise antes de llegar a Banff.

Lake Louise

Pequeña, pero matona. Así es esta aldea en mitad de las Montañas Rocosas. Aquí se sitúan dos de los lagos más famosos del mundo y que hacen soñar a cualquiera. Ya sea por alquilar una canoa y remar por sus aguas, caminar por sus rutas de senderismo o por el poder que evocan esas montañas que se elevan hasta los 3.000 metros de altitud, Lake Louise es EL LUGAR que ver en Canadá.

Big Beehive, Lake Louise
Las vistas desde el Big Beehive hacen que la subida merezca la pena

El Lake Louise da nombre al pueblo y lo convierte en la mayor atracción turística de Canadá. Además de acercarte hasta la orilla para ver el increíble color de su agua, te recomiendo realizar la ruta de senderismo del Big Beehive y combinarla con la del Plain of the Six Glaciers. ¡Las vistas son alucinantes!

El Lake Louise es bonito, pero el lago que te hará realmente perder la cabeza es el Lake Moraine. Fui a Canadá por este lago, mi gran sueño viajero, y no me decepcionó. Podría haberme quedado horas y horas mirando este paisaje desde la Rock Pile, un conjunto de piedras que forma el mejor mirador posible del lago más bonito del mundo. Ver cómo cambia su color azul con el paso de las horas es una experiencia que te dejará postales de esas que recordar toda la vida.

Lake Moraine, que ver en Canadá
¿Alguna vez has visto un lago tan azul?

Banff

Imagínate un pueblo con casitas de madera, con cierto aire alpino, y rodeado de montañas. Así es Banff, apenas una hora hacia el sur de Lake Louise. Fue una de las primeras localidades turísticas de Canadá y el Parque Nacional de Banff es, de hecho, el más antiguo del país, establecido en 1855. Y es que nadie ama la naturaleza como los canadienses.

Aquí son muy populares los Upper Hot Springs, unas termas que surgen a los pies de la Sulphur Mountain. Esta montaña es además un centro de ski y desde la cima hay unas vistas increíbles del pueblo y los alrededores.

Banff Upper Hot Springs
Las Banff Upper Hot Springs, un poco juntitos pero con vistas inigualables

Canmore

Siguiendo hacia el sur, a unos 25 minutos de Banff, se llega hasta Canmore. Es una pequeña localidad que ya se sitúa fuera del Parque Nacional de Banff, pero no por ello es menos interesante. El río Bow abre un valle muy bonito entre las cumbres de los alrededores y también existen cientos de kilómetros de senderos para subir hasta ellas. Aunque lo mejor, para mí, fue que pude ver elks en el pueblo durante un paseo. ¡Son preciosos!

Elk Canada
Los elks son unos ciervos autóctonos de Canadá. Ésta es una hembra que me encontré paseando en Canmore, AB

Calgary y Edmonton

Las dos grandes ciudades de Alberta son Calgary y Edmonton y actúan de alguna manera como puerta de entrada a cada uno de los parques nacionales. Calgary se sitúa cerca de Banff, mientras que Edmonton está a unas 4 horas de Jasper. Calgary no la he visitado, pero sí que puedo decirte algunas cosas que ver en Edmonton. Por ejemplo, aquí se sitúan la Asamblea Legislativa de Alberta o el West Edmonton Mall, el centro comercial más grande de Norteamérica.

Qué ver en Canadá: Ontario

En Ontario se encuentran las ciudades más importantes del país: Toronto, la más poblada, y Ottawa, la capital. Debe su nombre al inmenso lago Ontario, uno de los que componen la zona de los grandes lagos que marcan la frontera entre Canadá y Estados Unidos en esta zona. De hecho, el río Niágara, famoso por sus cataratas, desemboca aquí.

Toronto

A orillas de este lago ha ido creciendo con el paso de los años la imponente urbe de Toronto. Su CN Tower es su símbolo, y no es para menos, ya que además de dominar el skyline, llegó a ser la torre más alta del mundo durante muchos años. Mide más de 500 metros y es posible visitar varios miradores que te darán una visión 360º de ¡Torontontero! 😀

Al igual que Vancouver, no me apasionó, pero además de la torre también tiene otros lugares que visitar. Entre las cosas que hacer en Toronto se encuentra, por ejemplo, visitar las Toronto Islands o pasear por su centro financiero sintiéndote de miniatura bajo los gigantescos edificios.

Toronto Canada
El skyline de Toronto está dominado por la CN Tower. Todo un símbolo.

¿Cómo moverte por Canadá?

Siempre intento concienciar a todo el mundo de que sean un viajero o viajera responsable. Por eso, cuando viajo intento moverme en transporte público. Mi viaje por Canadá lo hice así, en transporte público en su mayoría, y te lo cuento en mi post “Viajar sola por Canadá en transporte público“.

Aunque es factible hacerlo, especialmente en los meses de verano, es cierto que hay veces que es complicado y que puede limitarte mucho, ya que hay lugares a los que sí o sí tendrás que llegar en coche. Si necesitas alquilar un coche, te dejo el enlace a la página de Skyscanner.Por supuesto, también hay veces que conviene tomar vuelos internos, así que no descartes comenzar tu ruta en una ciudad, terminarla en otra y volver en avión al punto de origen :). ¡Las distancias en Canadá son enormes!

Uno de los viajes dentro de Canadá más populares entre los nostálgicos de otras épocas está cruzar el país en tren. La travesía cubre el trayecto entre Toronto y Vancouver en unos 4 días, aunque nunca se sabe cuándo llegarás porque los trenes de pasajeros funcionan siempre con retraso. En mi caso hice un tramo que se eternizó (te lo cuento en el post del transporte público).

tren Canada
Así es el vagón cafetería de un tren de Canadá. Digamos… ¿Vintage?

Por último, si tienes pocos días y quieres ver lo esencial, si no te apetece buscarte la vida en transporte público ni tampoco conducir, siempre puedes recurrir a un tour. Desde Civitatis hay varias propuestas que no están mal (te las dejo un poco más abajo). Los precios pueden parecer elevados, pero es que hay que tener en cuenta que Canadá es un país muy caro.

Antes de terminar, solo recordarte que es muy importante mirar el alojamiento a la vez que el transporte. Entre que las distancias son muy grandes y los precios elevados es mejor no correr riesgos improvisando, ya que puede que llegues a tu destino y no haya lugar. Te recomiendo utilizar booking.com, ya que es el portal con mayor oferta de alojamientos, desde campings y hostels hasta hoteles de lujo y apartamentos. Tampoco te olvides de viajar segura o seguro. Por ser lector de Viajes e ideas tienes un descuento del 5% en tu seguro de viajes con Mondo. Si necesitas saber más sobre sus seguros, te lo cuento en este post.

¡Y esto es todo por ahora! Como ves, solo conozco parte de tres de las regiones que conforman el segundo país más grande del mundo. Hay mucho que ver en Canadá y es un país precioso, con gente muy amable y mil experiencias por vivir, así que volveré y añadiré a esta guía mucha más información para que puedas prepararte un gran viaje.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *