Idea viajera: vive Barcelona como la Sexta Flota Americana


Hace unos días hice la ruta de la Sexta Flota Americana gracias a los chicos de Urban Explorer, una nueva app que te permite descubrir Barcelona de una manera diferente y a tu aire. ¿Quieres saber de qué se trata?

Sobre la Sexta Flota Americana

La Sexta Flota Americana es una flota de marines asentada en el Mar Mediterráneo que entre los años 50 y 80 tuvo mucho contacto con Barcelona. Los marines estadounidenses pasaban largas temporadas en el mar, y cada vez que llegaban a puerto, revolucionaba la ciudad.

Imagina un barco cargado con 3000 marines, que llevan 3 meses sin ver una mujer y sin pegarse una fiesta. Pues de eso va esta ruta. Y sí, es una de las más canallas de Barcelona 😀 .

Los comerciantes de la zona del puerto vieron la oportunidad de negocio, como es lógico. Así, mucha gente comenzó a hablar inglés, los restaurantes y bares empezaron a ofrecer platos combinados y un ambiente más americano y las prostitutas comenzaron a llegar.

La ruta de la Sexta Flota Americana con Urban Explorers

La ruta recorre los puntos más emblemáticos de estos hechos. Gracias a la app Urban Explorers, es muy fácil que puedas guiarte por tu cuenta por las calles de Barcelona.

Monumento a la Sexta Flota Americana

El monumento a la Sexta Flota Americana en el puerto de Barcelona

El punto de partida es el único monumento dedicado a esta flota, en el puerto de Barcelona, frente a la estatua de Colón. Recuerda el hecho por el cual la Sexta Flota se fue de Barcelona. Y es que parece ser que hubo un atentado y los Estados Unidos decidieron dejar de venir.

Restaurante Amaya

El Amaya es uno de los restaurantes más emblemáticos de Barcelona, situado en La Rambla. Ya van 4 generaciones de la misma familia llevando el negocio, por el que han pasado grandes personajes, como Pink Floyd, Michael Douglas o ¡los miembros de Barcelona Travel Bloggers! 😉

Restaurante Amaya, Barcelona

El Restaurante Amaya, uno de los establecimientos con más historia de Barcelona

Su dueño, el señor Ignacio, nos contó mil y una historias. Comenzó hablándonos de la Sexta Flota Americana, ¡y de cómo un marine intentó llevarse el lavabo del baño bajo la gabardina! Después nos contó historias de las prostitutas, como la de los agujeros de la losa de mármol del hostal que había en el portal de al lado y que ahora cuelga en las paredes del Amaya, producidos por los tacones de las mismas de tanto esperar clientes.

Y entre historia e historia, nos contó de dónde vienen expresiones como “de puta madre” o “el 5º pino”. Hubo tiempo para mucho más, como probar sus croquetas o sus tostas de jamón. Nos cuidaron muy bien y aprendimos mucho de Barcelona y La Rambla, por lo que le recomiendo a todo el mundo que se pase por allí. ¡Yo ya lo tengo como lugar obligado al que llevar a las visitas!

Bar Cosmos

Un poco más adelante, en La Rambla también, se encuentra el Bar Cosmos. Lo peculiar de este bar es que aún conserva su barra en forma de U que recuerda a un dinner americano. Los taburetes se anclaron al suelo para evitar que se los tiraran los unos a los otros cuando se emborrachaban… ¡Así se las gastaban los marines!

Los Caracoles

En la calle dels Escudellers hubo varios lugares que la Sexta Flota Americana frecuentaba mucho. Algunos, como el Bar New York, ya han cerrado, pero otros siguen. Es el caso del Bar Los Caracoles. Se convirtió en el lugar preferido por los oficiales de la flota para venir a comer. Aún se pueden observar recuerdos suyos en el bar.

Los caracoles Barcelona

Los Caracoles, uno de los supervivientes de la Calle dels Escudellers

Sidecar

La Plaça Reial no escapaba a la ruta de la Sexta Flota, y el Sidecar es un superviviente de aquella época. Por entonces se llamaba Bar Texas, y era un lugar de jazz. Cuando dejó de ser frecuentado por los marines se convirtió en un punto de encuentro de prostitutas con habitaciones muy precarias encima del bar. Hoy en día es un local bastante más agradable, con música rock y conciertos en directo.

Bar Kentucky

Y el final de nuestra ruta con los chicos de la app Urban Explorers fue el Kentucky. Muchos bares cambiaron de nombre para atraer a esta clientela anglófona, pero el Kentucky ya se llamaba así de antes. Su historia comienza en 1945, cuando Antonio y Antonia, dos enamorados mallorquines llegaban a Barcelona para poder vivir su amor libremente. Abrieron el bar, y en él servían pollo frito, con lo que nos quedó la duda durante la visita de ¡si el KFC (Kentucky Fried Chicken) nació en este bar!

Lo que sí sabemos es que los marines se sentaban a lo largo de la barra y dejaban sus sombreros llenos de dinero sobre ella. Iban pidiendo consumiciones, y las camareras iban tomando el dinero de ahí. Eso nos da una buena idea del poder adquisitivo alto que tenían…

El bar se ha mantenido tal como era entonces, según nos contaban Nieves y Eva, hija y nieta de aquella pareja de los 40. Está lleno de fotos y recuerdos de los marines de la Sexta Flota Americana e incluso hay una jukebox antiquísima, con la que ponían su música al venir de fiesta al Kentucky.

Bar Kentucky Barcelona

Los ruteros en el Bar Kentucky, con Nieves y Eva. Foto de Urban Explorers.

La verdad es que estoy muy agradecida a Urban Explorers de habernos dado la oportunidad a los bloggers de Bcn TB de hacer la ruta. Antes no conocía esta historia, y es de verdad interesante. Sin duda, hacen falta más iniciativas como ésta para recuperar la memoria de las ciudades, últimamente bastante olvidada con la gentrificación. ¡Gracias, Urban Explorers!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *