Alrededores de Salta, mucho por descubrir

La ciudad de Salta es la Linda, pero si nos acercamos a los pueblitos que hay en sus alrededores, estos y las rutas que nos llevan hasta ellos, son espectaculares. La naturaleza en esta región cambia a cada paso brindándonos unos colores y formas que no se encuentran fácilmente en ningún otro lugar. Bienvenido a los alrededores de Salta.

Como parte de mi visita a la ciudad realicé tres excursiones que me permitieron conocer más sobre los alrededores de Salta. Así, recorrí lindas montañas para llegar hasta Cachi, subí por el mismo recorrido que realiza el Tren de las Nubes para llegar hasta San Antonio de los Cobres y las Salinas Grandes, ya en Jujuy, y atravesé la Quebrada de Cafayate con sus geoformas para llegar a la capital del vino del norte argentino.

Cuesta del Obispo, alrededores de Salta
La Cuesta del Obispo, de camino a Cachi, es uno de esos lugares fascinantes a descubrir en los alrededores de Salta

Todos estos lugares de los alrededores de Salta pueden hacerse por cuenta propia o en tour. Cómo hacerlo es prioridad de cada uno, dependiendo del presupuesto, el tiempo o las ganas de pasar unos días en algún lugar en concreto que se tengan. En mi caso decidí hacerlo en tour porque el presupuesto para viajar desde Salta hasta cualquiera de estos lugares era similar a hacerlo en una excursión. Además, en mi caso, al depender de transporte público, los autobuses de línea no se detienen en lugares panorámicos o de interés (cosa que sí hacen los tours). En Salta puedes encontrar muchas empresas que ofrecen tours con precios muy dispares y también tienes algunos que puedes reservar directamente online y despreocuparte:

Alrededores de Salta: excursión a Cachi

Para llegar hasta Cachi se necesita recorrer un precioso paisaje de montaña atravesando la cadena montañosa sub-andina. Una primera parada sería el paraje de San Fernando de Escoipe, desde donde admirar los colores de la quebrada. Siguiendo la ruta se llega hasta El Torreón, o más conocido como las Condoreras, ya que allí es donde anidan los cóndores, que sobrevuelan toda esta zona.

Subiendo poco a poco se llega hasta la Cuesta del Obispo, un camino de ripio de unos 20 kilómetros de largo que sube por la ladera de la montaña hasta un mirador desde el que se tienen unas vistas espectaculares de la ruta recorrida. Se llama así porque un Obispo salteño fue el que inició este camino para conectar Salta con Cachi. El punto más alto de la ruta es la Piedra del Molino, a más de 3000 metros de altura sobre el nivel del mar. El lugar se llama así porque en algún momento alguien dejó una piedra de molino allí, pero en realidad llaman más la atención la capilla o las vistas que se tienen desde allí.

Dejando atrás la Piedra del Molino, se desciende unos metros para atravesar el Parque Nacional de los Cardones, un lugar kilométrico lleno de cactus por donde atraviesa la recta del Tin Tin, antiguo camino trazado por los incas con mucha precisión.

El pueblo de Cachi

Unos kilómetros después se llega hasta el pueblo colonial de Cachi, situado a unos 2500 metros de altitud. El pueblo destaca por su arquitectura colonial con sus casitas de adobe pintadas solo de blanco o marrón, colores originales de la época de la colonia española. De hecho, las casas no se pueden pintar de ningún otro color para preservar el carácter colonial del pueblo.

Cachi, alrededores de Salta
La iglesia del pueblo que no hay que dejar de visitar por dentro

El centro del pueblo es su plaza, donde se ubican la Iglesia, que en parte está construida con madera de cardón, muy popular en esta zona, y el Museo Arqueológico, con piezas halladas en las montañas que rodean este lugar. Muchas de ellas llegan hasta los 5000 metros de altitud y en algunas es posible ver nieve, aunque en esta zona no nieva demasiado (el clima es seco) y es por eso que, pese a la altitud, no hace demasiado frío.

Reservar tu excursión a Cachi aquí.

Alrededores de Salta: excursión a San Antonio de los Cobres y Salinas Grandes

La excursión a San Antonio de los Cobres hace el mismo recorrido que el Tren a las Nubes. Éste no funciona en verano por ser época de lluvias, así que hacer un tour en coche o autobús es una buena alternativa para disfrutar de los paisjaes que atraviesa esta ruta, siguiendo la Quebrada del Toro. A medida que se va ascendiendo se van encontrando pueblitos en los que viven pocas familias que se sustentan de la venta de artesanías, la agricultura o la ganadería (principalmente llamas, ovejas y cabras). Un ejemplo sería el pueblo de Alfarcito, en cuya iglesia descansan los restos del Padre Chifri, un clérigo que trabajó para mejorar las relaciones, comunicaciones y forma de vida de estas pequeñas comunidades perdidas en mitad de la nada.

Más adelante llegamos a San Antonio de los Cobres, el pueblo más grande de la zona, que llega hasta los 5000 habitantes. Se trata de un pueblo minero que ha visto cómo el Tren a las Nubes les ofrecía una nueva fuente de ingresos a través del turismo, y es frecuente ver a vendedores de artesanías en cada esquina persiguiendo a los turistas.

Aquí probé la milanesa de llama. La milanesa es un plato típico argentino que vendría a ser como un escalope (carne empanada y frita o al horno). La carne suele ser ternera, pero en esta zona de Argentina es común la carne de llama, así que ¡había que probarlo! 🙂 En realidad, el sabor y la textura son parecidos a la ternera.

Adentrándonos en Jujuy

Tras la pausa para comer, nos acercamos hasta las Salinas Grandes, que pertenecen a la provincia de Jujuy. Se sitúan en La Puna, a unos 3500 metros de altitud. Imagino que son mucho más pequeñas que las que se ven en el famoso tour por el Salar de Uyuni en Bolivia, pero es espectacular de todos modos.

Salinas Grandes, alrededores de Salta
Menos conocidas que el Salar de Uyuni, pero igual de solitarias

La excursión acaba pasando por el pueblo de Purmamarca, en Jujuy también, conocido por su Cerro de los 7 Colores. Pero antes de llegar, se baja por la Cuesta de Lipán, cuyo punto más alto llega hasta los 4170 metros de altitud. Como es poco el tiempo que se tiene para recorrer Purmamarca, decidí dedicar dos días a visitar este pueblito en mi periplo por la Quebrada de Humahuaca, que ya te contaré en un futuro post 😉 .

Reserva aquí tu excursión a San Antonio de los Cobres y las Salinas Grandes.

Alrededores de Salta: excursión a Cafayate

Cafayate es bien conocido por su Quebrada de las Conchas, llamada así porque en ella se han encontrado fósiles marinos de hace millones de años, cuando esta zona estaba cubierta por el mar. La carretera discurre por un paisaje lleno de formas geológicas con parecidos razonables a cosas tales como sapos, frailes o castillos (aquí hay que poner a trabajar la imaginación para descubrir algo nuevo detrás de cada curva). Entre las geoformas más destacadas se encuentran la Garganta del Diablo y el Anfiteatro, que tiene una acústica espectacular.

Alrededores de Salta, Cafayate
La Quebrada de las Conchas esconde paisajes tan maravillosos como éste

Al final de la Quebrada se encuentra el pueblo de Cafayate, al sur de la provincia de Salta. Aun conserva parte de su arquitectura colonial, por lo que es muy agradable para pasear. El pueblo es famoso por sus vinos, malbec y torrontés, y está lleno de bodegas. Es muy común hacer alguna visita a algunas de ellas incluyendo una cata. Yo estuve en dos bodegas, Vasija Secreta y Domingo Hermanos, y particularmente sus vinos no me gustaron demasiado (muy dulces para mi gusto). ¡Pero que esto no te desanime! Debes probarlos igualmente; para gustos, los colores 😉 .

Reserva aquí tu excursión a Cafayate.

Próximo destino: la Quebrada de Humahuaca y su Carnaval.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *