La lluvia en Sevilla es una maravilla… ¿en serio?

Parece ser que esta rima fue una invención para adaptar una de las frases de My Fair Lady al castellano. Hasta hoy no tenía ni idea de dónde venía, lo único que tenía claro es que la lluvia, en Sevilla, de maravilla no tiene nada, al menos para hacer turismo.

Visité Sevilla con la excusa de ir a una feria de marketing, aunque no pude disfrutar al 100% de sus encantos. Uno, por la falta de tiempo, y dos, porque no paró de llover.

Lo primero que visité fueron los Reales Alcázares. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987, y no me extraña. Puedes perderte durante horas admirando sus techos, suelos, ornamentación y jardines. Si no tienes un plano del recinto, puede ser que incluso te pierdas, ya que se trata de una serie de palacios de distintas épocas comunicados entre sí, y es normal ir a parar a un sitio por el que ya has pasado. Lo que no me gustó, es que para la visita guiada hay que pagar un extra, y que por las audioguías ¡cobran más de 4 euros!

Reales Alcázares, Sevilla
Seguro que estos jardines te suenan de algo… GoT

En frente de los Reales Alcázares se sitúa la Catedral con su Giralda. No entré porque no tenía mucho tiempo, pero pude comprobar que las calles de los alrededores están llenas de vida. Comercios, bares de tapeo, restaurantes… sin duda es el lugar al que acudir para comer o cenar.

Giralda de Sevilla
La Giralda lo observa todo

Tras probar algunas tapas y tomar unas cañitas, me sumergí en el laberinto de calles que conforman el centro, con la calle Sierpes como eje. Siempre está muy bien darse un paseo por allí, para contemplar algunos de sus bonitos e históricos edificios y descubrir las iglesias y tesoros que se esconden entre sus estrechas calles.

Caminando llegué hasta las famosas setas, en la Plaza de la Encarnación, aunque por la lluvia me perdí lo bonito, que es subir al mirador que hay arriba para contemplar las vistas de la ciudad. He visto fotos tomadas desde aquí atardeciendo y la próxima vez que vaya a Sevilla, ¡no me lo pierdo!

Plaza de España de Sevilla con lluvia
La Plaza de España, un sitio emblemático ensombrecido por las nubes y la lluvia

El domingo, antes de irme, hice una visita exprés a la Plaza de España y a la Torre del Oro. La Plaza de España me parece inmensa y preciosa, con sus arcos, su estructura semielíptica y esos azulejos llenos de color e historia. En ella están representadas las provincias españolas y alguno de los acontecimientos históricos que en ellas han tenido lugar y es divertido y muy interesante entretenerse observándolos (siempre y cuando la climatología lo permita).

Torre del Oro
Si te fijas en el detalle, hasta el coche de caballos va con paraguas

La verdad es que me perdí muchas cosas. Seguro que Sevilla tiene mil maravillas escondidas por ahí, (la lluvia no es precisamente una de ellas, solo hay que ver lo tristes que parecen las fotos), pero lo que no me perderé si alguna vez vuelvo es la vista desde las setas y su antiquarium, la Catedral y la Giralda por dentro, un paseo por Triana y disfrutar de algún espectáculo de flamenco.

¿Te ha pasado a ti también el ir a Sevilla y que llueva? Deja tu experiencia en los comentarios.

Prepara tu viaje a Sevilla

Compara los precios de tu vuelo a Sevilla con Skyscanner

Reserva tu alojamiento en Sevilla a través de Booking

Contrata tu seguro de viajes a España con Mondo y llévate un 5% de descuento

Reserva tus tours y excursiones en Sevilla con Civitatis

Llega hasta Sevilla con los autobuses de Flixbus

Alquila un coche a través de Skyscanner para moverte por Sevilla y alrededores

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “La lluvia en Sevilla es una maravilla… ¿en serio?”