Guía para visitar Machu Picchu

Ir a Machu Picchu es el sueño de muchos… pero, ¿por dónde empezar? Hay tanta información sobre cómo ir que resulta confuso. Cuando planeaba mi visita leí muchísimos blogs, webs, pregunté a peruanos, a otros viajeros que habían estado… y cada persona decía una cosa diferente. Por eso he decidido escribir este post, para intentar poner en un solo lugar toda la información relevante sobre cómo visitar Machu Picchu.

Hay varias llamas en Machu PIcchu. Si quieres hacerte una foto con ellas, mejor esperar a la tarde, cuando no hay casi gente
Hay varias llamas en Machu PIcchu. Si quieres hacerte una foto con ellas, mejor esperar a la tarde, cuando no hay casi gente

Lo primero que tienes que saber es que para ir a Machu Picchu tienes que pasar por Cusco sí o sí. Desde aquí parten todos los caminos para ir hasta el santuario, ya sea en tren, por carretera o a pie. Así que sabiendo esto, lo primero que tienes que hacer es reservar tu pasaje hasta Cusco. Partiendo de la base de que ya lo tienes, entonces hay que ir pensando en comprar las entradas.

Entradas para Machu Picchu

Lo mejor es comprar las entradas con antelación, porque vuelan. Puedes adquirirlas online en la página del Ministerio de Cultura o de manera presencial en Cusco, en la oficina de la calle Garcilaso. Ahora bien, ¿por qué hay tantas opciones? ¿Qué es eso del Huayna Picchu? Te explico.

Hay tres tipos de entradas:

  • Acceso solo al santuario. Cuesta 128 soles para extranjeros (34 euros) y 64 soles para peruanos y miembros de la Comunidad Andina (Bolivia, Ecuador y Colombia).
  • Acceso al santuario + la montaña del Huayna Picchu. Cuesta 152 soles para extranjeros (40 euros) y 90 soles para peruanos y Comunidad Andina.
  • Acceso al santuario + la montaña de Machu Picchu. Cuesta 142 soles para extranjeros (unos 38 euros) y 80 soles para peruanos y Comunidad Andina.

Las dos últimas, además, tienen dos pases al día, ya que el cupo de personas permitidas en las montañas es limitado, llegando a ser casi imposible conseguir un cupo para el Huayna Picchu. El Huayna Picchu es la montaña típica de la postal, la que sale en todas las fotos detrás de la ciudadela, mientras que la montaña de Machu Picchu está en la parte posterior.

Además, has de saber que subir tanto al Huayna Picchu como a la montaña de Machu Picchu requieren de cierta condición física. No subí a ninguna de las dos, pero puedo asegurarte que entre subir y bajar te llevará unas 2 o 3 horas por lo empinado de sus escalones. Ahora, la vista desde cualquiera de ellas debe ser increíble.

Cómo ir a Aguas Calientes

Ya tienes tu entrada, ¡bien! Ahora hay que decidirse por cómo llegar hasta Machu Picchu. Mejor dicho, hasta Aguas Calientes. Aguas Calientes (o Machu Picchu pueblo) es el pueblo más cercano al sitio arqueológico de Machu Picchu, así que primero debes llegar allí. Desde Cusco hay básicamente 3 medios de transporte para llegar hasta aquí: tren, carretera + caminata y a pie.

Tren

La más conocida de las tres opciones puede que sea el tren, por ser la más rápida. El tren va desde Cusco a Aguas Calientes en unas tres horas (toda una ventaja respecto a otros itinerarios), pero es también la más cara (de 120 dólares para arriba). La empresa más conocida para hacer este viaje es Peru Rail y los precios dependen del tren y la tarifa, pero vamos, no hay ningún pasaje low cost.

Carretera + caminata (hidroeléctrica + vías del tren)

Una opción mucho más barata es la de ir hasta la hidroeléctrica, el punto donde llega la “carretera” (los últimos kms son un camino), y caminar por las vías del tren hasta Aguas Calientes. Es la opción alternativa, como la llaman por ahí. Pues bien, para llegar a la hidroeléctrica también hay varias alternativas:

  • Una de ellas es ir combinando autobuses (Cusco, Ollantaytambo, Santa María, Santa Teresa, hidroeléctrica, si no me equivoco). La ventaja, dicen, es que es la opción más económica. La desventaja es que hay que tomar muchos autobuses y lleva más tiempo.
  • Otra es ir a dedo. Lo mejor es que es gratis; lo improbable es que alguien te levante para ir a la hidroeléctrica, ya que el camino termina ahí (y no hay nada prácticamente).
  • La otra es contratar el transporte desde Cusco directamente a la hidroeléctrica, la cual te recomiendo. La ventaja es que no hay que cambiar de transporte y en realidad no es tan caro.

En mi caso, opté por la última opción y compré mi pasaje en una furgoneta con una agencia por 65 soles ida y vuelta (17 euros). Cada trayecto dura unas 6 o 7 horas, haciendo dos paradas. No todas las agencias en Cusco ofrecen este servicio, por lo que te recomiendo preguntar en varias y comparar precios. En todas las que pregunté los precios oscilaban entre 65 y 75 soles, por lo que en realidad no hay mucha diferencia. Además, todas tienen los mismos horarios. Lo mejor de esta ruta por carretera es el paisaje de montaña por el que discurre y ver cómo va cambiando la vegetación.

Una vez en la hidroeléctrica, hayamos llegado en bus, a dedo o en furgoneta, hay que caminar. Lo bueno es que el camino es llano, está lleno de gente haciendo lo mismo que tú, así que puedes encontrar amigos, y el paisaje es muy bonito. De hecho, ¡se llega a ver Machu Picchu desde abajo! Lo malo es que son unos 12 kilómetros y el camino es algo incómodo porque se siguen las vías del tren. Para que te hagas una idea, yo lo hice en unas 2 horas (ando rápido), pero de manera más relajada no te debería llevar más de 3. Y si se te hace duro, piensa en positivo: estás haciendo ejercicio y ¡es gratis!

El camino por las vías del tren es bastante seguro y muy bonito
El camino por las vías del tren es bastante seguro y muy bonito

A pie

Si tienes más tiempo y el dinero no es problema, también puedes hacer el Inca Trail, el Salcantay o algún otro trek que te lleva hasta Aguas Calientes. El Inca Trail es el más famoso y te lleva hasta el mismo Machu Picchu, haciendo una entrada triunfal por la Puerta del Sol tras 5 días de caminata por las montañas. El resto son caminos alternativos, pero todos tienen la misma base: ir caminando hasta Machu Picchu para tener una experiencia “inca”.

Estos treks son algo exigentes. Tienen una duración de 4 o 5 días, y además son algo caros, de 200 euros para arriba, ya que incluyen las tiendas de campaña, cocinero, guías, etc. El Inca Trail hay que reservarlo con antelación, mientras que el resto los puedes contratar en cualquier agencia en Cusco.

De Aguas Calientes a Machu Picchu

Sea cual sea la opción que elijas para ir, ten en cuenta que llegas a Aguas Calientes, no a Machu Picchu (exceptuando el Inca Trail). Por tanto, aun hay que subir del pueblo al santuario, osea, a la montaña donde están las ruinas. Para hacerlo hay otras dos opciones:

  • Autobús: es la opción más usada por ser la más cómoda y rápida (unos 20 minutos por trayecto). Pero obviamente, también es la más cara. Cada trayecto te costará 12 dólares. Sí, 12 dólares por 20 minutos.
  • A pie: es la opción más económica, ya que es gratis. Lo malo, es que hay que sudar y te llevará algo más de tiempo. Yo subí caminando y tardé unos 15 minutos hasta el desvío del camino y una hora de subida. La subida son todo escalones hasta arriba. No los conté, pero te aseguro que había muchos. Ahora, no me arrepiento para nada, porque los paisajes son muy bonitos.
En la hora de escaleras hasta Machu Picchu se tienen vistas como ésta... No está mal, ¿no?
En la hora de escaleras hasta Machu Picchu se tienen vistas como ésta… No está mal, ¿no?

Si vas a subir al Huayna Picchu o a la montaña Machu Picchu, piénsatelo dos veces antes de subir caminando. Esta hora de subida es exigente, pero más aun lo son las subidas a cada una de las montañas que están dentro del recinto. Por tanto, si éste es tu caso, te recomendaría subir en autobús y bajar caminando.

Otras cosas a tener en cuenta

Precios

En Aguas Calientes (o Machu Picchu pueblo) hay muchos lugares para quedarse, desde hostales a super hoteles. Todo depende del precio que quieras pagar. Puedes llevar algo reservado por si acaso, pero en mi caso no llevaba nada y no me costó encontrar un lugar para quedarme. Y además, lo que encontré era mucho más barato que lo que había en internet, ya que los lugares pequeños y económicos normalmente no están en los buscadores 😉 .

Los precios en Aguas Calientes en general son caros. Hay un mercado de artesanías muy grande, pero los precios son muy caros. Probablemente todo lo que vendan lo puedas encontrar en Cusco por menos dinero. Los restaurantes también son caros, pero suelen ofrecer menús por 15 o 20 soles (4 o 5 euros) que incluyen primero, segundo y bebida. También hay unas termas (de ahí el nombre del pueblo), pero no fui. Me comentaron que ahí es donde van los que hacen el Inca Trail después de su caminata de 5 días (esto es, 5 días caminando por la montaña sin ducharse)… No sé si será verdad o no, pero por si acaso preferí evitar darme un baño ahí.

Plaza principal de Aguas Calientes (o Machu Picchu pueblo)
Plaza principal de Aguas Calientes (o Machu Picchu pueblo)

También encontrarás que comprar agua embotellada es muy caro. Una botella pequeñita puede salirte por unos 4 o 5 soles (alrededor de un euro) en el pueblo, y 8 soles en los restaurantes de la entrada de Machu Picchu (¡2 euros!). Así que te recomiendo ir con agua desde Cusco, donde la botella pequeña te saldrá por 2 soles (0,50 cts. de euro). Si se te acaba el agua en Machu Picchu, hay una opción para no pagar los 8 soles, y es ir a comprar el agua al puesto de control del Puente del Inca, donde lo venden por 5 soles, o salir a la entrada y comprárselo a los vendedores ambulantes (también por 5 soles).

Además del agua, en Machu Picchu todo cuesta dinero. Los guías hay que contratarlos aparte, en la zona de la entrada, y te costará unos 20 o 25 soles (5 o 6 euros). Los restaurantes de la entrada también tienen precios algo inflados, por ejemplo, 28 soles por un sandwich (7 euros). Hasta el baño cuesta dinero. Bueno, esta vez es solo 1 sol (0,25 cts. de euro), y la verdad es que mantienen el baño en buenas condiciones de higiene.

No te olvides de…

  • Tu pasaporte. Sin él no podrás entrar a Machu Picchu. Además, entre las 9 de la mañana y las 5 de la tarde ¡puedes poner una estampa de Machu Picchu en tu pasaporte!
  • ¡La entrada!
  • Contratar un guía. Esto puedes hacerlo en cualquier momento del día. Se contratan en la entrada (fuera de Machu Picchu). La entrada te da derecho a salir dos veces durante tu visita y volver a entrar, por lo que puedes salir a mediodía para contratar el guía y volver a entrar (es lo que yo hice).
  • Tu cámara de fotos con batería extra. Vas a hacer miles de fotos y lo sabes.
  • Comida y agua. En teoría está prohibido meter comida y comer en el recinto, pero con los precios de los restaurantes de allí arriba son muchos los que se llevan el sandwich. Además, comer con vistas a la ciudadela es algo único que no se hace todos los días…
  • Gorra, gafas de sol y protector solar. En Machu Picchu pega el sol, así que mejor protégete, ¡no sea que salgas en la ansiada foto como un cangrejo!
  • Ropa y calzado cómodos. Vas a caminar mucho, y si subes caminando, o a cualquiera de las montañas (Huayna Picchu o Machu Picchu), te vas a hartar te pisar escalones de piedra irregulares. Cuanto más cómodo, más lo disfrutarás.

Mi último consejo

Vienes a Machu Picchu una vez en la vida. Has deseado estar aquí durante muchos años y por fin vas a hacer un sueño realidad. Así que, ¿por qué correr? Hazme caso. Si vas a Machu Picchu, tómatelo con calma y disfruta de la visita.

La mayoría de la gente opta por hacer la excursión de Machu Picchu en dos días: uno para ir hasta Aguas Calientes y otro para visitar Machu Picchu y volver a Cusco. Lo que se suele hacer en este día es madrugar tipo 4 de la mañana para subir a ver el amanecer en Machu Picchu a las 6 de la mañana. Después hacen el tour y a las 10 u 11 de la mañana se van porque necesitan llegar de nuevo a la hidroeléctrica o tomar el tren para volver a Cusco. Total, su visita soñada se reduce a 4 o 5 horas, en las que la ciudadela está repleta de gente. Creedme, sobre las 9 de la mañana es imposible caminar o hacerse una foto sin nadie detrás en Machu Picchu.

Cuando planeaba mi visita (haz click para leer el post completo) me oponía a que fuera así, con prisas, bullicio, colas… Así que me planteé la visita en tres días. Dediqué un día para ir a Aguas Calientes, otro para la visita, y otro para volver a Cusco. La agencia con la que compré mi pasaje en furgoneta era bastante flexible, así que no hubo problema en volver a los dos días. Y te aseguro que así lo disfruté muchísimo.

No solo no madrugué tanto como los demás, sino que, cuando la mayoría de la gente estaba de regreso a Cusco, yo tenía Machu Picchu casi para mí sola. La calma que se respira en la ciudadela a partir de las 2 de la tarde es lo que hace que uno se dé cuenta del lugar ancestral en el que está. Puedes sentarte a admirar la belleza del paisaje casi sin ruidos, sin nadie que te empuje para hacerse una foto, sin cientos de puntitos de colores entre las ruinas de la ciudadela. Así que, si puedes quedarte el día completo, hazlo. Para mí, fue algo así como un privilegio.

Machu Picchu sobre las 4 de la tarde, cuando la gran mayoría de gente ya se había ido. ¡Todo un gustazo!
Machu Picchu sobre las 4 de la tarde, cuando la gran mayoría de gente ya se había ido. ¡Todo un gustazo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Guía para visitar Machu Picchu”