Qué hacer en Bérgamo, la ciudad de la stracciatella

Cuando pensamos en Italia nos vienen a la mente los grandes destinos como Roma, Milán, Florencia, Venecia… pero también hay muchas ciudades más pequeñas que merecen igualmente ser visitadas por su historia, cultura o gastronomía. Hoy te quiero contar 8 cosas que hacer en Bérgamo, una de esas ciudades que deberías poner en tu itinerario al viajar a Italia.

Sobre Bérgamo

Bérgamo es una ciudad mediana situada en Lombardía, en el norte del país. Se sitúa a unos 50 kilómetros de Milán y no ha sido hasta que los vuelos low cost han comenzado a llegar a su aeropuerto que se ha empezado a conocer un poco más. Mucha gente vuela hasta Bérgamo porque es más barato que Malpensa para ir a Milán, y de paso aprovechan para conocerla.

En mi caso me quedé unos días porque quería ver la ciudad con calma, además de ver algunos lugares de los alrededores, como Brescia, el Lago d’Iseo y el Lago di Garda. Si tienes tiempo, te recomiendo también tomártelo con tiempo y no ir directamente a Milán pues te perderías una ciudad muy agradable.

Bérgamo ya fue un asentamiento en la época romana, y desde entonces ha pertenecido a varios estados que le han dado el aspecto de hoy día. Podríamos decir que es una ciudad dividida en dos, ya que la parte más antigua se conserva en la Cittá Alta (Ciudad Alta), mientras otro núcleo más moderno está en la parte baja.

Que hacer en Bérgamo, Piazza Vecchia
La Piazza Vecchia es el corazón de la Ciudad Alta y de lo más bonito de la ciudad

8 cosas que hacer en Bérgamo

Con una ciudad dividida en dos que posee mucha historia, te puedes figurar que hay bastantes cosas que hacer en Bérgamo. Voy a resumirte las que creo que son más importantes.

Subir a la Ciudad Alta en funicular

Como su nombre indica, la Ciudad Alta es la parte más elevada de la ciudad de Bérgamo. Allí se encuentra su núcleo más antiguo, con las murallas, templos, palacios y calles de la época medieval. Para subir hasta la Ciudad Alta puedes tomar un autobús de línea (el 1) o caminar, pero lo que yo te recomiendo es hacerlo en funicular.

El antiguo funicular de la Ciudad Alta es una atracción turística en sí misma. Funciona desde 1887, aunque los coches actuales son de 1917, cuando se renovó y modernizó. Salva un desnivel de 85 metros en unos minutos y durante el trayecto te permite ver una vista espectacular. Para utilizarlo, puedes comprar el ticket en la taquilla de la estación en la parte baja de la ciudad.

Que hacer en Bérgamo, funicular
El mítico funicular que te llevará a la Ciudad Alta

Pasear por las murallas

Toda la Ciudad Alta está rodeada por murallas y, de hecho, es una de las pocas ciudades que conservan tan bien sus muros medievales. Fueron construidas en el siglo XVI, durante la dominación veneciana, y su buen estado de conservación le ha valido el título de Patrimonio Mundial por la UNESCO. Se puede pasear junto a ellas y disfrutar de algunos miradores en el transcurso.

Recorrer la via Gombito

Una vez te encuentres en la Ciudad Alta, será inevitable que pasees por la via Gombito, la calle principal. Se trata de una estrecha calle peatonal llena de pequeños comercios y restaurantes, pero también con algunos edificios históricos, como la Torre Gombito.

Se trata de una antigua torre datada en 1200 con la que se controlaba la ciudad en esas épocas. En la parte de arriba hay un mirador, aunque solo abre en primavera y verano. Para llegar hay que subir más de 250 escalones y, aunque no he subido porque yo visité Bérgamo en invierno, seguro que hay muy buena vista. ¡Es uno de los puntos más altos de la ciudad!

Fotografiar la Piazza Vecchia

Si hay algo que tienes que hacer en Bérgamo sí o sí es ir a la Piazza Vecchia y fotografiarla. Es el corazón de la Ciudad Alta y donde se sitúan los principales monumentos. Probablemente lo primero que te llame la atención sea el Campanone (o Torre Civica), una torre del siglo XII con más de 50 metros de altura.

En la parte alta se sitúa la campana más grande de Lombardía, y cada noche a las 22:00 toca 100 veces recordando la antigua señal del cierre de puertas de la ciudad. Se puede subir con una entrada combinada que da acceso también al Palazzo del Podestà, una de las sedes del Museo de Historia de Bérgamo donde ver restos romanos y frescos del Renacimiento.

Junto a ellos, otro palacio, el Palazzo della Ragione, centro del poder durante la mayoría de sus 800 años de historia. No dudes en subir las escaleras para tener una vista privilegiada de la Capilla Colleoni, así como pasar por debajo para observar el curioso reloj solar que funciona desde hace 200 años con la sola ayuda de un rayo de sol.

Que hacer en Bérgamo, capilla Colleoni
¿Verdad que la capilla Colleoni es una preciosidad?

Maravillarse con la capilla Colleoni

Si la Piazza Vecchia te deja con la boca abierta, espera a ver la fachada de la capilla Colleoni. ¡Es una preciosidad! Decorada con mármoles rosas y blancos, es el mausoleo de Bartolomeo Colleoni, uno de los personajes medievales más famosos de la ciudad. Si está abierta, no dudes en entrar, ya que la entrada es gratuita y podrás ver la bonita decoración que tiene también en su interior.

Visitar el Duomo de Bérgamo

En la misma plaza de la capilla Colleoni encontrarás la Catedral de Bérgamo, aunque casi pasa desapercibida entre la belleza de la capilla y que está «adosada» a la parte trasera del Palazzo della Ragione. Está dedicada a San Alejandro y, aunque es pequeñita, es muy bonita.

Probar el helado de stracciatella

¿Sabías que el helado de stracciatella se inventó en Bérgamo? Pues sí, es una de las dulces curiosidades de esta ciudad en la que no todo son edificios medievales. Fue concretamente en 1961, en una cafetería llamada La Marianna, frente a la Torre di Adalberto, donde terminan las murallas. No dudes en acercarte a probarlo porque ¡está buenísimo!

Que hacer en Bérgamo, helado de stracciatella
Una de las cosas que hacer en Bérgamo es probar el helado de stracciatella. ¡Se inventó allí!

Dar una vuelta por la Ciudad Baja

Una vez hayas pateado todos los rincones de la Ciudad Alta, lo único que hacer en Bergamo que te queda es darte una vuelta por la Ciudad Baja. Para llegar hasta ella puedes tomar de nuevo el funicular, el autobús 1 (para frente a La Marianna) o ir caminando, aunque esto te llevará un tiempo. Mi recomendación es tomar el autobús para así parar en el viale Roma, la calle principal, a la altura de la plaza Giacomo Matteotti.

Ésta sería el corazón de la Ciudad Baja, con varios monumentos y algunos edificios que llaman la atención. Uno de ellos es la Torre de los Caídos, que forma parte del Museo de Historia. Está dedicada a recordar a los soldados fallecidos en la Primera Guerra Mundial. Durante el recorrido del museo se repasa cómo era la vida en esta zona de la ciudad hasta llegar al mirador de la parte alta.

No muy lejos, los propileos de la Puerta Nueva, la antigua puerta que daba acceso a la ciudad hasta hace poco más de 100 años. Son especialmente bonitos de noche, cuando están iluminados. Desde allí, además, se tiene una vista preciosa de la Torre de los Caídos y la Ciudad Alta al fondo.

Qué hacer en los alrededores de Bérgamo

Como ves, hay unas cuantas cosas que hacer en Bérgamo, pero para completar tu viaje al norte de Italia te recomiendo visitar algunos lugares más. Por ejemplo, Milán se sitúa a apenas 50 kilómetros y están conectadas por tren regional cada hora, por lo que a mi entender no es posible visitar una sin la otra, especialmente si tu vuelo llega a Bérgamo.

Desde Bérgamo también puedes hacer algunas excursiones de un día, como puede ser visitar el Lago d’Iseo, uno de los más grandes de la zona, junto a los Alpes. En este caso, lo mejor es alquilar un coche y rodear el lago para ir haciendo paradas. Si no puedes conducir o no te atreves, entonces puedes tomar el transporte público hasta Sarnico para dar al menos una vuelta por allí.

También muy cerca está Brescia, otra ciudad medieval Patrimonio de la UNESCO que tampoco se conoce mucho y que es muy agradable de visitar. Puedes ir cómodamente en tren, más o menos se tarda una hora, o en coche, y aprovechar también a acercarte al Lago di Garda y Sirmione, de una belleza paisajística incomparable.

Cómo llegar a Bérgamo

Como te decía al principio del post, Bérgamo está comenzando a ser conocida porque allí está el aeropuerto low cost de Milán. Algunas aerolíneas tienen vuelos directos entre España y Bérgamo a muy buen precio, por lo que es muy tentador llegar a esta ciudad en avión. En cualquier caso, recuerda siempre comparar precios para ver cuál es tu mejor opción.

El aeropuerto de Bérgamo está muy cerca de la ciudad, lo cual es una suerte. Desde allí puedes pedir un taxi a tu alojamiento o tomar el autobús de línea 1 (que sube hasta la Ciudad Alta pasando por la Ciudad Baja primero). Puedes comprar el billete en el mismo autobús o en la oficina de información turística del aeropuerto, que está en un rincón a la derecha justo antes de salir a la calle. Allí te pueden dar también un ticket de 24 horas que te servirá para tomar el transporte público de la ciudad (incluido el funicular de la Ciudad Alta).

Si ya estás en Italia, puedes moverte en coche de alquiler o con transporte público, como autobuses o trenes. En general, al menos en el norte de Italia, hay bastantes conexiones por tren, y podrás moverte con facilidad entre las principales ciudades gracias a Treintalia y Trenord.

Viajar a Italia, trenes
Mi experiencia viajando en los trenes regionales del norte fue muy buena

Dónde dormir en Bergamo

Mucha gente decide no quedarse a dormir y creo que es un error, porque, como te digo, hay bastantes cosas que ver en Bérgamo y alrededores. Eso sí, como no ha sido tradicionalmente muy turística, no hay muchos hoteles ni hostels. Lo que abundan son los apartamentos turísticos y los B&B (Bed & Breakfast), que son pisos con varias habitaciones que incluyen el desayuno.

Yo me quedé en un B&B llamado Room Center Station. Está cerca de la estación de tren y autobús, por lo que está bien situada para después desplazarte a otras ciudades en estos medios de transporte. El apartamento estaba nuevo y la habitación equipada con todo lo necesario. Incluía desayuno y el baño supuestamente era compartido, pero durante mi estancia nadie más lo utilizó.

Eso sí, lo malo de los B&B y apartamentos es que no hay recepción 24 horas ni consigna, así que tienes que quedar a cierta hora con el dueño para darte las llaves y, una vez salgas, no podrás dejar tu maleta allí para irte a dar una vuelta. Por suerte existen un par de consignas en la zona de la estación donde puedes dejar tus cosas durante todo el día.

Espero que esta pequeña guía te haya dado una idea de todo lo que hacer en Bérgamo y cómo gestionar tu visita. ¡Merece la pena dedicarle un tiempo!

Prepárate para viajar a Bérgamo

Transportes
Compara los precios de los vuelos a Bérgamo con Skyscanner
Viaja en autobús a Bérgamo con Flixbus
Viaja a Bérgamo en tren con Oui SNCF
Alquila un coche para llegar hasta Bérgamo con AutoEurope

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Bérgamo a través de Booking

Actividades
Reserva tus tours en Bérgamo con Civitatis

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viajes a Italia con Mondo y llévate un 5% de descuento

Tarjeta sin comisiones
Saca dinero sin comisiones con la tarjeta de BNext

Equipamiento viajero
Compra lo que necesites para viajar a Bérgamo en Amazon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *