De Goðafoss a Skógafoss: cascadas en Islandia

Islandia es el país de las cascadas. Gracias a sus glaciares y toda la nieve que se acumula durante el invierno, los ríos islandeses cuentan con agua suficiente para que podamos disfrutar de decenas de cascadas en Islandia durante todo el año (incluso congeladas).

No sé exactamente las cascadas en Islandia que hay y, aunque he estado buscándolo, no he encontrado ninguna cifra definitiva o aproximada. Lo que sí que sé es que son muchas y a cada cual más bonita que la anterior. Aquí te dejo con las que visité en mi viaje a Islandia.

Cascadas en Islandia

Seljalandsfoss: lo mejor de esta cascada es que se puede rodear. Detrás del chorro de agua hay un caminito por el que se puede pasear y tomar fotografías muy bonitas. Lo “malo” de rodearla es que acabarás empapado :).

Cascada Seljalandsfoss en Islandia
La cascada Seljalandsfoss tiene la peculiaridad de que puedes meterte detrás de su torrente de agua

Skógafoss: es una de las cascadas en Islandia más famosa, aunque en días lluviosos desluce mucho, como puedes ver en la foto. Se encuentra en el sur de la isla, no muy lejos de Seljalandsfoss y el pueblo de Vík.

Cascada Skogafoss, sur de Islandia
La impresionante cascada de Skogafoss en el sur de Islandia

Dettifoss: considerada la cascada más caudalosa de Europa, mide unos 100 metros de ancho. La visité en plena tormenta de nieve, por lo que en las fotos no se puede apreciar muy bien. Lo mejor de todo fue el momento a lo Juego de Tronos que vivimos, ya que tuvimos que recorrer casi un kilómetro bajo la tormenta de nieve hasta llegar a la cascada (y después regresar, claro). No estoy muy segura si aquí se habrán rodado escenas del Reino-más-allá-del-muro, pero desde luego ese día el paisaje tenía mucho parecido.

Dettifoss, cascadas en Islandia
Aunque no lo parezca, eso que se medio distingue entre la nieve es la cascada más caudalosa de Islandia

Goðafoss: cuenta la leyenda que, tras la aceptación del cristianismo en el país, el lagman Þorgeir tiró sus estatuas de dioses paganos por la cascada (de ahí su nombre – Cascada de los Dioses). Se sitúa en el norte del país, entre Akureyri y la zona de Myvatn.

Cascada Godafoss en Islandia
La cascada de Godafoss, rodeada de leyendas…

Öxarárfoss: se trata de una pequeña cascada muy bonita en el Parque Nacional de Thingvellir. No está muy lejos de la zona del primer parlamento islandés y puede llegarse caminando.

Cascada Öxarárfoss en Islandia
La cascada Öxarárfoss, una de las tantas que hay repartidas por todo el país

Gullfoss: la Cascada Dorada es una de las atracciones turísticas del Círculo Dorado. Consta de dos saltos de agua, el primero, más pequeño, y el segundo, la gran caída hacia una grieta de unos 30 metros de profundidad. Un aviso: hace mucho viento.

Gullfoss, cascadas en Islandia
Gullfoss es una de las cascadas en Islandia más impresionantes…

¡Idea!

Si el tiempo te acompaña, dedícale tiempo a las cascadas. Muchas de ellas cuentan con varios miradores, e incluso puede subirse por el acantilado para disfrutar de la vista desde arriba de la cascada. Para ello, un consejo: ¡lleva siempre las botas de hikking contigo!

Y si no tienes mucho tiempo, échale un vistazo a este tour de Civitatis. En él se recorre el sur de la isla para visitar en un día las cascadas más impresionantes de la zona (aunque debes tener en cuenta que es solamente en inglés).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “De Goðafoss a Skógafoss: cascadas en Islandia”