¡Que comience la aventura!

¡Llegó el día! Estoy en el aeropuerto esperando a que salga mi avión para Montevideo y en 13 horas estaré despidiéndome del invierno para disfrutar del verano. ¡Mi viaje por Sudamérica comienza ahora mismo! 🙂

Destino Montevideo
Destino Montevideo

Aunque bueno, pensándolo bien… ¿Cuándo comienza realmente un viaje? La verdad que podría ser hace meses, cuando me rondaba por la cabeza la idea de hacer un viaje largo. O quizá cuando decidí de verdad dejarlo todo e irme de viaje. Echando la vista atrás y pensando en todos los trámites burocráticos que me tocó hacer en Alemania para dar de baja contratos, dejar el piso, vender mis muebles, etc., creo que, en sí, el viaje comenzó hace tiempo, con los preparativos, pero hoy es el punto de partida de algo nuevo.

Hoy comienza la aventura

Como tomé la decisión de viajar por Sudamérica hace unos meses ya, he tenido bastante tiempo para preparar esta aventura. Aunque por muchos preparativos que se hagan, para algo así queda la sensación de que algo se olvida… Pasaporte, vacunas, planificación de itinerario (más o menos), compras de tamaño mini, la mochila… ¿Lo llevo todo? En este momento parece que en la mochila no caben tantas cosas como desearía llevar…

Viajo con una Osprey Farpoint 55 que, en realidad, son dos mochilas en una. La más grande, de 40 litros, es donde llevo la ropa, calzado, cosas del baño, toalla, etc., y pesa unos 10,5 kilos. La otra es más pequeña, de 15 litros, donde llevo mi Tablet, el móvil, un cuaderno, documentos y otras cosillas básicas, y pesa alrededor de dos kilos.

Lo que me gusta de este modelo es que las dos mochilas son independientes y a la vez pueden llevarse conjuntamente. Me explico. Existe una cremallera para juntar las dos mochilas si se quiere, y además llevan unos ganchitos para que, cuando lleves la grande a la espalda, puedas colgar la pequeña en la zona del pecho (evitando llevar 4 tiras sobre los hombros). La verdad es que acabo de estrenarla, pero ya os contaré mis sensaciones con la mochila durante el viaje. De momento todo me cabe, pero ya veremos qué ocurre si tengo que comprar algo XD.

Decidirme por esta mochila llevó algo de tiempo, así como “planificar el itinerario”. Más o menos tengo claro qué quiero visitar en mi viaje, pero no quiero ceñirme a ese plan. Ahí está todo lo que quiero ver, pero si me encuentro otras cosas interesantes por el camino, la ruta cambiará muy probablemente.

De momento tengo claro que el punto de partida es Punta del Este y la costa uruguaya, para después pasar por Montevideo, Colonia del Sacramento y cruzar el río de la Plata hasta Buenos Aires. Pero incluso esto puede cambiar si, cuando llegue allí, algo maravilloso se cruza en mi camino. ¡Que comience la aventura! 🙂

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *