#4 La Paloma

Después de viajar a pequeños pueblos como Valizas y Punta del Diablo, no sabía si ir a La Pedrera, un pueblo también pequeñito, o La Paloma, que se las prometía más grande, tipo ciudad (o al menos así me lo imaginaba). Al final me decidí por La Paloma, pero cuando llegué descubrí que no era una ciudad, sino un pueblo.

Al imaginar que era una ciudad, pensé que habría muchas actividades por hacer, pero la realidad es que todo lo que ofrece La Paloma está relacionado con la playa. Ojo, que no me quejo 🙂 . Cuenta con muchas playas, algunas de ellas kilométricas, como la playa Solari. Además de ir a la playa a tostarse o darse un baño, hay gente que hace surf y windsurf, ya que hay bastante oleaje en toda esta zona.

La Paloma, viajar a Uruguay
Una playa de La Paloma con el faro al fondo

Siguiendo por la playa Solari se puede llegar hasta la laguna de Rocha, reserva de la biosfera. Hay que caminar bastante, ya que está algo alejado de La Paloma. Yo intenté llegar, pero las caminatas de los días anteriores y el fuerte viento que llegaba a ser frío, sumado a que el sol comenzaba a bajar, me echaron para atrás. Para quien esté pensando que soy una floja, desde el faro de La Paloma hasta la laguna son 12 kilómetros de camino por la playa (solo ida), y con orgullo puedo decir que hice unos 6 y medio (según Google maps), más la vuelta.

Todo se relaciona con la playa en La Paloma

Como en toda costa que se precie, no podía faltar un faro. El faro de Santa María se sitúa entre varias de las playas y puede visitarse. Al igual que el faro de Cabo Polonio, cuesta 25 pesos (unos 0,75€), aunque esta vez no subí.

Lo que más me gustó de La Paloma fue, sin duda, su atardecer. Pese a hacer algo de frío mereció la pena quedarse a ver la puesta de sol desde la playa de la Balconada. Además, justo en esta playa, y al ladito de donde quedaba mi hostel, había un escenario y varias bandas estaban actuando esa tarde.

La Balconada, La Paloma
Así fue el atardecer en la playa de la Balconada de La Paloma

Paseando por las playas también vi algún chiringuito en el que había bandas tocando música en vivo. No sé si será muy común en La Paloma, pero al menos en los anteriores pueblos no lo vi. Me pareció una buena idea por parte de los chiringuitos, ya que es una buena manera de animar a la gente a pasar la tarde en la playa. Música, cervecita, sol y olas… ¿qué más se puede pedir? 🙂

Próximo destino: Montevideo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “#4 La Paloma”