¿Merece la pena ir a Pamukkale?

Has decidido viajar a Turquía, estás intentando decidir qué ver en este interesante país y no sabes si ir a Pamukkale o no. Decidir qué incluir y qué no en un itinerario de viaje puede ser abrumador, pero en caso de que tengas dudas con este destino, voy a intentar resolverlas.

Ir a Pamukkale
¿Merece la pena ir a Pamukkale? Intento despejar tu duda

¿Por qué es famoso Pamukkale?

Pamukkale significa «castillo de algodón», nombre que los turcos le han dado por ser un lugar de ensueño. Se trata de una curiosa montaña teñida de blanco por sus aguas termales, algo que ha llamado la atención a todo el que ha pasado por allí desde hace varios siglos.

Ya los romanos eligieron este lugar para construir una ciudad, y no fue una urbe cualquiera. Se trataba de Hierápolis, una ciudad balneario donde venían a relajarse en esas aguas termales que brotaban (y brotan) de la montaña.

Los componentes del agua se van depositando en la ladera de la montaña y, con el paso del tiempo, se convierten en travertino, la piedra blanca que le da su aspecto. Ésta, a su vez, va formando una especie de terrazas o piscinas en las que el agua va acumulándose y en las que es posible bañarse. Y de ahí su fama. ¿A quién no le apetecería darse un baño en aguas termales en una montaña blanca y con unas vistas increíbles?

¿Dónde está Pamukkale?

Pamukkale es un pequeño pueblo a pocos kilómetros de la ciudad de Denizli, al suroeste de Turquía. Se trata de una región con actividad sísmica y es frecuente notar algún temblor. El día que fui a visitar Pamukkale, justo estaba comiendo frente a la montaña en un restaurante y de repente se movió todo por unos segundos. Hasta los camareros se miraban y tocaban las cosas para comprobar qué estaba pasando. Resultó ser un terremoto de magnitud 5.

Pamukkale formaría un triángulo con Estambul y la Capadocia, por lo que es habitual incluirlo en una ruta por los lugares más destacados de Turquía. Normalmente te cuento cómo llegar a los sitios por tu cuenta (y en el próximo apartado te voy a explicar cómo llegar a Pamukkale), pero si no quieres complicarte, tienes tours como éste por precios realmente económicos para visitar todo estos lugares.

¿Qué se puede hacer en Pamukkale?

Pamukkale es mucho más que ese «castillo de algodón». Es naturaleza, historia, adrenalina…

Subir por la montaña blanca

La montaña de Pamukkale, además de verse desde lejos, se puede visitar. Podrás subir y bajar por la montaña a pie, metiendo los pies descalzos en las piscinas de aguas termales y, si el tiempo acompaña, incluso darte un remojón. Al entrar al terreno del travertino debes descalzarte sí o sí, pero no te preocupes, porque no resbala ni hace daño (excepto en la parte más alta, donde sí hay que tener más cuidado).

La entrada para la montaña de Pamukkale y Hierápolis cuesta 50 liras turcas. Podrás visitar ambos lugares, así que cuenta con medio día para ello. No olvides el bañador si hace calor, las gafas de sol y protector solar (el blanco refleja muchísimo el sol y hace daño), una toalla para secarte y ropa de repuesto por si te mojas. Cuidado con el móvil y la cámara si no son sumergibles.

Caminar por la antigua ciudad de Hierápolis

Una vez arriba, descubrirás toda una antigua ciudad romana. Algunos de sus edificios están muy bien conservados, como su teatro. Éste está en la parte más alta, pero sin duda merece la pena llegar hasta él. No dejes de pasear por las antiguas calles, cruzar el Arco de Domiciano y, si te quedas con ganas de más, puedes entrar al museo arqueológico (entrada aparte).

Al museo no entré, pero las ruinas me encantaron. No tenía ni idea de que hubiera una ciudad romana en Pamukkale, así que la sorpresa fue mayúscula cuando llegué arriba y comencé a caminar por ella.

Hierapolis
Uno de los lugares mejor conservados de Hierápolis

Nadar en aguas termales

Subir por el travertino e irte metiendo en el agua es toda una experiencia, pero si quieres tener un momento relajante, debes saber que arriba, junto a la ciudad romana, hay unas piscinas tipo spa. Son las piscinas de Cleopatra y tienes taquilla y baños para dejar tus cosas y darte una ducha.

No lo probé y no sé cuánto es la entrada, pero te lo reseño para que sepas que existe y puedas valorar si ir. He leído y escuchado opiniones de todo tipo, desde no haber casi nadie hasta estar hasta la bandera. Supongo que en temporada alta es cuando más gente habrá y puede que no sea la mejor experiencia.

Visitar las ruinas de Laodicea

Además de Hierápolis, cerca de Pamukkale y Denizli existe otro lugar con restos arqueológicos. Se trata de Laodicea, otra antigua ciudad romana que fue un imporante lugar de comercio textil por su situación entre diferentes rutas. Entre las ruinas se puede apreciar el estadio, dos teatros, sus agoras, puertas de entrada a la ciudad… La entrada son 18 liras.

Ver Pamukkale desde el aire

En Turquía es increíblemente famoso volar en globo en la Capadocia, pero ¿sabías que también se puede hacer en Pamukkale? Los precios son similares, pero sin duda habrá menos gente haciendo la actividad porque no es una actividad muy conocida.

De igual modo, es posible hacer parapente. En este caso, el lugar más conocido de Turquía para hacerlo es Fethiye, pero aquí también es posible. No hice ninguna de las dos actividades porque no sabía que se podía (ni tenía tiempo), pero el paisaje es muy bonito, no solo por Pamukkale, sino por las montañas cercanas a Denizli, así que estoy segura de que es toda una experiencia.

¿Cómo ir a Pamukkale?

Para ir a Pamukkale por tu cuenta tienes que llegar primero a Denizli (a no ser que hayas alquilado un coche, que entonces tienes libertad para ir dónde y cómo quieras). En mi caso fui en autobús desde Esmirna. El trayecto son unas tres horas y cuesta unas 25 liras (4 euros). También puedes llegar en tren en algunos casos, como por ejemplo, desde Esmirna y Selçuk, donde está Éfeso. El precio suele ser más barato que el autobús, pero tarda más.

Para llegar desde otros lugares, como la Capadocia, no hay tren ni conexión directa en avión, y el autobús son 8 horas. Desde Estambul o Ankara lo más rápido es tomar un vuelo interno.

Para ir desde Denizli hasta Pamukkale tienes un servicio de dolmus (minibús) que dura una media hora y cuesta 4 liras. Si el autobús te deja en la planta de arriba de la estación de autobuses de Denizli, debes bajar a la de abajo y buscar el andén 76, ya que es desde donde sale. En caso de llegar a la estación de tren o el aeropuerto, debes llegar hasta la estación de autobuses para tomarlo (o tomar un taxi, pero siempre será más caro).

Pammukale
Así se ve el «castillo de algodón» durante la subida por la montaña de travertino

¿Dónde dormir en Pamukkale?

Pamukkale es un pueblo no muy grande, por lo que elijas el alojamiento que elijas estarás cerca del travertino. No hay hostels (al menos cuando yo fui), así que tendrás que tirar de hotel. Como siempre, lo mejor es mirar varias opciones, ver los comentarios, dónde se sitúan, qué ofrecen… y después reservar.

En Turquía Booking funciona a medias, es decir, puedes consultar tus reservas, pero no podrás cambiarlas ni hacer otras nuevas en el país. Esto se debe a un conflicto entre la empresa y el Gobierno, así que lo mejor es optar por otro sistema diferente, como puede ser Agoda. Es muy similar a Booking y funciona a la perfección.

Yo me quedé en un hotel llamado Sinter Terrasse, que es familiar. Básicamente al lado de la casa han construido otro edificio y es donde tienen habitaciones, tanto dobles como individuales. Tienen un pequeño jardín, wifi e incluye el desayuno, además el precio fue bastante bueno (entiendo que por ser marzo temporada baja). No está en el centro del pueblo y es una calle muy tranquila.

Entonces, ¿merece la pena ir a Pamukkale?

La verdad es que fui a Pamukkale con algunas dudas, porque había leído de todo. Que si sí merecía la pena, que si las piscinas estaban secas y no… Así que le di una oportunidad quedándome un día. Si hubiera sabido todo lo que había, ya te digo que me hubiera quedado más.

No sabía de Hierápolis, ni mucho menos de Laodicea. Tampoco que se podía hacer parapente ni volar en globo. Cuando llegué y la señora del hotel me empezó a comentar todo lo que había, me sorprendí. Ya había reservado los alojamientos en los siguientes lugares y no podía cancelar gratis, así que no me quedé, pero perfectamente se puede estar dos días para disfrutar con calma Pamukkale y sus alrededores.

Así que sí, merece la pena ir a Pamukkale, así que no dudes en incluirlo entre los lugares que ver en Turquía. Desde ya te digo que seguro te va a gustar.

Prepárate para ir a Pamukkale

Transportes
Compara los precios de los vuelos a Pamukkale con Skyscanner

Alojamiento
Reserva tu alojamiento en Pamukkale a través de Booking o de Agoda

Actividades
Reserva tus tours y excursiones en Turquía con Civitatis

Seguro de viajes
Contrata tu seguro de viajes a Turquía con Mondo y llévate un 5% de descuento

Tarjetas sin comisiones
Paga y saca dinero sin comisiones con la tarjeta de BNext (y llévate 10€)

Equipamiento viajero
Compra lo que necesites para viajar a Turquía en Amazon

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Viajas sola?

Te presentamos La comunidad de #QuieroViajarSola, donde compartir dudas y experiencias de viaje y contactar con otras viajeras de todo el mundo.

¡Únete!