El permafrost y otras 49 cosas que deberías conocer sobre Canadá


Tanto si vas a viajar a Canadá como si no, te invito a leer esta lista de cosas que deberías saber sobre el país norteamericano. Además de compartir contigo algunas curiosidades y datos de cultura general sobre Canadá, me gustaría contarte por qué eso del permafrost debería importarte y tomes conciencia de algo. ¡Lee hasta el final!

Datos generales de Canadá

1. Canadá cumple 150 años de su creación como confederación en este 2017. Inicialmente formaban el país cuatro provincias. Posteriormente se fueron añadiendo territorios, y no fue hasta 2003 que se hicieron todos los reajustes provinciales que dieron lugar al mapa territorial de hoy en día.

2. Territorio a territorio, Canadá se convirtió en el segundo país más grande del mundo (por detrás de Rusia). Tiene casi 10 millones de kilómetros cuadrados, de los cuales el 8% es agua (ríos, lagos…). Para más señas, la superficie de España sería algo así como el 5% de Canadá. Osea, que todo su agua ocupa más territorio que nuestro país. ¿Cómo te quedas?

Lake Moraine

Gran parte de ese agua se encuentra en lagos tan preciosos como éste: el Lake Moraine

3. Pese a tener todo ese territorio, su población es de solo 36 millones.

4. Canadá es una monarquía, pues su Jefa de Estado es la Reina Isabel II. Justin Trudeau es el Primer Ministro, pero esto seguramente ya lo sepas porque es el lider político guaperas 😛 .

5. Su moneda es el dólar canadiense (C$). El cambio ahora mismo es muy favorable para los europeos pues está a 1€=1,5C$ (más o menos).

6. Los precios en Canadá suelen ser más bien altos, y en la mayoría de casos, el precio que ves en el menú de un restaurante, en una tienda o en una web, no es el precio final. Después le suelen aplicar los impuestos, que son diferentes en cada provincia. En algunos lugares se aplica el 5% del GST (goods and services tax), que también puede estar combinado con el PST (provincial sales tax); en otros por el HST (harmonized sales tax). El consumo de alcohol también lleva un impuesto. Total, que es complicado saber lo que te vas a gastar 😛 .

7. Canadá tiene dos idiomas oficiales, inglés y francés, pero no “coexisten” en todos los territorios. Eso sí, los mensajes en la mayoría de lugares públicos siempre están en los dos idiomas. Y además, hay más idiomas, aunque no sean oficiales, pues se intenta conservar lo poco que queda de las tradiciones y pobladores aborígenes. Por ejemplo, en la zona de Squamish y Whistler hay muchos carteles con los nombres de los lugares en el idioma de la Nación Squamish, la que poblaba toda esta área (que incluía la zona de Vancouver).

8. Canadá es un país multicultural (por ley). Es muy frecuente encontrar inmigrantes de otros países, especialmente chinos, indios o afroamericanos. En British Columbia me llamó la atención la cantidad de latinos que hay. ¿Lo mejor de toda esta multiculturalidad? Todo el mundo es respetado y está integrado perfectamente en la sociedad.

9. En Canadá conviven también muchas religiones, aunque el Estado no dicta ninguna como oficial. No hay grandes catedrales, pero sí muchas iglesias pequeñitas dedicadas a cada religión: los protestantes de la Iglesia Unida, los anglicanos, los católicos…

10. Lo que dicen es cierto: ¡los canadienses son las personas más simpáticas, hospitalarias y amables del mundo! 

11. “Sorry!” es la palabra que más escucharás en Canadá. Y tranquilo, que no es por la canción de su artista más internacional. Los canadienses son tan educados que piden perdón por absolutamente todo. Incluso si eres tú el que se choca con ellos en la calle por ir mirando hacia otro lado, ¡serán ellos quienes pedirán perdón antes!

12. Algunos personajes famosos canadienses son Justin Bieber, Celine Dion, Alanis Morissette, Jim Carrey, Ryan Gosling, Pamela Anderson, Bryan Adams o Keanu Reeves.

13. El plato nacional es la poutine, consistente en una mezcla de patatas fritas, queso en grano y una salsa de carne. Para poner tu colesterol a prueba.

14. Canadá tiene su propio monstruo del Lago Ness. Se llama Ogopogo y habita en el Lago Okanagan, en British Columbia.

Transporte

15. En la provincia de Alberta, los coches no llevan matrícula en la parte delantera. Son así de guays.

16. Los trenes son bastante viejos. Además, llegan con retraso y no te dan ninguna compensación económica por ello. Ni aunque el retraso sea de 13 horas, como me pasó a mí. Todo esto es porque la CN es la propietaria de las vías, por lo que dan prioridad a sus trenes de cargo frente a los de pasajeros.

17. Cruzar el país en tren es una de esas experiencias viajeras que todo el mundo quiere vivir. Ahora bien, ir de Toronto a Vancouver en tren lleva 4 días.

tren Canada

Así es el vagón cafetería de un tren de Canadá. Digamos… ¿Vintage?

18. Los autobuses urbanos tienen una plataforma en la parte delantera para llevar las bicis de los pasajeros. Para comprar un billete en el bus debes llevar el cambio exacto. Si pones de más, no te devuelven la diferencia. A modo de curiosidad, la mayoría de buses sigue teniendo un cable para llamar la parada. ¡Como antiguamente!

19. Los autocares suelen ser bastante cómodos y tienen enchufes y wifi para que estés conectado en todo momento.

20. Hacer dedo es ilegal, pero es relativamente común en las Montañas Rocosas (y funciona bastante bien).

21. Los aviones de Air Canada están muy bien, y hasta para una hora de trayecto tienes tu pantallita. Ahora bien, Air Canada Rouge, que es la filial que cruza el charco, ¡no tiene pantalla!

Civilización en todos los sentidos

22. En el centro de las ciudades parece que haya una competición por ver quien construye el rascacielos más alto, mientras que la periferia se extiende por kilómetros en barrios residenciales de casitas, perfectamente alineadas con las rectísimas avenidas que parecen no tener fin.

23. Los canadienses son tan civilizados que ¡ningún peatón cruza un semáforo en rojo! Además, para cruzar una calle debes darle al botoncito del semáforo o no se pondrá verde jamás.

24. En los supermercados, la persona de la caja mete los artículos por tí en la bolsa. ¡Qué amables! Por cierto, las bolsas de plástico siguen siendo gratis, aunque algunos productos básicos son muchísimo más caros que en España. Por ejemplo, un litro de leche puede llegar a costarte 2 o 3 euros.

25. Curiosamente, no se vende alcohol en los supermercados, sino que solamente puede venderse en licorerías.

26. Hablando de alcohol, para consumirlo debes tener al menos 19 años, y por ley los establecimientos donde se vende deben pedirte el DNI si aparentas menos de 25 años. Me lo pidieron unas cuantas veces al pedir una cerveza y me hicieron sentir muy alagada, se ve que me conservo bien 😆.

27. Los canadienses pueden conducir a los 16 años.

28. Los estudios superiores en Canadá son muy caros. La universidad cuesta en torno a los 5.000 dólares por semestre. Aún así, Canadá es el país con mayor tasa de educación del mundo (osea, de gente formada con estudios superiores).

29. Pese a seguir dando bolsas de plástico, tienen una gran conciencia medioambiental. Todo, absolutamente todo, se recicla. En los lugares públicos (restaurantes, centros comerciales, aeropuertos…) siempre hay diferentes papeleras para echar el producto correspondiente. Incluso en muchos sitios hay una papelera para los materiales orgánicos compostables, que son los que pueden ser convertidos en abono.

30. Muestra de esa concienciación es la organización Greenpeace, que nació en Vancouver.

31. Vancouver es una de las 10 ciudades del mundo con mejor calidad de vida. Ahora bien, hay muchisima gente sin hogar en las grandes ciudades, y especialmente en Vancouver. Según he podido leer en algunos artículos, unas 4.000 personas en toda la zona metropolitana de Vancouver. Y mi pregunta es: ¿cómo puede considerarse una de las mejores ciudades del mundo cuando hay tanta gente viviendo en las calles?

32. El consumismo tiene su máximo exponente en el centro comercial más grande de Norteamérica, que está en Edmonton (el West Edmonton Mall). Además de tiendas y supermercado, tiene un hotel temático, un parque de atracciones, un parque acuático o un barco pirata.

33. La torre más alta de Norteamérica también está en Canadá. Concretamente en Toronto (la CN Tower, con 553 metros de altura).

Toronto Canada

El skyline de Toronto está dominado por la CN Tower. Todo un símbolo.

Vida salvaje y Parques Nacionales

34. En Canadá existe una red de senderos de más de 17.000 kilómetros con la que se puede recorrer todo el país andando, en bici o canoa/kayak. ¡Viva!

35. Hay 38 Parques Nacionales que intentan proteger todos los ecosistemas del país. Normalmente, para visitarlos hay que pagar una entrada diaria, pero en este 2017 son gratuitos para celebrar su aniversario como país. El primer Parque Nacional que se creó fue el de Banff, en 1885.

36. Entre las especies animales salvajes que se pueden encontrar en los Parques Nacionales de Canadá están los osos (polares, grizzlies, negros), los coyotes, lobos, alces, renos, ciervos, marmotas, castores…

Elk Canada

Los elks son unos ciervos autóctonos de Canadá. Ésta es una hembra que me encontré paseando en Canmore, AB

37. En los Parques Nacionales de Alberta, en caso de detectar actividad de osos, pueden llegar a restringir un sendero. Suelen poner la norma de ir en grupos de al menos 4 personas y llevar spray anti osos. Si no lo cumples, te expones a una multa de 5000 dólares. Los spray anti osos son una realidad, y en los lugares para guiris te recomiendan todo el rato llevarlos (cuestan unos 40-50 dólares).

38. Según me contaron, si te ataca un oso grizzlie, debes hacerte el muerto. En algún momento se cansará y te dejará. Pero si te ataca un oso negro debes responder al ataque y pegarte con él, demostrando que eres más fuerte. No lo comprobé 😛 . Por cierto, los osos grizzlie se diferencian de los negros en que tienen una chepa.

39. Pese a que los osos se llevan la fama, es realmente muy difícil ver uno. Las que se dejan ver, y mucho, son las ardillas. En cuanto te descuidas, se suben encima tuyo para buscar tu comida.

40. Precisamente por eso, por todos lados hay carteles y campañas para evitar que la gente alimente a los animales salvajes. Lo único que se consigue con eso es que se mal acostumbren y busquen comida fácil en lugar de seguir su alimentación natural. Al querer obtener esa comida facil, la fauna busca a los humanos y es cuando se vuelven agresivos y nos atacan. Además del consiguiente efecto en la cadena alimenticia.

41. Gracias a los Parques Nacionales y una gran concienciación social, se intenta proteger a estas especies, para que no sean un peligro para los humanos, así como que los humanos tampoco supongan un peligro para ellas. Los mensajes para respetar a la fauna, no molestarles, no acercarte mucho, etc. son constantes.

42. Mientras estaba en Canadá se hizo público un estudio de WWF en el que se asegura que, lamentablemente, la mitad de las especies animales en el país están perdiendo población (¡un 83% de media!).

43. Muchas de estas especies están amenazadas y algunas están en peligro de extinción, como el caribou (el reno).

Recursos naturales

44. ¡Canadá tiene el 20% de las reservas de agua dulce del mundo! Pero solo el 7% es regenerable. Por eso, los canadienses sienten un profundo amor por la naturaleza y consideran un deber para con el planeta el conservar todo ese agua.

45. Canadá tiene más lagos que el resto del mundo en conjunto. Se estima que son más de 2 millones, pero no se sabe a ciencia cierta.

46. Es el tercer territorio del mundo en número de glaciares después de la Antártida y Groenlandia. Claramente muchos de ellos están en retroceso y pronto desaparecerán.

Athabasca Glacier, permafrost

El Glaciar Athabasca es uno de los más accesibles y de los que más retroceden: ¡hasta 1,5 kilómetros en los últimos 100 años!

47. Casi la mitad del territorio canadiense son bosques. Lamentablemente, en algunas áreas están amenazados por el escarabajo del pino de montaña, que seca los árboles, así como por los incendios.

48. Los incendios han hecho estragos este verano, especialmente en British Columbia, dónde se han declarado más de 1.200 en lo que va de año.

49. Una de las razones para este elevado número de incendios ha sido el record de altas temperaturas registrado y la sequía consiguiente.

Lake Medicine incendio

Los incendios han dejado paisajes como éste durante este verano en Canadá

50. ¿Conoces el permafrost? No es un sistema de refrigeración, sino una capa de suelo congelado existente en las áreas cercanas al Ártico. Por ejemplo, el norte de Canadá. Sobre esta capa de suelo congelado (un 25% del hemisferio norte) se desarrolla la vida; por debajo, a lo largo de los años se han acumulado gases y materiales orgánicos. Para que te hagas una idea, se calcula que el permafrost oculta ¡el doble de carbono que hay en la atmósfera! Con el aumento de la temperatura global, esta capa de permafrost se está deshaciendo, abriendo vías de escape a esos gases, que son en su mayoría metano y carbono (que contribuyen a crear el efecto invernadero). ¡Una bomba de relojería para el planeta! En este artículo puedes conocer más sobre el permafrost; es un auténtico desconocido y jugará un papel muy importante en el calentamiento global en los próximos años.

¿Imaginabas Canadá así?

Además de contarte datos que me llamaron la atención durante mi viaje y de intentar describir algunos aspectos de este gigantesco país, con este post me gustaría llamar tu atención sobre el cambio climático. Canadá es un país precioso gracias a sus increíbles recursos naturales y el paisaje que pintan los lagos azules, los glaciares, las montañas, su fauna… Pero debido al calentamiento global, esta belleza irá disminuyendo en los próximos años si no le ponemos remedio.

No solo esto, sino que, si desaparecen ciertos recursos naturales de Canadá (recuerda, el tercer territorio en superficie glaciar, una gran cantidad de permafrost…), no solo este país estará en peligro, sino toda la Humanidad. Además de que el permafrost nos  protege de los gases nocivos acumulados en la Tierra, el color blanco del hielo refleja la luz del sol enviándola fuera del planeta, evitando que suba la temperatura global. A menor superficie glaciar y mayor cantidad de gases nocivos en la atmósfera, menor capacidad de la Tierra para conservar la temperatura que necesitamos para vivir.

Además, como ya has visto en muchas ocasiones, el derretimiento de los glaciares elevaría el nivel del agua de los océanos, haciendo desaparecer ciudades completas, e incluso países. La población se vería obligada a emigrar, y la ONU ya prevé unos 1.000 millones de refugiados climáticos de aquí a 20 años. ¡1.000 millones!

Sé que suena apocalíptico, pero de verdad, no estamos preparados para lo que se nos viene encima.

Angel Glacier Jasper

En lugares como el Angel Glacier, en el Mount Edith Cavell, Jasper, es muy evidente el retroceso del hielo

¿Qué puedes hacer tú para frenar el cambio climático?

Cada pequeña acción cuenta. Aquí te dejo algunas ideas.

Recíclalo todo. Reduce el consumo de plásticos. Cuando vayas a un espacio natural, llévate la basura de vuelta contigo y tírala en el contenedor que corresponda. Utiliza más a menudo el transporte público, la bicicleta o ve andando. Ahorra agua. Utiliza bombillas de bajo consumo. No dejes enchufados los aparatos electrónicos (tele, pc, cargador…). Reduce lo que imprimes en papel (por ejemplo, teniendo un smartphone ya no es necesario imprimir la tarjeta de embarque del avión). Evita secarte las manos con papel.

Colabora con ONGs que luchan por salvar el planeta, por ejemplo, firmando peticiones online como ésta para salvar el Ártico. Planta un árbol. No te pases con la calefacción en invierno, ni con el aire acondicionado en verano. Come productos locales y de temporada. Preserva la fauna y flora. Querido viajero, viaja en tren cuando tengas oportunidad (el AVE es el método de transporte más limpio, mientras que el avión es el más contaminante). Y algo muy importante: conciencia a todos los que te rodean sobre la desaparición del permafrost, la extinción de especies animales, el calentamiento global, las previsiones de refugiados climáticos y todo lo que tenga que ver con el cambio climático.

Espero haber despertado tu vocecita interior que te dice “¡tenemos que salvar el planeta!”. ¿Qué harás a partir de ahora para contribuir a frenar el cambio climático?

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *