Bilbao… y sus pintxos

Hace mucho tiempo me tocó una caja Smartbox con una estancia cultural, en la que entraba una noche de hotel para dos y entradas para algún museo. Había unas 40 ciudades para elegir, pero al final me decanté por Bilbao, porque entraba la entrada al Guggenheim y era de lo mejorcito que había en la caja. Se lo comenté a una amiga y para allá que nos fuimos, a ponernos moradas de pintxos. Es lo único que me ha tocado en la vida por sorteo, así que no lo podía desperdiciar, y el fin de semana no dejó nada que desear. Por cierto, era mi último fin de semana en España antes de mudarme a Alemania, allá por febrero de 2011. No está mal para una despedida, ¿no?

Pintxos en un bar de Bilbao
Pintxos en un bar de Bilbao

Llegamos un viernes por la noche, así que ese día lo único que hicimos fue irnos al casco viejo en busca de pintxos. No recuerdo el nombre de ninguno de los bares, pero sí que había para todos los gustos: bares más de vanguardia, otros de los de toda la vida… Eso sí, en todos ellos mucha variedad de pintxos y muy buenos. Además de conocer la gran oferta gastronómica que tiene Bilbao, también nos recorrimos unos cuantos bares, descubriendo, ente ellos, el Kafé Antzokia y el Jarrock Café Bilbao (dos clásicos, por lo visto, de la noche bilbaína).

Jarrock Café Bilbao
Jarrock Café Bilbao
Perro Puppy en la entrada del Museo Guggenheim, Bilbao
Perro Puppy

El sábado hicimos uso de nuestra fantástica entrada para el Museo Guggenheim. El hotel lo teníamos en frente, así que fue casi como caernos de la cama y ya estábamos allí. Unas fotos con el perro Puppy, el perro gigante hecho de flores naturales que se encuentra en la entrada, y pa’ dentro. De las pocas cosas que recuerdo es la exposición ‘La materia del tiempo‘, una exposición que, por lo que veo en la web del Guggenheim, sigue vigente.

Museo Guggenheim de Bilbao
Museo Guggenheim

Después, nos fuimos a callejear. Estuvimos echando un ojo a las tiendas de la Gran Vía y dimos un paseo por el parque Casilda Iturrizar, y, cuando cayó la noche, ¡nos fuimos otra vez de pintxos! 🙂

Bilbao desde el Monte Artxanda
Bilbao desde el Monte Artxanda

El domingo tuvimos suerte con el tiempo (ah! se me ha olvidado decir que, cómo no, durante el viaje llovió), y aprovechamos para subir al Monte Artxanda. Se puede subir con el funicular de Artxanda, y arriba hay un parque y un mirador ¡desde donde se tienen unas espectaculares vistas de Bilbao! El fin de semana iba llegando a su fin, así que a la hora de comer hicimos la visita de rigor al bar de pintxos más afamado de Bilbao: el Café Iruña. ¡Todo estaba riquísimo!

¡Idea!

¡Acércate al Puente Colgante! Este enorme puente de hierro, que en realidad se llama Puente Vizcaya, se construyó a finales del siglo XIX para unir las localidades de Portugalete y Getxo, y en la actualidad sigue funcionando. Es, sin duda, una gran obra de ingeniería, y desde 2006 está catalogado como Patrimonio Mundial por la UNESCO. Si no tienes coche, puedes acercarte en Cercanías desde Bilbao.

Grabado del Puente Colgante, entre Portugalete y Getxo
Grabado del Puente Colgante

Prepara tu viaje a Bilbao

Compara los precios de tu vuelo a Bilbao con Skyscanner

Reserva tu alojamiento en Bilbao a través de Booking

Contrata tu seguro de viajes a España con Mondo y llévate un 5% de descuento

Reserva tus tours y excursiones en Bilbao con Civitatis

Llega hasta Bilbao con los autobuses de Flixbus

Alquila un coche a través de Skyscanner para moverte por Bilbao y alrededores

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Bilbao… y sus pintxos”

Encuentra lo que buscas

Toda la información por destinos

america

europa

Asia