Cómo conocer gente viajando sola

Mucha gente tiene el concepto equivocado de que al viajar sola, una estará todo el tiempo sola. Así que hoy me he propuesto dejar claro que esto no es así y te cuento varias oportunidades en las que podrás conocer gente viajando sola.

Ushuaia - excursión laguna témpanos
Una japonesa, un uruguayo, una española (yo), un francés y dos argentinos. Así fueron las Naciones Unidas que nos montamos en un hostel de Ushuaia y que resultó en una excursión muy divertida a la Laguna de los Témpanos. ¡Hay que socializar!

¿Es difícil conocer gente viajando sola?

Creo que hay tantas maneras de conocer a gente viajando como personas hay en el mundo. Cada uno tiene sus tácticas, pero, conocer a alguien no deja de ser una interrelación con nuestro entorno, sea en nuestra ciudad o en la Conchinchina. Estamos tan acostumbrados a nuestros círculos (familia, amistades, compañeros de trabajo…) que creemos que esas son todas nuestras interrelaciones. De lo que no nos damos cuenta es de que son muchas las ocasiones en las que conocemos a alguien nuevo o nos relacionamos de una forma u otra con otra persona en nuestro día a día.

Estas interrelaciones son las que ocurren al viajar sola también, aunque por el hecho de no tener a tu lado a los tuyos, obviamente te das más cuenta de la cantidad de gente ajena con la que entablas conversación. Yendo un poco más allá, viajando sola no solo hablarás con mucha gente, sino que conocerás a personas con las que llegarás a compartir grandes momentos en un periodo corto (pero intenso) de tiempo, y en esto es en lo que me gustaría centrarme en este post.

Aquí van 6 formas de conocer gente viajando sola, con algunas anécdotas personales de mi viaje por Sudamérica en los pie de foto. ¡A ver si así te pica el bicho viajero!

1. Alójate en hostels

Que me encanta alojarme en hostels cuando viajo sola no es ningún secreto. Ya te lo he contado en anteriores ocasiones, y en el post “3 cosas que me gustan de los hostels al viajar sola (y 3 que no)” te explicaba mis razones. Entre ellas se encuentra la más importante para mí: son un lugar perfecto para conocer gente.

Lo primero, porque los dormitorios son compartidos (mínimo 4 camas). Lo segundo, porque suelen tener zonas comunes donde se reúnen sus huéspedes. Y lo tercero, porque muchas veces hacen actividades (barbacoas, alguna fiesta…). Son un lugar de encuentro de viajeros, y la mayoría llegan allí con ganas de socializar. ¡Aprovéchalo!

humahuaca - gente carnaval
A Mariel la conocí en mi hostel de Humahuaca y me invitó a celebrar el Carnaval con la Asociación de Copleros locales. Además de ser toda una experiencia, allí conocí a Goofy y Carlitos, con quienes me fui dos días después a Iruya y San Isidro (y donde, en el camino, conocimos a Moni). ¡A veces la cadena de conexiones no para!

2. Utiliza Couchsurfing

Esta es una de las redes sociales viajeras más conocidas. Couchsurfing te permite alojarte de manera gratuita en casa de locales, quienes tienen una cama, sofá o espacio extra y lo ofrecen a quienes lo necesitan en la ruta. Como toda red social, aquí la reputación cuenta y, por suerte, puedes ver las opiniones tanto de la persona que ofrece la casa como de la que se quiere alojar en ella.

Si bien es gratis, lo cierto es que esta red nació para compartir e intercambiar experiencias, poniendo en contacto a locales con visitantes. Así que si decides hacer Couchsurfing, ten un detalle con esa persona que te está alojando. Por ejemplo, puedes hacer una cena cocinando platos de tu país, ayudarle a practicar idiomas, si sabes tocar la guitarra, puedes enseñarle… Cualquier cosa puede convertirse en una gran experiencia y dejar un bonito recuerdo de vuestro encuentro.

punta del diablo - couchsurfing
Al venezolano Luis lo conocí por Couchsurfing, pero no me quedé en su casa, sino que quedamos para que me enseñase Punta del Diablo. Nos lo pasamos muy bien y acabamos en uno de los bares del pueblo con Bob, un canadiense viajero que llevaba mucho tiempo en el pueblo y le gustaba tanto que no quería irse

3. Asiste a Meetups

Meetup es una web y app en la que la gente organiza actividades y cualquiera que esté interesado se puede apuntar. Hacer un tour por la ciudad, quedar para comer o tomar algo, hacer yoga o practicar idiomas son solo algunos ejemplos de lo que la gente ofrece. Lo cierto es que he descubierto esta red al mudarme a Barcelona, pero me he dado cuenta de que a las actividades no solo se apuntan locales y gente que vive aquí, sino gente que está viajando o visitando la ciudad en ese día. ¡Es, simplemente, genial!

4. Haz un tour o una actividad en grupo

Ya sea un tour clásico, un free tour o cualquier otra actividad, lo cierto es que son una maravillosa manera de conocer a gente que está de viaje como tú. Puede que las actividades den más pie a conocer gente que los tours, por el hecho de que es más interactivo, pero todo es cuestión de actitud. Siempre puedes comentar algún detalle que cuenta el guía con otra persona, por ejemplo, o preguntar si les gusta la ciudad, cuánto llevan allí, qué planes tienen… Las oportunidades son infinitas.

futaleufú - rafting
Foto: Sagi Marom. En Futaleufú decidí hacer rafting, ya que es uno de los mejores lugares del mundo para practicarlo. En la excursión conocí a una francesa, 3 israelíes y a Rai, un español con el que seguí viaje por una semana hacia el sur de Chile. ¡En cualquier lugar puedes encontrar compañeros de ruta!

5. Descárgate Tinder

Sí, Tinder. Aunque sea una app para ligar, no deja de ser una herramienta para conocer gente. Puede que si tu estancia en un lugar es breve no llegues a conocer a tu príncipe o princesa azul, pero si tienes un match con el que tienes cosas en común y parece majo/a, ¿por qué no quedar a tomar algo con esa persona? Si surge algo, eso que te llevas por delante, y si no, pues también. Y si no te gusta, es tan simple como terminar la cita. Recuerda que tú pones los límites.

6. No tengas miedo de hablarle a una persona desconocida

La persona que va a tu lado en el autobús, ese mochilero que te cruzas por la calle, ese grupito que también está haciendo dedo… Cualquier excusa es buena para entablar una conversación. Muchas veces la persona que tenemos al lado o con la que nos cruzamos tiene planes parecidos a los nuestros y, al no hablarles, nos estamos perdiendo posibles compañeros de viaje.

Así que ya ves, las posibilidades de conocer gente viajando sola son muchas. ¿Se te ha quitado de la cabeza ya esa idea de que viajando sola te aburrirías? Espero que sí. Si no, el único consejo que te puedo dar es que lo pruebes. No sabrás todo lo que el mundo puede ofrecerte hasta que no pruebes a salir de tu zona de confort.

No sabrás todo lo que el mundo puede ofrecerte hasta que no pruebes a salir de tu zona de confort. Clic para tuitear

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  • 22
  • 11
  •  
  •  
  • 4
  •  
    37
    Shares

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *