Qué ver en Brescia, una sorpresa en el norte de Italia

El norte de Italia aún guarda muchos tesoros que hasta ahora han pasado desapercibidos para muchos viajeros. Una de las sorpresas más positivas que me llevé en mi viaje por la zona fue esta ciudad, fácilmente visitable en un día desde Milán o Bérgamo. Te cuento qué ver en Brescia y cómo puedes llegar hasta ella.

Sobre Brescia

Puede que Brescia no te suene de nada, ya que no tiene la fama que otras de sus vecinas, pero te aseguro que esta ciudad merece una visita. Igual que cualquier otra urbe italiana, cuenta con historia y cultura a raudales y, como es pequeñita, se puede visitar fácilmente en un día.

Su historia se remonta a hace más de 3.000 años, y es que ya fue un importante centro económico y de poder incluso antes de los romanos. Durante la época romana contó con varios templos, teatro, acueducto y termas, aunque después cayó en decadencia. Atila saquea la ciudad en el 452 y, desde entonces, la ciudad intercala periodos de reactivación económica y decadencia, influenciados por las guerras y las disputas de diferentes pueblos en estos territorios.

Mientras los años pasan, la ciudad se va fortificando y se van construyendo muchos de los edificios y monumentos que podemos visitar hoy en día (aunque la industrialización ha modificado en gran medida el aspecto de la antigua ciudad). Actualmente es la segunda ciudad de Lombardía por detrás de Milán y cuenta con unos 200.000 habitantes.

Brescia
Te cuento qué ver en Brescia para que pases un día muy completo conociendo su historia

Qué ver en Brescia en un día

Aunque Brescia no es una ciudad pequeña, sus principales lugares de interés se encuentran muy cerca unos de otros, en el entorno del centro histórico. No puedes dejar de pasear por sus históricas calles y, sobre todo, no te puedes perder estos lugares que te reseño a continuación.

Catedrales de Brescia

Normalmente las ciudades históricas suelen tener una Catedral, pero en el caso de Brescia ¡hay dos! Y para poder contemplarlas mejor, están la una al lado de la otra, en la plaza Paolo VI. Como están pegadas, es muy fácil compararlas, y la verdad es que no tienen nada que ver la una con la otra.

El Duomo Vecchio, es decir, la Catedral más antigua, es de forma circular, construida en estilo románico en el siglo XI. Debido a su curiosa forma, es conocida como La Rotonda. Por su parte, la nueva Catedral, Santa Maria Assunta, está construida en mármol blanco y en planta de cruz griega,  con una cúpula de 80 metros de altura.

Qué ver en Brescia, Catedrales
Las dos Catedrales de Brescia: La Rotonda, de forma redondeada, y Santa Maria Assunta, en mármol blanco

Piazza della Loggia

A pocos pasos de las dos Catedrales podrás encontrar la plaza más bonita que ver en Brescia: la piazza della Loggia. En ella encontrarás muchos edificios históricos; algunos datan de la época renacentista en que se planificó, así como el bonito ayuntamiento que la preside.

Justo frente al ayuntamiento hay otro punto de interés, y es la Torre del Reloj con sus pórticos. Se trata de un precioso reloj astronómico del siglo XVI que no es solo visible desde la plaza, sino también desde el callejón tras ella.

Qué ver en Brescia, Torre del Reloj
La Torre del Reloj es uno de los monumentos más bonitos que ver en Brescia

Museo de Santa Giulia

La gran joya de Brescia es el Monasterio de Santa Giulia o de San Salvador. Se construyó en el 753 como monasterio femenino y siempre tuvo gran importancia, tanto religiosa como económica. Con el paso del tiempo fue siempre aumentando su poder, por lo que se fueron añadiendo nuevas dependencias y hoy es un gran complejo museístico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Uno de los lugares más importantes es Santa Maria en Solario, la antigua capilla de las monjas construida en el siglo XII. Además de los preciosos frescos de las paredes y el techo estrellado, es posible contemplar la Cruz de Desiderio, donada por este rey longobardo. Se trata de una auténtica joya, y es que en ella están incrustadas más de doscientas piedras preciosas y otras decoraciones de las épocas romana y longobarda.

También en el Museo de Santa Giulia se puede ver la Basílica de San Salvador, la primera iglesia del recinto, el Coro de las Monjas, decorado con frecos de la vida de Jesús en colores muy alegres, y las Casas del Huerto, vestigios de un antiguo barrio de la ciudad romana que se asentaba en esta zona de la ciudad. Como ves, ¡es un sitio muy completo!

Castillo de Brescia

Construido entre los siglos XIII y XVI, el castillo es uno de los lugares que no te puedes perder en Brescia, sobre todo por sus vistas. Le llaman el Halcón de Italia por su posición sobre la ciudad, y es un pulmón verde pues está rodeado de bosque y jardines. En el interior no se conserva nada de épocas antiguas, pero hay dos museos relacionados que quizá te interesen. Uno es sobre el Risorgimento, el proceso de Unificación Italiana, y el otro una gran colección de armas de los siglos XV a XVIII.

Qué ver en Brescia, castillo
El castillo vigila la ciudad desde la época medieval

Restos romanos

Como te comentaba más arriba, Brescia debió de ser importante en la época romana debido a su cantidad de edificios, y es justo a los pies del castillo y junto a Santa Giulia donde se encontraba la antigua Brixia. En el área arqueológica del Capitolium, en la plaza del Foro, podrás ver los restos de aquellos grandes monumentos de Brixia, como el teatro o el santuario. Aunque pueda parecer que no ha quedado mucho de la época, lo cierto es que Brescia posee las ruinas romanas mejor preservadas del norte de Italia y están catalogadas como Patrimonio de la Humanidad.

Cómo llegar a Brescia

La ciudad de Brescia se encuentra en la región de Lombardía, no muy lejos de otras ciudades turísticas de la zona: a unos 90 kilómetros de Milán, unos 50 de Bérgamo y unos 70 de Verona. Está bien conectada tanto por carretera como por ferrocarril, así que es posible llegar por tu cuenta tanto si cuentas con un vehículo como si no.

En caso de viajar con tu vehículo (o alquilar un coche una vez llegues a Italia), tienes fácil el llegar hasta Brescia, ya que está conectada por autovías y autopistas con otras grandes ciudades (por ejemplo, con Bérgamo a través de la A4).

Si prefieres moverte en transporte público, la mejor manera de llegar es en tren. Gracias a los trenes de Trenitalia y Trenord (la marca regional) tienes muchas conexiones entre ciudades a muy buenos precios. La estación de tren en Brescia está dentro de la ciudad, aunque fuera del casco histórico, por lo que para visitar sus principales monumentos puedes caminar durante unos 15 minutos o tomar un taxi.

Viajar a Italia, trenes
El servicio de Trenord funciona muy bien para desplazarte entre las ciudades del norte a precios económicos

Si vas a viajar a Milán, Bérgamo o Verona, te recomiendo que dediques un día a visitar esta ciudad. Hay muchas cosas interesantes que ver en Brescia y es un lugar fuera del circuito turístico tradicional, por lo que podrás disfrutarla con tranquilidad. Además, recuerda que tiene monumentos Patrimonio de la Humanidad, así que ya solo por eso merece una visita, ¿no crees?

Prepárate para viajar a Brescia

Transportes
Compara los precios de los vuelos al norte de Italia con Skyscanner
Viaja en autobús a Brescia con Flixbus
Viaja a Brescia en tren con Oui SNCF
Alquila un coche para llegar hasta Brescia con AutoEurope

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Brescia a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en Milán con Civitatis

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viajes a Italia con Mondo y llévate un 5% de descuento

Tarjeta sin comisiones
Saca dinero sin comisiones con la tarjeta de BNext

Equipamiento viajero
Compra lo que necesites para viajar a Bérgamo en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *