#6 Descubriendo la ciudad de Colonia del Sacramento

Colonia del Sacramento es una joya histórica a orillas del río de la Plata. Su centro histórico lleno de casitas coloniales y calles empedradas es digno de su título de lugar Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

La ciudad de Colonia, en sí, es bastante grande, aunque el centro histórico es muy chiquitito. Se puede visitar en un ratito, aunque conviene disfrutarlo sin prisas, ya que hay muchos rincones con encanto entre sus estrechas calles. La más famosa puede que sea su calle de los Suspiros, con sus casitas típicas portugesas, que es llamada así porque suscita suspiros a quien pasa por allí. A mi personalmente me gustaron más otras calles, como la que va a dar a la Basílica del Santísimo Sacramento.

Colonia del Sacramento
Una de las calles con encanto de Colonia del Sacramento

Un poco de historia de Colonia del Sacramento

Para entender la historia de la ciudad hay varios museos, como el Indígena, el Portugués o el Español (cerrado por mantenimiento). Colonia del Sacramento es la ciudad más antigua de Uruguay, fundada en 1680 por el portugués Manuel Lobo. Fue una plaza en constante disputa entre Portugal y España, quienes se sucedieron en su gobierno constantemente hasta que llegó la revolución de Mayo. Finalmente, en 1828 pasó a formar parte del Estado Oriental del Uruguay.

No todo se ha conservado intacto hasta hoy, ya que existen ruinas que nos indican de la existencia de casas o conventos que hoy no podemos disfrutar. Para imaginar cómo fue la ciudad, hay bastantes azulejos por sus calles con mapas antiguos o dibujos de lo que hubo allí en el pasado.

Entre esas ruinas se encuentran las del Convento de San Francisco, que fue destruido por un incendio. Ahora, junto a sus ruinas, se levanta el faro, que puede visitarse.

Faro de Colonia del Sacramento
El Faro ya casi de noche. No hay que perderse la ciudad cuando cae la noche

Quitando eso, el lugar es muy bonito e interesante. Me encantó poder perderme entre sus callejuelas para encontrar rincones con mucho encanto e historia. Lo mejor de todo, pasear por Colonia al atardecer. ¡Una maravilla!

Ciao Uruguay

Con Colonia del Sacramento doy por terminada mi etapa en Uruguay. Han sido 10 días en los que he visto buena parte de la costa uruguaya y creo que han sido suficientes para llevarme una idea de cómo es este pequeño país. La calidez y amabilidad de los uruguayos, la belleza de sus playas, lo consistente de sus platos típicos, los muchos detalles del país que me recuerdan a España, aunque en el fondo haya sus diferencias… Sin duda, me llevo un buen recuerdo. ¡Hasta siempre, Uruguay! 🙂

Próximo destino: Buenos Aires.

Calle de los Suspiros, Colonia del Sacramento
La calle de los Suspiros de Colonia del Sacramento es ideal para despedirse, suspirando, de Uruguay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *