#43 Huaraz y la Cordillera Blanca

La Cordillera Blanca es uno de los lugares de Perú más desconocidos y, sin embargo, más bellos. La llaman Blanca porque sus cumbres a más de 5000 metros de altura están siempre nevadas. La capital de la zona es Huaraz, a un paso de cientos de lagunas, glaciares y vistas espectaculares, y que quieres que te diga, ¡a mí me pareció un paraíso!

La Cordillera Blanca esconde tesoros como éste. Al fondo, el Nevado Huascarán, el pico más alto de Perú
La Cordillera Blanca esconde tesoros como éste. Al fondo, el Nevado Huascarán, el pico más alto de Perú

¿Cómo te quedas al ver esta foto? Es espectacular, ¿verdad? Pues así me quedé yo cuando ví por primera vez un artículo de la Cordillera Blanca. Desde entonces lo tenía en mente para descubrirlo en mi viaje por Sudamérica. Además, cada viajero que me cruzaba que había estado ya en Perú me lo recomendaba. ¡Tenía que ir! Y cuando llegué al lugar, no decepcionó para nada.

La verdad es que al llegar a Huaraz pensaba en hacer el trek de Santa Cruz, que es una caminata de 3 o 4 días por la cordillera. Justo esos eran los días que tenía para recorrerla, ya que debía regresar a Lima para tomar mi vuelo de vuelta a España. Peeero las cosas no salen como una quiere y finalmente no pude hacerlo. Primero, porque al llegar a Huaraz sobre las 8 de la mañana, los treks que partían ese día ya habían salido. Y segundo, porque ese mismo día me fui de tour y los mismos de la agencia me robaron la tablet (sí, como lo lees), y entre poner denuncia y demás no pude buscar otro trek que saliese al día siguiente. Ya os contaré en otro post cómo fue la historia del robo, pero sobra decir que algo así te rompe los planes…

El caso es que no pude hacer el trek de varios días que quería, así que me las ingenié para hacer tours de un día a diferentes lugares en los alrededores de Huaraz. Y en cierto modo, no estuvo del todo mal, ya que uno de ellos me llevaría al lugar principal del trek de Santa Cruz, que es el Parque Nacional Huascarán y, además, pude conocer sitios que si no me hubiera perdido.

Glaciar Pastoruri

Uno de esos lugares que me habría perdido es el Glaciar Pastoruri. El mismo día que llegué a Huaraz me fui en tour a ver este lugar y descubrí que es uno de los muchos sitios que pasan (casi) inadvertidos en Perú. En ningún momento había escuchado hablar de este glaciar antes de llegar a Huaraz.

El Glaciar Pastoruri y su laguna, producto de su deshielo
El Glaciar Pastoruri y su laguna, producto de su deshielo

En cierto modo es un privilegio el poder ir a visitarlo, ya que, como la mayoría de glaciares del mundo, está desapareciendo. Se dice que antes había un gran cueva de hielo que podía visitarse, pero que hoy día hay una laguna en su lugar provocada por el agua del deshielo. Una auténtica pena. Aun así, es un bonito lugar, aunque muy frío. Se sitúa a 5000 metros de altitud, lo que hace que la temperatura sea muy baja y que llegar hasta aquí cueste bastante.

Trek a Laguna 69

La fotografía que te mostraba al principio del post la tomé en este trek. Todo lo que se ve es el valle formado entre la Laguna 69 y el Nevado Huascarán, el pico más alto de Perú, con más de 6700 metros de altitud. Esta montaña es increíble. Tiene un poder hipnotizante, y no es de extrañar que dé nombre al Parque Nacional donde se encuentra. Y respecto al nombre de la laguna… no, no tiene nada que ver con lo que estás pensando 😀 . En la Cordillera Blanca hay tantas lagunas que llegó un momento en que se debieron de quedar sin ideas de nombres y comenzaron a enumerarlas.

Para hacer este trek hay que ir en tour casi hasta los pies del Huascarán. Desde ahí comienza una subida de unas 3 horas a pie algo exigente por la altitud (4650 metros y, ya sabes, cuanto más arriba, más se nota la falta de oxígeno) con increíbles vistas a cascadas, el valle y los glaciares que rodean la zona. El día que yo estuve estaba nubladísimo y aun así era espectacular. Llegar a la laguna es una victoria, y no importa cuánto hayas sufrido en la subida, porque el color azul intenso de su agua y su entorno harán que se te olviden todos los dolores.

La Cordillera Blanca también esconde lagunas con un azul tan intenso que parecen de otro mundo
La Cordillera Blanca también esconde lagunas con un azul tan intenso que parecen de otro mundo

Laguna Wilcacocha

Este lugar es el más próximo a Huaraz y se puede llegar hasta él por cuenta propia. Basta con tomar un bus en la zona del mercado central (creo que eran el E y el 10) y en unos minutos te plantas en el comienzo del camino. La subida está señalizada con unas flechas azules, aunque al llegar a un pueblito a mitad de recorrido es posible que te pierdas (me pasó a mí y a alguno más…). Así que si no ves flechas azules, es que vas mal. La laguna en sí no es gran cosa; lo mejor de este lugar son sus vistas de toda la Cordillera Blanca. ¡Es el mejor mirador que puedas tener!

Chavín de Huántar

Entre tanta naturaleza y paisajes de película también hay sitio para la cultura. El pueblo de Chavín, a unas horas de Huaraz, posee un enclave histórico de mucha importancia: el Chavín de Huántar. Se trata de un sitio arqueológico que fue el centro administrativo y religioso de la cultura chavín, que se desarrolló en esta zona hace unos 3000 años. Destacan sus templos, en uno de los cuales pueden visitarse sus túneles, y su escultura, con las cabezas clavas y la estela Raimondi como máxima expresión de su identidad cultural. Esto, entre otras cosas, es lo que le valió ser declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Una de las famosas cabezas clavas de Chavín
Una de las famosas cabezas clavas de Chavín

Así que si vas a Perú y te gusta la montaña, la naturaleza y caminar, no te pierdas este lugar. Es algo así como una pequeña Patagonia y tiene paisajes que te dejarán sin respiración y se quedarán en tu memoria para siempre.

Próximo destino: Los alrededores de Lima y el fin de mi viaje por Sudamérica.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *