Londres en 48h (II)

El segundo día en Londres fue agotador. Recorrimos muuuchos kilómetros a pie, aunque por suerte algunos trayectos los hicimos en sus famosos buses rojos de dos pisos (¡qué ilusión me hizo montarme en ellos!) y, por supuesto, en el minitube, como yo le llamo, porque una tiene casi que encorvarse para no dar con la cabeza en el techo. Además, creo que ese día la suerte me abandonó, ya descubriréis por qué.

Mapa del recorrido por Londres
Mapa del recorrido por Londres
Parlamento de Londres y Big Ben o Torre de Isabel
Parlamento de Londres y Big Ben o Torre de Isabel

Comenzamos el día acercándonos hasta el Parlamento. El edificio me gustó mucho y me quedé con ganas de verlo por dentro, porque como era domingo, no se podía visitar. Lo que sí pudimos hacer fue sacarnos las fotos de rigor con el Big Ben, ahora llamado Torre de Isabel, desde que en honor al Jubileo de la Reina le cambiaron el nombre. Después, seguimos la ruta hasta la Abadía de Westminster, que tampoco pudimos visitar porque había misa. ¡Adiós a eso de sentirme como Lady Di o Kate Middleton!

Con el chasco, nos dimos el paseo hasta el Palacio de Buckingham. ¿Y a qué no adivináis qué pasó? ¡Ni siquiera pude hacerme una foto porque el acceso estaba cortado! Varios bobbies franqueaban la entrada y aunque nos dijeron que “quizá en un rato se puede pasar” e incluso se especuló con que fuese a salir la Reina en coche, finalmente ni pudimos pasar ni salió la Reina. Ni vimos el cambio de guardia, ni a la Reina, ni siquiera la fachada del palacio. En este momento quise llorar, patalear y correr al hotel a hacer la maleta y volver a mi casa. ¿Cómo puedo tener tan mala suerte?

Picadilly Circus, Londres
Picadilly Circus

En fin, respiré hondo y me motivé para ver el resto de la ciudad, esperando que el resto del dia fuese mejor, pero nada más llegar a Picadilly Circus perdí toda esperanza de que el día pudiera mejorar. Creo que fue una de las mayores decepciones del viaje. Ya comenté que me pareció una plaza enana y es que me lo esperaba mucho más grande y con más vidilla. No sé, no le ví la gracia.

National Gallery de Londres
National Gallery de Londres
Pat The Piper, "gaitero oficial de los Juegos Olímpicos de Londres"
Pat The Piper, “gaitero oficial de los Juegos Olímpicos de Londres”

Hacia la mitad del día la cosa empezó a mejorar. Llegamos a la National Gallery, y ¡me gustó! Creo que no la recorrimos entera, pero estuvimos un buen rato admirando sus obras. En Trafalgar Square, la plaza donde se sitúa el museo, conocimos a Pat The Piper, el “gaitero oficial de los Juegos Olímpicos”, que andaba por allí tocando cerca del reloj de la cuenta atrás para el evento deportivo del año. La verdad es que este hombre me puso de buen humor porque era un auténtico personaje. De hecho no parecía que tocase muy allá para ser digno de tal título, así que aun hoy tengo la duda de si realmente tenía algo que ver con los Juegos o no.

Covent Garden, Londres
Covent Garden

Con el buen rollo en el cuerpo, nos acercamos hasta Covent Garden. Y no sé si es que era que estaba de buen humor, pero ¡también me gustó! Había un montón de banderas británicas y pequeñas tiendas muy chulas, y recuerdo que también había un restaurante en el que vendían paella. Tras picar algo de comer, cogimos un bus hasta Camdem Town. Creo que es lo único que se puede denominar “alternativo” en Londres. La verdad es que algunas tiendas eran realmente chocantes, pero en su conjunto al final creo que no deja de ser una zona de mercadillo. Sin comerciantes vendiendo 5 bragas a 2 euros, pero mercadillo al fin y al cabo.

Camdem Town, Londres
Camdem Town

Para rematar el día nos acercamos hasta St. Paul’s Cathedral, curiosamente de las pocas cosas grandes de Londres, y de las pocas cosas que me impresionaron. En este caso me pasó lo contrario al resto del viaje, no me esperaba nada del otro mundo, pero me llevé una grata sorpresa.

St. Paul's Cathedral, Londres
St. Paul’s Cathedral

Me quedaron lugares por ver y seguramente no pude apreciar detalles por el poco tiempo que estuve allí. Creo que algún día volveré, a ver si tengo mejor suerte, puedo ver el Parlamento, la Abadía de Westminster y el Palacio de Buckingham (y si tengo mucha mucha suerte, quizá a la Reina también) y descubro ese “algo” que hace que a todo el mundo le guste Londres.

¡Idea!

Si tienes morriña o en tu visita a Londres coincide que La Roja juega un gran campeonato y no te lo quieres perder, pásate por el bar El Ryan’s. Está cerquita de la Catedral y es un bar en el que se reúne la comunidad española. Allí se pueden ver partidos de fútbol de la Liga y la selección (también otros deportes con participación española) y también celebran fiestas españolas. En mi visita a Londres coincidió que España debutaba en la Eurocopa contra Italia, así que ¡para allí que nos fuimos a ver el partido! Cobraban entrada, pero entraba una consumición, y el ambiente fue muy bueno pese a empatar el partido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 ideas sobre “Londres en 48h (II)”