Cómo visitar el Parque Nacional de Calanques

Uno de los lugares más sorprendentes de Marsella es su costa y en ella se encuentra una de las joyas naturales del Mediterráneo. En este post te cuento cómo visitar el Parque Nacional de Calanques, un lugar con unos paisajes preciosos de mar y montaña a apenas 15 kilómetros del centro de la segunda ciudad más importante de Francia.

Visitar el Parque Nacional de Calanques
Visitar el Parque Nacional de Calanques te permitirá descubrir paisajes espectaculares

Sobre el Parque Nacional de Calanques

Se trata de una reserva terrestre y marina de más de 43.000 hectáreas, con unos 20 kilómetros de costa repartidos entre Marsella, Cassis y La Ciotat. En él hay unas 200 especies de animales protegidas, es Parque Nacional desde 2012 y cada año lo visitan más de 2 millones de personas.

Es un lugar ideal para hacer senderismo con unas vistas impresionantes al mar y la montaña. El paisaje de algunas calas es muy llamativo, con un color del mar de un turquesa intenso. Lo mejor de todo, es que al estar tan cerca de la ciudad, es muy fácil pasar un día diferente, en plena naturaleza y también creo que es positivo que no esté permitido entrar con el coche en temporada alta.

Visitar el Parque Nacional de Calanques desde Marsella

Como el Parque Nacional es bastante extenso, para llegar a cada una de las calas hay que dirigirse a una zona diferente. Tanto con coche como en autobús puedes llegar hasta las puertas del parque, pero después hay que caminar un mínimo de 45 minutos hasta llegar a las calas (dependiendo de la cala será una distancia u otra).

(Y aquí hago un inciso porque quizá te interese saber cómo llegar a Marsella, cómo moverte por allí y dónde dormir).

Calanque de Marseilleveyre

Una de las calas más cercanas a Marsella y más concurridas es la Calanque de Marseilleveyre. Es una cala de piedras y hay un restaurante, aunque cuando estuve estaba cerrado y no puedo decirte qué ofrecen. Eso sí, te puedo asegurar que aquí no hay luz, por lo que debes llevar dinero en efectivo si tienes pensado comer aquí.

Llegar hasta la Calanque de Marseilleveyre en transporte público puede ser una odisea, ya que desde el centro de la ciudad hay que tomar nada menos que tres autobuses (y, por supuesto, despúes caminar).

Cómo llegar a la Calanque de Marseilleveyre

Primero hay que tomar el autobús número 83 en la zona del Puerto Viejo. Esta línea recorre todo el frente marítimo, por lo que las vistas del trayecto son muy bonitas. Tras varias paradas, hay que bajar en la zona de las playas del Prado, concretamente en la parada La Plage.

Allí hay que hacer el cambio al autobús 19, que nos llevará en 15 paradas al Port de la Madrague. Por último, hay que tomar el número 20, que es un minibús que espera a que llegue el 19 para hacer la correspondencia y adentrarse en el Parque Nacional hasta Callelongue. Una vez en el puerto de Callelongue comienza el sendero hacia la cala de Marseilleveyre, a unos 45 minutos caminando. Aunque al principio hay una subida, el camino es bastante fácil y las vistas son muy bonitas.

Puedes pasar el día en Marseilleveyre y después volver por el mismo camino hasta Callelongue para tomar el autobús 20 y hacer el mismo camino a la inversa para volver a Marsella, o puedes estar un rato y después continuar hasta alguna de las siguientes calas. Existe un sendero que va paralelo a la costa que posee unos paisajes increibles y que te lleva hasta la Calanque de Sormiou, que es la siguiente cala más conocida. Eso sí, este tramo de sendero entre Marseilleveyre y Sormiou es bastante más duro y el calor aprieta mucho.

Parque Nacional de Calanques
Para acceder a la cala de Marseilleveyre hay que andar, ¡pero la recompensa merece la pena!

Calanque de Sormiou

Otra popular cala del Parque Nacional de Calanques es la Calanque de Sormiou, que toma su nombre de un barrio cercano. En este caso es una cala de piedra y arena rodeada de montañas, en un entrante del mar en la costa.

La vista desde arriba es muy bonita, aunque para llegar a ella hay que subir y bajar por un sendero en la montaña que puede llegar a cansar bastante, especialmente en verano porque pega mucho el sol.

Cómo llegar a la Calanque de Sormiou

Para llegar hasta el barrio de Sormiou en transporte público desde el centro de Marsella hay que tomar la línea 1 de metro hasta la estación de Castellane, donde hay que cambiar a la línea 2 (también metro). En solo dos paradas se llega hasta la parada de la Rotonda del Prado, donde hay que salir y tomar el autobús número 23. En aproximadamente media hora te llevará hasta la parada La Cayolle, la más próxima al Parque Nacional.

Desde allí habría que seguir la calle que se llama Camino de Sormiou hasta el aparcamiento y cruzar la barrera que da acceso al parque. A partir de ahí, queda aproximadamente una hora caminando hasta llegar a la cala. Como digo, hay que subir y bajar una montaña, por lo que hay que ir preparados.

En caso de ir en coche, el aparcamiento donde se puede dejar el coche de forma gratuita se encuentra siguiendo la misma calle. Ten en cuenta que en verano tendrás que dejar el coche aquí sí o sí, aunque durante el resto del año sí podrás acercar el coche hasta la cala, ya que hay mucha menos afluencia de gente.

Calanques de Morgiou y Sugiton

Las Calanques de Morgiou y Sugiton están bastante cerca la una de la otra. Aunque puedes ir de forma fácil de una a otra, también es posible ir solamente a una de ellas. Para llegar a cada una de ellas hay que tomar transportes diferentes.

Para llegar hasta la Calanque de Morgiou hay que tomar los metros 1 y 2, como para ir a Sormiou, pero en la Rontonda del Prado hay que tomar el autobús número 22. La parada sería Les Baumettes y de ahí habría que caminar alrededor de una hora hasta la cala. Si vas en coche, ocurre lo mismo que para la Calanque de Sormiou. En verano está prohibido acceder, pero el resto del año podrás llegar casi hasta la orilla del mar.

Para llegar hasta la Calanque de Sugiton, debes tomar los metros 1 y 2, pero esta vez bajar una estación más allá, en Ste. Marguerite Dromel. Desde allí, hay que tomar el autobús número 24 hasta Luminy y después caminar unos 50 minutos.

Visitar el Parque Nacional de Calanques
Después de caminar, el Mediterráneo se vuelve muy apetecible

Visitar el Parque Nacional de Calanques desde Cassis y La Ciotat

Cassis y La Ciotat son dos pueblos costeros cercanos a Marsella que comparten con ella este Parque Nacional de Calanques. A ellos pertenecen las calas más orientales y algunas de la más conocidas y concurridas del parque. En Cassis están la Calanque d’en Vau, la Calanque de Port Pin y la Calanque de Port Mieu. Esta última es la más accesible, ya que está muy cerca de Cassis, pero para llegar a las otras dos hay que caminar.

Por su parte, en La Ciotat, la cala más conocida es la de Figueroles. No estuve ni en Cassis ni en La Ciotat, por lo que no puedo darte muchos más detalles. En cualquier caso, se puede llegar tanto a Cassis como a La Ciotat en transporte público desde Marsella y, una vez allí, caminar hasta las calas. Siempre puedes pasarte por sus oficinas de turismo para conocer la ruta más recomendable.

Consejos para visitar el Parque Nacional de Calanques

Aunque sea un lugar idílico a pocos kilómetros de una gran ciudad, no hay que olvidar que es un lugar de montaña y bastante aislado, en el sentido de que no hay electricidad, agua potable y otros servicios básicos que hay en cualquier lugar civilizado. De ahí que, si vas a visitar el Parque Nacional de Calanques, lo hagas con sentido común y tengas en cuenta algunas cosas.

Lo básico

Lleva mucha agua, ya que no hay fuentes en el camino, y comida. En el Parque Nacional hay varios restaurantes, pero suelen estar abiertos solamente en plena temporada turística. Por si acaso están cerrados, lo mejor es llevar algo de comida siempre. Algunos, además, no tienen electricidad por lo que solo aceptan efectivo.

Aunque la estrella del Parque Nacional esté en las calas, recuerda que también es montaña y que caminarás por senderos de trekking. Por ello es importante llevar un calzado adecuado (botas de trekking) y ropa cómoda.

Si vas en verano…

Si vas en pleno verano, no te olvides del bañador, la toalla ni tampoco de las chanclas, ya que seguro que te querrás pegar un chapuzón. Las playas son de piedra, por lo que las chanclas o cangrejeras son importantes.

También es importante protegerse bien del sol, ya que pega muchísmo. Protector solar, gafas de sol y un gorro o pañuelo que te proteja la cabeza son indispensables.

Transporte

Para visitar el Parque Nacional de Calanques puedes acercarte tanto en coche como en autobús. Si has volado hasta Marsella o has llegado en tren, y vas a hacer un recorrido por la Provenza, quizá te convenga alquilar un cocheAhora bien, si solamente vas a ver Marsella, entonces el coche no interesa porque puedes llegar a todos los rincones de la ciudad en transporte público.

En Marsella cada trayecto en transporte público cuesta 2 euros e incluye correspondencias. Es decir, si compras un ticket en el metro y en el recorrido tienes que cambiar de transporte y tomar un autobús, ese billete será válido.

Si vas a hacer varios viajes al visitar Marsella (dentro de la ciudad), quizá te convenga comprar un bono o incluso hacerte con la City Pass, que es la tarjeta turística que te permite tomar todos los transportes de forma gratuita, te da acceso libre a varios museos y actividades e incluye descuentos en tiendas y espectáculos. La hay de 24, 48 o 72 horas y puedes comprarla directamente online a través de Civitatis.

Viaja con seguro

Recuerda que aunque parezca que no te pueda pasar nada, en el Parque Nacional de Calanques estarás en plena naturaleza. Es una zona de montaña y hay rocas y piedras que pueden caer, piedras que nos pueden hacer dar una mala pisada y terreno resbaladizo. Y además, estás en Francia, no en España.

Aunque aquí valga laTarjeta Sanitaria Europea, que te garantiza una atención primaria de urgencia en caso de necesitarlo, lo mejor es estar cubierto por un seguro de viaje. Así no tendrás que preocuparte de qué entra en la atención médica que te van a dar y qué no. Yo te recomiendo los seguros de viaje de Mondo por la comunicación fluida con ellos y la buena relación calidad-precio. Además, por leer Viajes e ideas tienes un 5% de descuento en cualquiera de sus coberturas.

 

Creo que con estos consejos tendrías todo lo necesario para visitar el Parque Nacional de Calanques. Te recomiendo dedicar un día a caminar por allí y disfrutar de la naturaleza y las vistas tan bonitas que tienen los senderos. Si tienes alguna duda, deja tu comentario para que pueda ayudarte a planear tu viaje 😉 .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *